julio 23, 2019

Descubren enorme ciudadela subterránea en Bolivia

La Paz.-  Julio Condori Amaru, actual director general del Centro de Investigaciones Arqueológicas, Antropológicas y Administración de Tiwanaku (CIAAT), informó que se halló una ciudadela prehispánica en Tiwanaku, allí donde se encuentra el municipio del mismo nombre en el altiplano. En realidad, las ruinas que hoy se aprecian como la puerta del Sol o la pirámide de Akapana llegan a ser una pequeña muestra de una ciudad cuya extensión sería de 650 hectáreas.

Por las piezas monumentales que se lograron reconstruir, como la Puerta del Sol, el Templo Kalasasaya, los monolitos, Puma Punku y la Pirámide de Akapana, entre otros, parecen que son sólo una muestra de una enorme ciudad que abarcó alrededor de 650 hectáreas, área que ha sido devorada por la parte urbana del actual municipio de Tiwanaku, provincia Ingavi del departamento de La Paz, dice el Ministerio de Culturas.

Con los nuevos datos obtenidos con la ayuda de tecnología, consistente en cámaras de precisión que sacaron fotografías desde el aire y de rayo infrarroja, se halló una ciudadela prehispánica fuera del perímetro arqueológico, donde se detectó que existe una plaza subterránea y hasta dos plataformas de lo que se considera una pirámide.

Julio Condori considera que los nuevos hallazgos que se lograron gracias a la cooperación de la Unesco y al consultor Ignacio Gallegos, lanza retos a la comunidad científica y la redefinición de las políticas de protección y conservación, donde tienen que participar activamente las autoridades nacionales, el municipio y las comunidades.

“Se halló una ciudadela prehispánica fuera del perímetro arqueológico, donde se detectó que existe una plaza subterránea y hasta dos plataformas de lo que se considera una pirámide”, explica el CIATT en una nota de prensa.

El CIAAT perfila una planificación que establece una excavación del área para unos 50 años. Inicialmente se ejecutara una excavación de arqueología preventiva  para obtener nuevos datos de validación del hallazgo arqueológico, se tiene que planificar para 50 años las excavaciones del área arqueológica, según Condori. Además anuncio que se publicará un libro donde se reinterpretará Tiwanaku en base a los nuevos hallazgos.

El descubrimiento de la ciudad enterrada fue posible al cierre del  Proyecto para la Preservación y conservación de Tiwanaku y la pirámide de Akapana que fueron financiados por los Fondos Fiduciarios Japoneses para la preservación del Patrimonio Mundial Cultural. El proyecto fue ejecutado por la Unesco, el MCyT, (CIAAT), el municipio del lugar y las 23 comunidades indígenas.

Según el informe del Gobierno Municipal Autónomo de Tiwanaku, el municipio abarca 346 hectáreas, de los cuales la ciudad prehispánica abarca el 70 por ciento, por lo que es prioritario un replanteamiento de la zonificación del área urbana.

El descubrimiento de la ciudad enterrada fue posible al cierre del  Proyecto para la Preservación y conservación de Tiwanaku y la pirámide de Akapana que fueron financiados por los Fondos Fiduciarios Japoneses para la preservación del Patrimonio Mundial Cultural. El proyecto fue ejecutado por la Unesco, el MCyT, (CIAAT), el municipio del lugar y las 23 comunidades indígenas.

Hasta ahora, la desaparición de Tiwanaku es todo un misterio, aunque varios investigadores establecieron sus teorías, como en caso de Arthur Posnasky, quien explica que tanto la primera como la segunda época, sucumbieron por un cataclismo sísmico que trajo la inundación del lago Titikaka. Los restos encontrados en forma caótica, donde se mezclan útiles, herramientas, cerámicas, huesos humanos, huesos de animales, etc. hacen pensar que fenómenos naturales como inundaciones y terremotos produjeron un desastre en las ciudades y terminaron con la vida de sus habitantes. Aproximadamente por el año 1150 de nuestra era, todo el imperio de Tiwanaku desaparece.

El investigador José Huidobro Bellido que se alinea con la teoría de Posnasky, considera  que la razón de su desaparición fue un gran diluvio que afectó no solo al imperio tiwanakota sino a toda América.

En tanto Carlos Ponce Sanjinés que hizo un trabajo de 50 años sobre Tiwanaku, explica que la desaparición  se debió a un enfrentamiento bélico con la cultura Mollo, que cobró importancia en la zona, y junto a las malas cosechas asociadas a largos periodos de sequía, por los cambios climáticos, contribuyeron al ocaso del imperio y a la posterior aparición de señoríos regionales.

Be the first to comment

Leave a Reply

%d bloggers like this: