Llaman en Venezuela a luchar por difundir la verdad sobre magnicidio

Caracas-.  Venezuela debe librar una batalla mediática para difundir la verdad sobre el magnicidio frustrado contra el presidente Nicolás Maduro, dijo hoy Roy Chaderton, exembajador ante la Organización de Estados Americanos (OEA).

Al ser entrevistado en el programa José Vicente Hoy, que transmite el canal Televen, Chaderton abogó por una campaña para desenmascarar a aquellos que quieren ocultar y tergiversar la verdad sobre el intento de asesinar a Maduro el 4 de agosto.

Es necesario, señaló, una campaña comunicacional que contrarreste el tratamiento informativo de medios y agencias internacionales -a través de la plataforma impresa, audiovisual y digital- que pretenden desestimar la importancia del intento de magnicidio.

Esos medios y algunos países afines a la agresión contra la nación suramericana cuestionan la veracidad de la versión oficial, sustentada en investigaciones adelantadas por los cuerpos de seguridad del Estado, explicó.

Chaderton deploró que el canciller de Chile, Roberto Ampuero, desestimara el ataque terrorista, por lo que consideró que su opinión resulta ‘abominable’.

Señaló también que medios de comunicación chilenos y el canal alemán Deutsche Welle mostraron un profundo desdén ante el intento de magnicidio y lo calificaron como ‘presunto’ atentado.

‘Por todos lados -denunció- están tratando de agredirnos y de atacarnos, y de imponernos no solo nuevas visiones económicas, sino también políticas y sociales’.

La víspera, el ministro para Relaciones Exteriores, Jorge Arreaza, cuestionó la solidaridad automática del autodenominado Grupo de Lima y de Ampuero, con los exparlamentarios Julio Borges y Juan Requesens, quienes fueron señalados de estar vinculados en el magnicidio fallido contra el jefe de Estado.

Mientras tanto no son pocos los analistas y políticos que critican el silencio cómplice de algunos medios de comunicación, entre ellos el chileno Manuel Cabieses, quien cree que es una afrenta el bloqueo informativo

‘Esta vez no solo se intentó asesinar al presidente de la República sino a todas las autoridades civiles y militares que lo acompañaban; a los embajadores, agregados militares y familiares de los soldados de la Guardia Nacional , y a espectadores del desfile militar, dijo.

De haber tenido éxito, el atentado habría desatado una conmoción social y política cuyas dimensiones son inimaginables’, escribió en su artículo ‘Silencio cómplice’.

‘El silencio de los medios periodísticos latinoamericanos ante las evidencias presentadas por el gobierno venezolano, constituye una vergüenza’, subrayo Cabieses.

Be the first to comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: