noviembre 18, 2018

La integración en peligro


Por Marcelo Caruso Azcárate *-. 


Los pilares de la integración sudamericana que se construyeron con el proyecto de la Unión de Naciones Suramericanas, UNASUR, están en riesgo de desaparecer. Ha sido el esfuerzo integracionista más avanzado de la historia de nuestra Suramérica, con avances políticos jurídicos democráticos y participativos, que desenvolvieron temas de paz, seguridad humana, ciudadanía, educación, infraestructura, libre tránsito, medio ambiente, inclusión social y otros.

Tal vez los que menos pudieron avanzar, considerando que sus decisiones han sido por consenso, fueron los ejes de lo comercial y financiero, dado el choque con los partidarios del libre comercio con las potencias del norte. Se planteó como una política de Estados, por lo tanto, más allá de las diferencias ideológicas de los gobiernos de turno, como a su manera lo fue el hoy olvidado Pacto Andino que se presentaba como un bloque económico regional estable.

De estos avances políticos-jurídicos hizo parte el gobierno de Colombia, con Santos como presidente, quien hoy encabeza el grupo seis de los Estados miembros con Argentina, Brasil, Chile, Paraguay y Perú, que suspendieron de forma indefinida su participación en esta instancia integradora, por “desacuerdos sobre su funcionamiento”. El nuevo presidente anunció en campaña su decisión de retirar a Colombia de UNASUR.

El problema se presenta, en la superficie, por el nombramiento de su Secretario General, pero se combina con la intención de estos gobiernos de cambiar el procedimiento de toma de decisiones, hasta ahora por consenso, y pasar al de decisiones por mayoría. Mientras eran minoría los gobiernos proneoliberales aprovechaban el consenso para limitar el alcance de los acuerdos, sobre todo en lo que tuvieran que ver con lo económico político, y ahora buscan imponer las mayorías y usarlas para expulsar a Venezuela y enterrar el espíritu integracionista. La integración para ser permanente no se puede resolver por mayorías que dependen de las ideologías de sus gobernantes, sino entre Estados, entre iguales y por consenso.

Pero tampoco el escenario es tan homogéneo en el campo de los enemigos de la integración cultural, social, política y económica. El proteccionismo autoritario, colonialista e imperial que busca imponer Donaldo necesita acabar con la UNASUR, pero contradictoriamente, rompe el corazón de la estrategia de los TLC y abre un espacio de agresiva competencia económica y comercial que desordena más aún el mundo del capital.

Es la expresión de la disputa por la hegemonía de la nueva revolución tecnológica en curso y de sus mercados, que abre una época donde los países de la periferia que apostaron al libre comercio manejado por las empresas transnacionales, también entran en crisis. Al igual que lo reclama el neoliberal Piñera desde Chile, los gobiernos de Canadá y del México del PRI demandan que se respete el TLC-NAFTA firmado con Estado Unidos, el mismo tratado que acabó con la producción agrícola mexicana y con gran parte de la industria nacional de Canadá, mientras que el futuro presidente López Obrador anuncia un gran programa para recuperar la producción agrícola para pequeños y medianos productores mexicanos. A este escenario hay que sumar las anunciadas respuestas arancelarias de China y Europa, lo que construye un conflicto global muy parecido al que, en otros contextos, escaló hasta generar dos guerras mundiales.

Así las cosas, sostener UNASUR puede aparecer como una tarea difícil y casi imposible, pero en tanto expresa un avance histórico para hacer de Suramérica una región de paz, habrá que intentar lo imposible para que sobrevivan sus acuerdos, los que en un futuro podrán retomarse y profundizarse en la perspectiva de los sueños de Bolívar, San Martín, como de los pueblos originarios y latinoamericanos. Mientras tanto, sobrevive con mayores consensos la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, CELAC, hija ampliada de UNASUR, como una alternativa que mantenga vivo este sueño.

*         Intelectual colombo-argentino.

Be the first to comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: