octubre 19, 2018

Mesa aceptó la invitación del FRI y será candidato a la presidencia de Bolivia

La Paz.- El ex presidente Carlos Mesa aceptó la invitación de la Frente Revolucionario de Izquierda (FRI), para ser su candidato presidencial a los comicios nacionales del próximo año.

“He tomado una decisión muy clara, una decisión que propone la decisión de ser candidato a la Presidencia del Estado, y lo hago por una razón muy clara: porque este es un tiempo de inflexión histórica, porque estamos en el comienzo, en el umbral de un nuevo tiempo y ese nuevo tiempo tiene que tener un nuevo liderazgo”, señaló.

Ayer Carlos Alarcón, abogado del Mesa, confirmó que el ex mandatario será aspirante a Presidencia del país en 2019. Tiempo después el ex gobernante, mediante su cuenta de tuiter, informó a la población que recibió una invitación del FRI para liderar ese partido político.

“Tenemos que darle contenido a la democracia… porque tenemos que construir un nuevo tiempo juntos, porque de lo que se trata es construir unidad”, dijo Mesa.

Hasta antes del fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) Mesa afirmó, en reiteradas oportunidades, que no será candidato presidencial.

En tal sentido, el presidenciable del FRI indicó que su cambio de decisión responde a que con su candidatura se hará respetar los resultados del referendo del 21 de febrero del 2016, puesto que con ello se evitará el continuismo del presidente Evo Morales y por consiguiente la propuesta de un cambio democrático fundamental.

“El proyecto del MAS esta envilecido, porque la justicia no funciona, porque la ley es simplemente un enunciado que nadie cumple, empezando por el propio Presidente (Morales), porque lo que parecían ideas se han convertido en palabras vacías”, enfatizó.

Asimismo, Mesa dijo que Morales es parte del pasado y no representa el futuro, debido a que decidió que el poder el más importante que un proyecto de país y cree que tiene un derecho adquirido para continuar en la Presidencia de Estado.

Mesa vuelve a la arena política luego de haber renunciado tres veces a la presidencia en 2005 con la justificación de que no podía gobernar el país bajo presión, lo que dejó a Bolivia en una de sus peores crisis políticas de su historia.

El también expresidente (2003-2005), tras la huida de Sánchez de Lozada a Estados Unidos, enfrentaba un proceso por la aprobación del Decreto 27589 que determinó revertir las concesiones mineras que tenía la empresa chilena Quiborax en la región del Salar de Uyuni, lo que ocasionó una pérdida de 42,6 millones de dólares Estado boliviano.

No obstante, el presidente Evo Morales en un gesto de defensa de los intereses del país, determinó declarar una amnistía para Mesa, para enfrentar la etapa post La Haya.

Mesa, actual portavoz de la demanda marítima, entre sus primeros compromisos de campaña dijo que cambiará la justicia dándole un giro en sentido que las leyes se cumplan.

Convocó también a las plataformas ciudadanas, partidos políticos, organizaciones sociales y pueblos indígenas a unirse a su proyecto en busca de una unidad que permita llevar adelante una construcción democrática de país.

El también periodista e historiador fue parte del Gobierno que dejó 67 muertos y más de 400 heridos en las jornadas de octubre negro, en 2003, cuando la población se resistió a la exportación de gas por Chile a Estados Unidos. (con información de Urgentebo y ABI).

Be the first to comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: