octubre 19, 2018

De alianzas, cooperativas y poderes duales


Por Marcelo Caruso Azcárate *-.


Cuentan que alguna vez Lula le dijo a Chávez que estaba equivocado, que la alianza no era con el pueblo sino con los empresarios. La historia mostró que el pueblo, principalmente las mujeres, salvaron la vida de Chávez cuando el golpe militar, y que los empresarios fueron los que traicionaron a Lula, si bien con empresarios el concepto de traición no funciona, sino que debe reemplazarse por interés de lucro.

En Nicaragua el gobierno descubrió, luego de la reciente ruptura de su alianza con los grandes empresarios, la necesidad de apoyarse en las cooperativas de quienes realizan trabajo por cuenta propia y en los pequeños empresarios, que aportan el 45% de la producción y 67% por el gasto del PIB del país. En Venezuela fracasó el generoso (en recursos) intento de regresar a la producción agrícola de alimentos por medio de cooperativas, por no contar con un sujeto campesino preexistente, así como se tuvo resultados contradictorios en la gestión de las empresas estatales: fracasó la entrega de empresas estatales en propiedad y autogestión a los trabajadores de la energía, pero fue muy valiosa la experiencia inicial de cogestión y control obrero de las empresas estatales del Aluminio. En Bolivia, los sindicatos que 60 años atrás realizaban control obrero de la producción y construían poder popular con su milicias, ante la crisis del mercado nacional y mundial de commodities, se convirtieron en cooperativas con resultados mixtos, pero en general marcados por la reducción de su acción política solidaria y el aumento del espíritu corporativo y empresarial. El partido FARC de Colombia concentra su principal apuesta político productiva en lograr la implementación de la Reforma Rural Integral aprobada en el Acuerdo Final de Paz, y en desarrollar experiencias colectivas, como las zonas de reserva campesina donde no se puede vender la propiedad a externos, implementando cooperativas que su organización, “Ecomún”, llevará adelante, a pesar de que aún no han recibido un solo peso de los comprometidos para la fase de implementación del mismo.

¿Qué alianzas realizar para abrir un espacio mayor a las transformaciones sociales y qué tipo de empresas asociativas impulsar para generar emprendimientos con intereses colectivos solidarios y no individuales egoístas? Trotsky decía que había que realizar alianzas hasta con el diablo (en ese tiempo la socialdemocracia), siempre que los intereses transitorios coincidieran (frenar a Hitler) y que se previera y controlara el riesgo de quedar presos de sus intereses maléficos (por medio de la formación política). Rosa Luxemburgo explicaba que las cooperativas eran 50% capitalismo y 50% socialismo y que la inclinación de la balanza hacia uno u otro lado dependía de las políticas públicas del Estado, de la formación política de sus miembros y de la democracia directa en su funcionamiento.

La pregunta es, ¿cómo aplicar con éxito estas y muchas otras enseñanzas, sin volverlas “recetas”, de acuerdo con la correlación de fuerzas existente en las distintas realidades nacionales y territoriales y así ampliar los espacios de doble poder y poder popular? Cada proceso latinoamericano deja valiosas experiencias de lo que hay que hacer y los errores que no se deben repetir. Los espacios de empresas ocupadas y autogestionadas del ALBA y de la academia crítica que los enriqueció, dejaron aprendizajes valiosos que poco han llegado a quienes gobiernan y diseñan las políticas públicas.

Aprender de la praxis y en la praxis ha sido una máxima muy repetida pero poco aplicada, sobre todo cuando llevados por el fragor de la lucha de clases y las debilidades que generan el ejercicio del poder del Estado, los gobiernos progresistas y de izquierda se elevan por encima de la sabiduría productiva popular. Pretender resolver los problemas que les generan las agresiones externas, como sus propios errores, solamente con recetas de las ciencias económicas, olvidando lo que ya la práctica propia y ajena les está demostrando.


* Intelectual colombo-argentino.


 

Be the first to comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: