marzo 22, 2019

La poderosa presencia del comandante Hugo Chávez hoy


Por Eduardo Paz Rada *-.


Cuando la agresión imperialista es más fuerte sobre Venezuela y América Latina y el Caribe, cuando las oligarquías levantan la cabeza para agredir a sus pueblos y destrozar las economías nacionales, cuando están en serio peligro los proyectos soberanos de integración regional establecidos en los últimos años y cuando se prepara la intervención militar al suelo de la patria de Simón Bolívar, surge con más fuerza y energía que nunca el legado político, teórico y militar del comandante Hugo Chávez Frías.

A seis años de su muerte, el comandante está más vivo que nunca en la lucha del pueblo venezolano, de sus milicias, de sus Fuerzas Armadas Bolivarianas y de su gobierno que se han convertido en la base de resistencia ante la ofensiva militar, económica, financiera, comercial de Estados Unidos respaldado por varios gobiernos de la región, especialmente de Colombia donde existen nueve bases militares destinadas a realizar operaciones de intervención en la región.

Chávez no solamente ha construido las bases de la Revolución Bolivariana en Venezuela con las tesis del Socialismo del Siglo XXI, la formación de las comunas como bases del poder popular, las misiones sociales como política de igualdad, inclusión y redistribución de la riqueza, la formación política en las Fuerzas Armadas comprometidas con el ideal bolivariano, sino que ha levantado los proyectos de integración latinoamericana y caribeña con la Alianza Bolivariana de los Pueblos (ALBA), la Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUR), Petróleos del Caribe (PETROCARIBE) y Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) como entidades emancipadas del control norteamericano y con capacidad de tener un papel protagónico en la geopolítica mundial de la multipolaridad.

Su experiencia militar, su compromiso social y su vocación revolucionaria le llevaron a estudiar el pensamiento de Simón Bolívar, el Gran Libertador del Siglo XIX, durante la Guerra de la Independencia, la historia latinoamericana y caribeña de los últimos siglos, el pensamiento nacionalista, socialista y antimperialista y las experiencias revolucionarias de México con Lázaro Cárdenas, Nicaragua con Cesar Sandino primero y el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) después, Cuba con Fidel Castro, Bolivia con la Revolución del 52 y las experiencias de Alfredo Ovando y Juan José Torres, Perú con Juan Velazco Alvarado, Argentina con Juan Domingo Perón o Panamá con Omar Torrijos.

De esta manera se produjo la recuperación histórica del pensamiento, las ideas y los procesos de la lucha de liberación nacional e independencia de nuestros pueblos en el marco de la Patria Grande frente a la enajenación mental, la colonización pedagógica y las versiones de la historia elaboradas por las oligarquías y clases dominantes sometidas al pensamiento y la cultura de las metrópolis imperialistas del capitalismo occidental que han mantenido las relaciones de dominación, dependencia y explotación de nuestros pueblos y sus riquezas.

A tiempo de hacer un homenaje a su lucha y entrega a la causa de la revolución antimperialista, corresponde recordar que la vida del comandante, desde su hogar sencillo y marginal en Barinas, su vocación de servicio y compromiso juvenil en su pueblo, su gusto por ser pelotero de béisbol, su incursión en la Academia Militar, su experiencia en el Perú de Velasco Alvarado y la Panamá de Omar Torrijos, su levantamiento militar contra el entreguismo en 1992, su triunfo electoral en 1998, su estrategia de unir pueblo y Fuerzas Armadas y su profunda vocación por la unidad de América Latina y el Caribe, son parte fundamental de la historia revolucionaria de la humanidad y bases de la unidad de la Patria Grande en el siglo XXI.


* Sociólogo boliviano y docente de la UMSA. Escribe en publicaciones de Bolivia y América Latina.


Be the first to comment

Leave a Reply

%d bloggers like this: