septiembre 18, 2019

Durán explica el «rentismo» al que se opone Mesa y dice que su abolición sería un nuevo neoliberalismo condenado al fracaso

La Paz .- El término «rentismo» que aludió el candidato, Carlos Mesa, como lo que «está haciéndole un profundo daño al país» y que quiere abolir si llega a la presidencia, se refiere, en lo macro, a la renta que un país recibe ligada a la producción de sus materias primas y, en lo micro, a la persona que vive de los ingresos que no ha producido, como bonos o rentas; ambos conceptos interrelacionados entre sí, y que su eventual eliminación forma parte de un «nuevo neoliberalismo» que está condenado al fracaso, consideró el domingo el viceministro de Presupuesto, Jaime Durán.

«Estamos seguros que sobre esta crítica que está haciendo al «rentismo», lo que nos va ofrecer es un nuevo neoliberalismo, que ya lo adelantamos, ese neoliberalismo está condenado al fracaso, no porque seamos adivinos, sino porque ya lo hemos vivido», sostuvo la autoridad económica en una entrevista con medios estatales.

Para Durán, no hay un «concepto a medias», por lo que el nuevo neoliberalismo se opone al desarrollo en base a la percepción de rentas, ya sea a favor de un país o persona, porque supuestamente evita que las fuerzas vivas de los emprendedores se destacen.

«Lo que yo entiendo es que el candidato Mesa se adscribe a esta primera visión, aquella que dice que la pobreza es fundamentalmente culpa de los pobres, y, por esa razón, acusa al «rentismo»», agregó.

El Viceministro de Presupuesto consideró que para Mesa, abolir el «rentismo» significa fomentar la eficiencia, algo así como pensar de que «si hay pobres en un país es porque quieren o porque no se están esforzando lo suficiente para generar ingresos».

No obstante, recordó que esa política económica ya fue implementada en el país entre 1985 y 2005, cuyo periodo dejó a Bolivia «en las ruinas», con un índice de pobreza extrema del 38,5%.

En contraparte, dijo que corrientes más progresistas vinculadas, fundamentalmente, a la izquierda, y apoyadas en estudios muy serios, plantean de que «cuando existe pobreza en un país, la pobreza tiende a reproducirse» porque evita que los padres impulsen el desarrollo de sus hijos, como en el aspecto educativo, en lo que se conoce como «techo de vidrio», cuando existe un tope invisible que evita el desarrollo.

La experiencia boliviana de los últimos 12 años, basado en el «rentismo» económico, es una de las más exitosas en el mundo debido a que permitió resultados concretos de crecimiento y sostenibilidad, remarcó Durán.

Así, relievó que la sostenibilidad del «rentismo» a nivel micro, como la otorgación personal de bonos y rentas, está ligado justamente al «rentismo» macro, que basa su crecimiento a una fuerte intervención del Estado.

«El caso boliviano es muy particular, es un modelo productivo; producimos más y crecemos a un modelo acelerado, pero es un modelo que redistribuye los ingresos, que quiere decir que todo lo que producimos se comparte entre los actores que tenemos en la economía», mencionó.

Be the first to comment

Leave a Reply

%d bloggers like this: