julio 23, 2019

Principio Potosí ¿Cómo podemos cantar el canto del Señor en tierra ajena?

La exposición itinerante, presentada el pasado año en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, de Madrid y en la Haus der Kulturen der Welt de Berlín, hoy llega a Bolivia y se expone en el Museo Nacional de Arte y el Museo de Etnografía y Folcklor. La misma se apoya en el concepto de la «acumulación originaria» que permitió el despegue del capitalismo en Europa y cuestiona el concepto de modernidad tomando como punto de partida el proceso de colonización americano. Para comprender estas categorías la muestra ofrece la oportunidad de apreciar ejemplos de pintura colonial potosina junto a obras de artistas nacionales e internacionales contemporáneos.

La muestra concebida por los curadores Max Jorge Hinderer, Alice Creischer y Andreas Siekmann, sostiene, que la modernidad no tiene su origen y fundamento en el racionalismo y la ilustración, sino en el proceso de expansión y explotación iniciado en el siglo XVI con el descubrimiento de riqueza bruta en territorio colonial, tomando como paradigma la explotación del Cerro Rico de Potosí.

La exposición trata de poner de manifiesto que las condiciones de la producción artística y la función que adopta el arte actual de legitimar a las nuevas elites de la globalización, tiene conexiones y paralelismos claros con la función ideológica de la pintura colonial.

La particularidad de los cuadros coloniales seleccionados para la muestra tiene estrecha relación con la economía potosina de los siglos XVI al XVIII. Partiendo de ejemplos de pintura colonial andina, el trabajo artístico buscó relacionar estos fragmentos de historia clausurada con las condiciones de producción artística en la actualidad.

La muestra se basa en una interpretación sobre el rol que ha jugado el arte en un momento dado, a principios de la colonia, revelando el inicio de un modelo económico extractivista, donde la materia prima es explotada para ser enviada a la metrópolis de entonces, generando una acumulación de capital nunca vista hasta ese momento en le historia universal. Dicha acumulación permitió durante todo el periodo colonial el flujo de riqueza hacia Europa, dando inicio a su vez a la Revolución Industrial, y por consiguiente a la expansión del sistema capitalista que hasta hoy usufructa de los beneficios de dicho sistema asimétrico comercial, donde las materias primas y el uso de la mano de obra barata migrante siguen siendo la clave de la acumulación y el enriquecimiento mundial.

También interpela sobre el rol de las mujeres en la colonia donde el arte expresa no sólo la fuerza y el poder evangelizador sobre la población conquistada, sino sobre las mujeres desde el sistema patriarcal colonial, que pervive en la actualidad.

Finalmente la muestra nos hace reflexionar sobre la situación del capitalismo explotador de vastas regiones en el mundo e interpela los modelos de desarrollo actuales y en particular el modelo extractivista de muchas economías del sur, como la de Bolivia que aún depende de sus exportaciones mineras y gasíferas.

A la muestra se sumaron varios artistas provenientes de países como Rusia, Argentina, Alemania, España, China y Bolivia. Entre las artistas bolivianas están Elvira Espejo (artista reconocida en nuestro medio por sus contribuciones en el arte textil, en la pintura y la música), proveniente del ayllu Qaqachaka del sur de Oruro y María Galindo, activista que dirige Mujeres Creando.

Be the first to comment

Leave a Reply

%d bloggers like this: