julio 23, 2019

A 47 años del inicio de la insurgencia armada. Testimonio sobre Cecilia Ávila y otros combatientes del ELN

por: Walter Vera Rivera- Armando

«En una revolución se vence o se muere, si ésta es verdadera» (Ernesto CHE Guevara).
Un trágico 24 de marzo de 1972 fue allanada la casa de seguridad de Javier, jefe regional del Ejército de Liberación Nacional, ELN en Cochabamba [i]. El refugio estaba además habitado por el sub-jefe Alberto (Oscar Núñez Reyes), Silvia [ii] (Cecilia Ávila) pareja de Alberto, Sol (Ana María Spaltro) [iii] pareja de Javier, Armando y su compañera Amanda.

El presente testimonio de quién escribe éstas líneas es un modesto homenaje al sacrificio y valentía de Silvia, caída en combate la madrugada del 24 de marzo en la casa de la Muyurina, cuando ella hacia de centinela. Las fuerzas paramilitares intentaron entrar por una de la paredes del patio, ella refugiada detrás de la lavandería abrió fuego contra ellos; los demás compañeros elenos, alertados por los disparos también respondieron al fuego de los agresores. Silvia en su corta agonía, con seguridad sus últimos recuerdos fueron para su familia, sus compañer@s de lucha…del retoño de Alberto que llevaba en sus entrañas y que no vería la luz del nuevo día. Silvia, entre otras acciones clandestinas propias del ELN, participó también en la toma y recuperación de armamento militar de la casa de Lemetre, quién era un coronel en retiro, de ideología fascista y ligado a la extrema derecha de oligarcas y empresarios criollos.

Este luctuoso acontecimiento trataré de relatarlo cronológicamente.

Al atardecer del 23 de marzo, en la casa de seguridad arriba mencionada, estábamos reunidos las tres parejas. Entre otros puntos se discutió respecto de la vivienda (una habitación) que se encontraba de Cerro Verde, situada en una ladera de Cochabamba, donde se editaban algunos documentos del ELN. Javier decidió que la misma debía ser limpiada y abandonada, para lo cual Javier decidió que al anochecer Alberto y Armando se encarguen de ello.

Así mismo, Armando planteó que no era aconsejable que en la casa donde se encontraban continuasen juntos porque eran numerosos, por lo que propuso que junto con Amanda se les permita trasladarse a otra vivienda por ellos alquilada en la calle 9 de Abril, de la misma ciudad. Esta propuesta fue aceptada por Javier. También se informó que se traería “compartimentado” a otro compañero, Claudio (a quién no conocía), es decir él vendría con anteojos oscuros, rellenado interiormente con algodón.

A las 19 horas salió Alberto de la casa en una motocicleta y volvió a la media hora trayendo a Claudio montado en la parte trasera. Javier, Alberto y Claudio se reunieron en otra habitación, sin que Claudio tuviese relación, ni siquiera visualmente, con el resto de nosotros.

Como a las 19:30 Javier cambió una decisión anterior, y me comunica que sería Claudio quién acompañe a Alberto a “limpiar” el cuarto descuidado de Cerro Verde. Asimismo ordena que Amanda y mi persona nos vayamos dentro una hora a nuestro nuevo refugio y que volviéramos al día siguiente a las 9 de la mañana.

A las 19 y 45 aproximadamente salieron en la moto Alberto y Claudio.

Serían como las 20 y 30 de esa misma noche cuando Javier increpó a Silvia por un asunto banal…, Silvia después de ello se retiró a su cuarto acompañada de Sol y a los pocos minutos sentimos el llanto desconsolado de Silvia y Sol, ¿sería el presentimiento de la caída en combate de Alberto [iv] en esos minutos?

La mañana del día siguiente (24 de marzo) Amanda se dirigió a la casa de Javier con el encargo de que Armando llegaría a ésa después del traslado de municiones y explosivos a otro refugio considerado seguro. A las 9:00 am, ya en la puerta metálica de la casa de Javier, Amanda se dispone a ”jalar” el cordel que sirve de campana en el fondo del patio…pero nota que está cortado y escucha una voz del lado izquierdo que le hace señas para que se aproxime hacia la vecina, esposa de un carabinero, …ella le dice asustada..:” esta madrugada como las 3 de la mañana entraron también a mi casa agentes civiles armados, escuche disparos, alguien grito ríndete nena! hubieron más disparos”. “También dispararon desde mi ventana por largo rato… Al amanecer pude ver que sacaron varios cuerpos en camillas cubiertos…“ ”Váyase señorita! …los agentes siguen en la casa”.. Amanda solo atinó a darle las gracias, para dejar el lugar cautelosamente. Rápidamente se dirige a la casa donde está su compañero, Armando, que sorprendido por su repentina presencia y silencio …le dice “Javier, Sol…la casa ?” Amanda [v] le confirma dolida “Si han caído…”

En ese periodo en Cochabamba había dos grupos de paramilitares o agentes de la Dirección de Orden Político, DOP, quienes se disputaban los allanamientos, las torturas y saqueos de material de los activistas políticos, particularmente de los guerrilleros, miembros del ELN. Uno de los grupos era el liderado o dirigido por Gary Alarcón agente de la CIA. A su vez colaboraba y formaba parte del aparato de inteligencia de la Séptima División de Cochabamba. El otro grupo era liderado por Mario Jordán y Danger Salamanca; fue éste el grupo de agentes paramilitares que asesinó a Alberto en Cerro Verde, además de José Abraham Baptista jefe del DOP[vi] los que allanaron la casa de seguridad de Javier.

Posteriormente nos enteramos con mayor detalle la caída del Alberto en Cerro Verde, el ¿cómo y por qué cayo Alberto y Claudio en la emboscada? La respuesta es la siguiente: una de nuestras células alquiló un cuarto a la entrada de la una casa en Cerro Verde, esa habitación o cuarto era utilizada para imprimir material del ELN y reuniones esporádicas. Los dueños de casa, seguramente por el movimiento juvenil que había, sospecharon que eran delincuentes juveniles y denunciaron a los policías, quienes al revisar el cuarto se sorprendieron con el hallazgo e informaron inmediatamente al jefe del DOP, Abraham Baptista. La DOP dejó uno o dos agentes dentro de la habitación alrededor de una semana, y varios otros camuflados quedaron de vigilia emboscados en movilidades cercanas. Ese trágico domingo 23 de marzo, como a las 8 de la noche, se aprestaban a retirarse y suspender la embosca…justo en esos instantes llega a la casa allanada y vigilada, Alberto con Claudio en la moto,…¿hubo descuido de chequeo previo de la zona por parte de Alberto?. es lo mas factible. Alberto ya en ese momento buscado y clandestino fue reconocido por los paramilitares, prendieron los focos de sus movilidades y abrieron fuego de inmediato…Alberto respondió el fuego con su revolver, parapetándose en la puerta de la casa,…es cuando el agente paramilitar “Atila”, que se encontraba dentro del cuarto, le da un culatazo con su fusil, con tal brutalidad que fracturó la columna vertebral de Alberto, quien además ya herido de muerte cayó al suelo…¿Qué pasó con Claudio? Según su relato, sorprendido por los disparos se tiró a la zanga próxima y trato de disparar, pero su arma se “trabó”. Claudio cae preso y sin heridas.

La casa de Javier: ¿Cómo y por qué cae la casa de Javier? …? Por qué Javier, Sol y Silvia no abandonaron la casa ante el no retorno de Alberto, puesto que se suponía que sería corto el tiempo que deberían utilizar para “limpiar“ el material y restos comprometedores del cuarto?

Lo más probable fue que Javier decidió no moverse de la casa, ya que tanto él como Silvia y Sol sabían que si Alberto hubiera caído, no delataría la casa donde ellos estaban, sumados a que Claudio vino por primera vez a la casa con los ojos “vendados”. Error fatal que costó vidas.

La casa de seguridad de Javier no estaba “quemada”, prueba de eso que la represión pudo haber allanado cuando se encontraba un numeroso grupo de cumpas juntos, incluso cuando llega Amanda a la puertas de la casa, los criminales todavía estaban embriagados por su” victoria“. Sostenemos, varios que sobrevivimos, que la casa cayó por delación, lo más probable es que Claudio, luego de una tortura delata la casa. Está demostrado que anteojos oscuros “forrados” de algodón no es garantía para no ver el camino, más aun si se va montado en la parte trasera de una moto.

El objetivo de éste testimonio no es desenmascarar posibles delatores para soslayar nuestros errores. En mayor o menor grado también nosotr@s fuimos responsables de nuestras deficiencias, empero los y las cumpas que voluntariamente levantamos las armas dejadas por el CHE y por Inti Peredo, estábamos conscientes de los percances, accidentes que la acción revolucionaria y la vida clandestina implican (muerte, tortura, delaciones, traiciones, etc.)

El objetivo principal de este testimonio es el de honrar la memoria de los compañeros y compañeras como Silvia, quienes amaban verazmente la vida y a su pueblo, supieron mantener viva la llama de la revolución y la liberación nacional que nuestros antepasados, desde las insurrecciones indígenas y las luchas por la independencia, sostuvieron contra gobiernos vende patrias, sirvientes del imperialismo.

Varios integrantes y sobrevivientes del Ejército de Liberación Nacional, ELN, participamos en la fundación, en las luchas y triunfos posteriores del MAS-IPSP, liderado por el c. presidente Evo Morales Ayma. Actualmente, directa o indirectamente, participamos activamente en el proceso de cambio revolucionario en nuestro país y de los otros pueblos del Abya Yala, todo ello como consecuencia de una de los enseñanzas del Comandante Che Guevara, quién también afirmaba con convicción “Si me demuestran otra alternativa más efectiva a la lucha armada, yo les seguiré”.

Compañer@ Silvia, Sol, Inti, Maya, Victoria, Alberto, Javier. Imilla [vii] y otr@s combatientes desconocidos, su sacrificio no ha sido estéril; ustedes como el Che están en los cascos mineros, en las banderas de la COB, en los puños y en el pensamiento de quienes siembran la tierras, de quienes trabajan en las refinerías, en las fabricas, en los ingenieros que industrializan nuestro país…

A militantes como Silvia, Cecilia Ávila, debemos valorar por su coraje, para perder el miedo al imperialismo yanqui, a los fascistas criollos y recuperar nuestra propia autoestima y dignidad. Compañeras como Silvia reviven en cada grano de trigo y en cada Nuevo amanecer.

Sirva también ésta ocasión para conmemorar 47 años de la insurgencia guerrillera en Bolivia comandada por el CHE y la fundación en combate del Ejército de Liberación Nacional, ELN.

NOTAS


i    JAVIER. Osvaldo Ukaski, argentino. Es designado Jefe regional del ELN de Cochabamba en reemplazo de Ricardo-Elmo Catalán- quien fue asesinado junto a su compañera Victoria- Genny Köller –el año 1970. Alberto- Oscar Nuñez – posteriormente llega a ser el segundo responsable.

    Javier, Osvaldo Ukaski, es apresado y torturado en esa oportunidad (23 de marzo 1972). A pesar de la tortura logra sobrevivir y después de un año se evade de la cárcel y retorna a las filas de la resistencia elena.

    El 12 de mayo de 1973, tratando de romper el cerco represivo sale de su refugio junto a Imilla y caen heroicamente en combate.

ii    Cecilia Ávila, Silvia, nació en la ciudad de La Paz, hizo estudios en la carrera de medicina y luego en laboratorio Clínico de la UMSA. Se incorporo al ELN, junto con Francisco, Néstor Paz, el año 1969 o 1970. Fue una militante muy activa en las luchas universitarias a la vez que compañera disciplinada, responsable y absolutamente decidida de las actividades que debía desarrollar. Después del fallecimiento de Francisco se traslada a Cochabamba, donde milita e ingresa a la clandestinidad, por la persecución que había desatado la dictadura del Coronel Banzer, en contra de todos los militantes del ELN.

iii    SOL –Ana María Spaltro-profesora argentina, cae herida junto a Javier el 23 de marzo de 1972, es torturada bestialmente, la tuvieron desnuda sentada sobre una barra de hielo. Apagaban los cigarrillos sobre su cuerpo los esbirros que la torturaban. Es asesinada a los pocos días. Su hermana Estela Spaltro fue posteriormente militante del ELN, muere en la Argentina.

iv    Alberto-Oscar Núñez Reyes- sub-jefe del ELN, organizó varias acciones además de mantener las actividades de los núcleos clandestinos elenos. Participó en la recuperación de documentos de los empresarios privados de Cochabamba, que probaban su complicidad en los preparativos del golpe militar de Banzer, documentos que fueron enviados a la Asamblea del Pueblo y a la prensa. Participó en la expropiación de armamento, municiones y granadas, además de numerosos ejemplares del libro “Bolivia, la Cuba Ignorada”, este operativo se hizo a la casa particular del militar retirado Lemetre en Cochabamba. Todas las fotos y documentos fueron también enviados a la Asamblea Popular y a la prensa, lo cual probaba nuevamente la proximidad del sangriento golpe militar de Banzer.

    Alberto fue también ejecutivo del sindicato de periodistas de CBBA, también integró la directiva departamental de judo de CBBA. Era cinturón negro en ese arte marcial.

v    Amanda, joven ( 17 años ése entonces)y valerosa militante, logra salir abriendo fuego de la emboscada donde cae preso Armando (23 de junio del 1973). José Abraham Baptista que dirigía esa operación increpó a Armando, mostrando el orificio de su saco “carajo tu mujer casi me mata”. En el exilio tuvo Amanda el primer hijo de Armando, ella es sobrina de Rubén Sánchez ”Poncho Negro”. Actualmente reside en Bolivia.

vi En años posteriores José Abraham Baptista y Mario Jordán fueron ejecutados, según la prensa por ”ajuste de cuentas”.

vii Imilla-Mónika Eartl- alemana es la compañera que ajustició al nefasto Coronel Roberto, Toto, Quintanilla cuando éste oficiaba de cónsul Boliviano en Hamburgo, Alemania. Quintanilla dirigía el Ministerio del Interior del Gral. R. Barrientos durante la Guerrilla liderada por el Comandante Che Guevara, en Ñancahuazu. Este militar fue el responsable del control y apresamiento a los miembros de la red urbana de la guerrilla durante 1967 y responsable de los ultrajes al cadáver del Comandante Che Guevara, entre ellos la amputación de ambas manos y la toma de una mascarilla, seguramente bajo la orden de la CIA. Posteriormente fue el responsable de la emboscada y asesinato de Inti Peredo, líder después del Che, del Ejército de Liberación Nacional.

    Imilla, Monika Ertl, cae en una emboscada en la calle Entre Ríos, La Paz, junto a Javier el 12 de mayo de 1973. Imilla se quedó a cargo de la red Elena de La Paz, después de la brutal represión que el gobierno emprendiera contra el Ejercito de Liberación Nacional durante el año 1972, época que murieron al menos 20 compañeros, fueron presos y torturados cientos de ellos, lo que obligó a la dirección del ELN abandonar clandestinamente el país.


*    Cochabambino de nacimiento, militante del ELN y vocero del Consejo Pro Bolivia de Gotemburgo-Suecia y parte de la dirección nacional del Consejo Pro Bolivia en Suecia y del CPB-Europa.

Be the first to comment

Leave a Reply

%d bloggers like this: