julio 23, 2019

Las dimensiones del fallo de La Haya

Este lunes 1 de octubre, cualquiera que sea el carácter del fallo que emita la Corte Internacional de Justicia sobre la demanda interpuesta por Bolivia para Chile adquiera la obligación de dialogar con el propósito de encontrar una salida soberana al Pacífico, será una fecha que quedará registrada en la historia como uno de los mayores triunfos conquistados por Bolivia. Será un triunfo histórico, de eso no hay la menor duda.

Varias son las dimensiones de ese triunfo, que ciertamente acercan a nuestro país al mar, como varias veces ha sostenido el presidente Evo Morales.

Desde el punto de vista de la verdad histórica, Bolivia habrá probado, con sólidos argumentos, que el Estado chileno se comprometió varias veces y en gobiernos distintos, posterior a la firma del Tratado de 1904, a encontrar una fórmula para resolver la condición de enclaustramiento boliviano luego de la artera ocupación militar de 1879 de extensos territorios ricos en recursos minerales y de sus costas del Pacífico.

El fundamento de la demanda boliviana no ha sido, como de manera grosera desvirtúa el gobierno chileno, el cuestionamiento a la vigencia del Tratado de 1904, aunque éste ha sido firmado sobre la base de la amenaza de un nuevo uso de la fuerza de parte del país vecino. La base de la demanda ante La Haya es los múltiples compromisos adquiridos por Chile para resolver la histórica reivindicación de nuestro país de volver al mar.

La dimensión jurídica se desprende, precisamente, de lo anterior. Estos compromisos han generado el efecto real de que el Estado Chileno, en los hechos reconoce, que en la ocupación militar de 1879 se produjo una violación de la soberanía boliviana y que el derecho internacional exige su reparación. El intercambio o suscripción de notas entre ambos países no solo representó un acto de voluntad abstracto, sino el reconocimiento de un hecho jurídico y sus efectos múltiples.

La demanda también tiene un carácter moral y, por tanto, el fallo de La Haya producirá un efecto de la misma naturaleza. Es la autoridad moral de Bolivia a partir de la autoestima colectiva registrada por el proceso boliviano, la que impulsó a que se tomara la decisión de presentar la demanda ante La Haya. Es decir, es la fuerza moral boliviana, que en el pasado no se la tomaba en cuenta, la que dio la fuerza jurídica, geopolítica y política a nuestro justo uso de la norma del derecho internacional público para presentar nuestro reclamo. Y será esa fuerza moral la que colocará a Bolivia en condiciones favorables para el escenario posHaya.

Pero el fallo también pondrá en alto la dimensión política de todo lo que ha pasado hasta ahora y de lo que debe pasar después. Evo Morales tuvo la capacidad de unir a todos los bolivianos y bolivianas alrededor de la demanda marítima. La fuerza de su liderazgo generó el “óptimo social” del que habla el intelectual René Zavaleta, para referirse a la articulación de Estado y sociedad entorno a una causa o tema específico. Sin convicción y decisión del presidente, esos múltiples compromisos de Chile sobre el tema marítimo hubieran permanecido, bien guardados, en alguna gaveta.

2 comentarios en Las dimensiones del fallo de La Haya

  1. JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA

  2. Karen Longaric dijo que lamenta que los asesores de Evo Morales y el equipo jurídico de la demanda «no puedan guiarlo para que haga una interpretación correcta de este fallo.

Leave a Reply

%d bloggers like this: