octubre 21, 2018

El Ensayista y el poder del clasificar


Por Carla Espósito Guevara *-. 


El Ensayista y doctor en estudios culturales, Guillermo Mariaca, hace dos semanas atrás escribió un memorable artículo en el periódico Página siete denominado “Antes gobernaban los gringos ahora gobiernan los indios”, donde intenta criticar la retórica indigenista del gobierno.

En dicho artículo, aparte de decir que antes no gobernaban realmente los gringos, lanza algunas frases dignas de ser citadas textualmente, como esta: “Los indios no gobiernan en Bolivia. Los pocos indios que alguna vez fueron indios y que ahora ocupan cargos operativos, han dejado de ser indios… Los otros, los varios campesinos que alguna vez fueron campesinos, pero que nunca fueron indios y que ahora ocupan cargos de decisión, los que se hacen llamar dirigentes sindicales de las organizaciones sociales prebendales, ellos también son los nuevos colonizadores”.

“Finalmente, los muchos ‘indios urbanos’ que forman parte de la masa neorracista que sustenta a los grupos de choque, a los operadores de la corrupción, a los militantes de la plebe partidaria, ellos, obviamente, no son indios”.

Imaginaran que no pude evitar la tentación de traer estos párrafos a mi columna, sobre todo porque su contenido profundamente colonial, me causó un deseo incontenible de responderle. Primero, y esto ya lo dijo también Carlos Macusaya en una respuesta que publicó en su blog, Mariaca, desde su lugar de hombre blanco, se ubica a sí mismo, cual colonizador, en posición de definir quién es y quién no es indio, pero no solo eso, sino que además se anima a definir el contenido cualitativo y cuantitativo de lo indio y a decir quiénes son los verdaderos indios y donde deben estar. Para él son verdaderamente indios, los que se quedan en el bosque, en el campo, celebrando ritos y mitos, lejos del poder y dejan de ser indios para convertirse en “masa neorracista”, cuando llegan a la ciudad y ocupan cargos dirigenciales y el poder, como si los indios no tuvieran derecho a vivir en las ciudades y ocupar también el poder, que es lo que realmente le molesta a Mariaca.

El doctor en estudios culturales, debe saber que la clasificación del otro es uno de los usos del poder que define al colonizador, fueron ellos quienes crearon la palabra indio como instrumento clasificatorio de la población del nuevo mundo en función a una infinita gradación de colores de piel para organizar el trabajo y los pagos de impuestos, así como las fronteras territoriales definiendo dónde debe estar cada quien. Es en el poder de clasificar donde radica el origen de las razas y lo que hace nuestro ensayista en el artículo citado es justamente clasificar a los otros desde un lugar de poder, que en su caso es el mundo letrado.

En función a su idea de quién es indio y quien no lo es, el Dr. Mariaca, califica a los dirigentes sindicales como los nuevos colonizadores, pero me temo que ha invertido los términos, y el necolonizador es justamente él, quien clasifica, pone fronteras y define tanto la identidad como el lugar del otro. Menos mal que nuestro ensayista es doctor en estudios culturales, de lo contrario no quiero ni pensar lo que tendríamos que leer.


*                      Socióloga.


 

Be the first to comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: