La economía boliviana ¿milagro o decisiones acertadas?


P0r Abraham Pérez *-. 


El éxito de un modelo económico se basa en el cumplimiento de los elementos en los cuales fue diseñado y propuesto, desde esa perspectiva, el actual modelo económico boliviano, en plena ejecución, se caracteriza por el cumplimiento de sus fundamentos. Rememorando estos pilares del modelo, los citamos a continuación:

  1. Crecimiento y desarrollo integral, debe darse en base a la apropiación del excedente económico que proviene de los recursos naturales estratégicos que, en el pasado eran expoliados a favor del capital transnacional. Para lograr este objetivo, la acción política necesaria fue la nacionalización de estos recursos.
  2. La decisión sobre el uso del excedente económico, mencionado en el punto anterior.
  3. Excedente que permitirá ejecutar proyectos mediante la inversión pública que, logren aportar al crecimiento del producto y ejecutar políticas públicas de redistribuir el ingreso para disminuir la extrema pobreza y la pobreza moderada. De esta manera no solo se trata de haber recuperado el potencial del crecimiento económico, se trata de inducir al desarrollo económico y social, para las bolivianas y bolivianos.
  4. Claro está que el modelo propuesto, al inicio del proceso, se está ejecutando de forma exitosa. Los logros son importantes pero, queda un buen trecho para alcanzar objetivos de mediano y largo plazo. Se trata de consolidar círculos virtuosos, esto es, que el funcionamiento de los sectores y de los actores, vayan fortaleciendo lo conseguido y hagan de este proceso algo sostenible.

Analistas internacionales califican de milagro económico a los resultados de los últimos 13 años, cito, por ejemplos (dos botones de muestra):

  • La BBC [1], dice “Le llaman ‘el milagro económico boliviano’, que despegó en los gobiernos de Evo Morales, una gestión que -desde un punto de vista político- ha sido destacada por sus reformas inclusivas…”.
  • Pulso [2], su artículo titulado “El milagro económico de los doce años de Evo Morales en el poder” comenta, entre otras cosas que: “Podría ser pura pretensión, pero cuando Evo Morales asegura que ‘la estabilidad económica del Bolivia es un ejemplo en mundo’, hay cifras que lo respaldan. Desde que asumió la presidencia en 2006 el país experimenta un dinamismo que destaca en el vecindario y contrasta radicalmente con el de sus amigos venezolanos. Esto ha permitido avances significativos para los ciudadanos del Estado Plurinacional, cuyo consumo se ha convertido en un componente importante de la economía.”

En tanto que se mencionan este tipo de interpretaciones desde lo internacional, los comentaristas nacionales, “economistas, comunicadores y politólogos” estrechos de pensamiento y razón, muchos de ellos ex funcionarios de gobiernos del neoliberalismo criollo, no saben, no pueden o, no quieren explicar los acontecimientos y los resultados que están plenamente visualizados en los indicadores macroeconómicos. La única categoría que se les iluminó inventarse, al principio de estos 13 años, es echarle el bulto de estos resultados al “piloto automático”.

Pues, ni los analistas internacionales, ni los opinadores locales tiene cabal apreciación y acertada interpretación de los resultados de la economía boliviana y sus resultados. Puesto que estos resultados no son producto ni de milagros, ni de pilotos automáticos.

En materia económica los resultados positivos no se logran, ni por milagros ni por pilotos automáticos, estas dos expresiones perteneces: la primera a la teología y la segunda a la aeronáutica, no a la economía.

Los resultados que se verifican en la información de los indicadores macroeconómicos, en el caso de Bolivia y de cualquier país del planeta, son resultados de decisiones de la política económica y de la voluntad política de los actores que conducen los procesos históricos. Y suelen perderse, debilitarse o revertirse, también por acción de los actores. Mejor ilustración de esta afirmación ver, desde esta perspectiva, el caso reciente de Brasil y la Argentina, dos botones de muestra, suficientes.

¿Cómo entender y exponer el desenvolvimiento de la economía en la última coyuntura? Después de haber experimentado un auge del precio de nuestras principales exportaciones entre el 2004-2013, a partir del siguiente año, 2014, comienza el deterioro de los términos de intercambio, aspecto que significa baja del precio de las materias primas. La economía boliviana fue la que más efectos negativos soporto en términos de este indicador, ver gráfico 1.

Obsérvese, en el gráfico, que la línea gruesa corresponde al deterioro de los términos de intercambio que afecto, a la economía boliviana en una proporción mayor que al resto de los países de la región. Sin embargo, lo paradójico, es que en los últimos periodos el crecimiento de la economía boliviana fue el mayor, en comparación al resto de los países de América del Sur. ¿Qué factores tuvieron que ver para que el país más afectado fuera el mayor destacado en crecimiento? Si bien es un asunto de exponerse en otro trabajo, afirmamos, de manera contundente que, “es el resultado de voluntades políticas y decisiones económicas”, no de milagros ni de pilotos automáticos.

Observando el gráfico 1, podemos verificar que a partir del 2017, los términos de intercambio, empiezan a tomar fuerza y recuperar su trayectoria, el efecto inmediato es que: el aporte de la demanda externa comienza a dar sus frutos en la recuperación de la economía nacional.

Sin embargo, cabe aclarar y recalcar que, los fundamentos del mercado interno siguen fortalecidos y aportando al crecimiento económico en el marco del modelo vigente. Esta afirmación puede ser corroborada con el gráfico 2.

Las barras del gráfico, muestran demanda interna y demanda externa, las parte obscura de las misma expresa la demanda externa, negativa durante varios periodos positiva en 6 de los trece años, entre las cuales, es positivo en lo que transcurre el primer trimestre del periodo actual, 2018. Por consiguiente, podemos concluir que:

El constante fortalecimiento de la demanda interna es uno de los aspectos que ha permitido, a la economía boliviana, soportar los embates de la disminución de los términos de intercambio, aspecto que se manifestó en varios periodos de los últimos trece años.

Así mismo, es importante considerar a los determinantes de esa fortaleza que tiene la demanda interna, que son: El gasto de gobierno, la variación de existencias, la formación bruta de capital físico, el consumo privado y la demanda interna.

El crecimiento al primer trimestre del 2108 se explica por el aporte de varios sectores, sobre todo del contexto interno, a ello se suma la recuperación de la demanda externa.

Los sectores que aportaron más al crecimiento, al primer trimestre del 2018 fueron: el agropecuario, la administración pública, la industria manufacturera, establecimiento financieros. Sin embargo, todos los sectores aportaron a este crecimiento.

A manera de conclusión debemos afirmar que el modelo económico funciona de acuerdo a sus fundamentos y tal cual se lo propuso en los compromisos de la política económica y los programas y planes de desarrollo.


*            Es docente investigador titular del IIE-UMSA, miembro de la “Red Boliviana de Economía Crítica”.

1           https://www.bbc.com/mundo/noticias-41702389

2           http://www.pulso.cl/economia-dinero/milagro-economico-los-doce-anos-evo-morales-poder/


 

Be the first to comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: