Leyes y el desmoronamiento del poder regional


Por Carla Espósito Guevara-. 


El bullido caso de las mochilas chinas destapó una red de corrupción que operaba dentro de la alcaldía de Cochabamba donde están implicados el alcalde José María Leyes y su mejor amigo, el exsecretario municipal de Atención al Ciudadano, José Miguel Padilla.

Se les acusa de haber conducido un proceso totalmente viciado para la adquisición con sobre precio de casi el doble de un lote de mochilas por 12,7 millones de bolivianos, por uso indebido de influencias, negociaciones incompatibles con la función pública, incumplimiento de deberes, conducta antieconómica y contrataos lesivos al Estado. Adicionalmente, Padilla también debería ser acusado de nepotismo por haber contratado a su esposa como abogada en la empresa de aguas, SEMAPA.

Este caso develó los mecanismos de una práctica de corrupción en el municipio de Cochabamba del que se beneficiaban los círculos de confianza del alcalde, las familias “bien” de Cochabamba. Aunque esta no es la primera vez que ellas se ven implicadas en este tipo de redes de corrupción íntimamente ligadas al poder político regional. De hecho, la familia política de Padilla tiene lazos de larga data con el MNR, que en otro tiempo le permitieron ocupar instituciones como la Aduana y la Dirección Ejecutiva de ELFEC, desde donde realizaron millonarios negocios a través del sonado caso de los papeles de Panamá en el que utilizaron las acciones de dicha Empresa, para amasar una nutrida fortuna.

La forma en que Leyes utilizó el poder político en la región no esa típica, es la misma forma en que Reyes Villa y su círculo inmediato amasaron enormes fortunas desde el poder municipal. De hecho, el poder de la burguesía cochabambina, a diferencia de a cruceña, según explican Gordillo y Rivera (2007) en su libro ¿Pitaj Kaypi kamachiq? Las estructuras de poder en Cochabamba, no nace de la pujanza industrial o agrícola, sino del control, administrativo de los negocios, de las instituciones y de los fondos estatales a nivel departamental, de la ocupación de espacios burocráticos urbanos de los que fueron desplazados por el ascenso político del MAS.

Por esta razón la recuperación del municipio de Cochabamba por los Demócratas tuvo tanta importancia para los antiguos grupos de poder regional, pues significaba recobrar un espacio de articulación económica fundamental.

La pérdida del poder regional en manos del MAS fue lo que motivó a las familias “bien” de Cochabamba a salir a las calles el 11 de enero del 2007, armadas con cadenas y bates de béisbol a romper cabezas de indios, impulsados y cohesionados por un discurso racista que se originaba y encubría justamente el sentimiento de pérdida de esos espacios de poder.

Por eso la mayor significación del caso mochilas chinas, es política, pues con él se desmorona la figura política regional que representaba Leyes, en que la derecha cochabambina había cifrado parte de sus esperanzas de retronar al poder. Leyes formaba, junto con Rubén Costas en Santa Cruz y quizás con Calos Revilla en la Paz, aunque éste ahora parece desmarcarse de esa línea, un eje de recambio generacional a través del cual la oposición pensó relanzarse y catapultarse a nivel nacional, parte de esa estrategia de proyección nacional fue el viaje que Leyes hizo a la Haya para aparecer, de manera forzada, en la foto oficial del equipo que fue a representar al país a la Corte de Justicia en la Haya.

La caída de Leyes deja entonces un importante vacío político que será difícil de cubrir en la medida en que la oposición ya no tiene tiempo para formar un nuevo líder regional que lo remplace para el 2020. Este hecho fractura el eje generacional y deja aislado a Rubén Costas en el Oriente. Este vacío probablemente será ocupado nuevamente por el MAS a través de la figura del Gobernador Iván Canelas.

Pero lo que no deja de sorprender en esta historia es la incapacidad de la burguesía para forjar una alternativa política. Los chicos “bien” de Cochabamba, rifaron su oportunidad por unos cuantos pesos. Rubén Costas califico a Leyes como “el primer mártir político del 21 F”, yo diría que es la expresión local de una burguesía en decadencia.

Be the first to comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: