mayo 20, 2019

Brasil llora a sus muertos por la matanza en una escuela

Brasilia-. Más de cuatro mil personas pasaron hasta el momento por la Arena Suzano, en Sao Paulo, donde se celebra hoy el velorio colectivo de los 10 muertos en la masacre perpetrada en una escuela de ese estado brasileño.

Los autores de la matanza, identificados como Guilherme Taucci Monteiro, de 17 años, y Luiz Henrique de Castro, de 25, invadieron el centro estatal de enseñanza Raúl Brasil, en el municipio Suzano, región metropolitana de Sao Paulo, a las 09:30, hora local, de este miércoles y dispararon a quemarropa contra alumnos y trabajadores antes de suicidarse.


Medios televisivos transmiten en vivo desde el gimnasio Arena Suzano, donde una larga fila de desoladas personas aguardan para entrar en el lugar y brindar solidaridad a los familiares de las víctimas.

A las 11:00, hora local, se celebró una misa y a las 14:00 se realizó un acto ecuménico por la tragedia. Además de los parientes, estudiantes, padres de alumnos y vecinos se colocan en hilera para dar el último adiós a los muertos.

En el velorio estuvo el ministro de Educación, Ricardo Vélez, quien saludó a los allegados y conversó con otras autoridades.

El conductor de transporte escolar Vaninho Clemente da Silva, de 44 años, declaró a la Agencia Brasil que llevaba a los niños a la escuela cuando supo de la noticia por la radio.


‘Nos quedamos consternados. Triste. Nosotros que somos del área, transportamos a los niños todos los días, y sucede un episodio bien cercano a la gente. Es muy difícil’, manifestó.

Wanda Augusta, de 46 años, admitió en el velorio que no puede dormir. ‘Tengo dos hijos en la escuela y tienen más o menos la misma edad de las víctimas’.

Antes de irrumpir en el colegio, los jóvenes atacantes acudieron a una agencia de alquiler de vehículos, propiedad del tío de Taucci Montero, al que mataron, y se dirigieron hacia el establecimiento docente en un coche color blanco robado.

El agresor Taucci Monteiro, que idolatraba portar armas, fue exalumno de la escuela y pudo entrar al centro de enseñanza primaria y media sin mucha dificultad.

Cuando logró atravesar el portón de la escuela se colocó una máscara y junto a su amigo, Luiz Henrique, comenzaron a disparar.

Al llegar al departamento de Lenguas la puerta permanecía cerrada y se percataron que estaban cercados por la Policía. Al no encontrar una salida, uno de los asesinos mata al otro y después se quita la vida.

Brasil registra la tasa anual de homicidios más alta de mundo, pero no resulta habitual que ocurran en escuelas.


En 2011, 12 estudiantes murieron a manos de un pistolero que recorrió los pasillos de un centro educativo en Río de Janeiro.

Un balance de esta nueva matanza, emitido por autoridades y la policía, indica que se confirman 10 muertes: dos trabajadoras de la escuela, cinco alumnos, el tío comerciante de uno de los asesinos y ambos agresores.

Unas 11 personas se reportan heridas, dos de ellas con peligro para sus vidas.

El secretario de Seguridad Pública del estado, Joao Camilo Pires de Campos, abrevió a la prensa el sentir de casi todos los brasileños: ‘La gran pregunta es, cuál fue la motivación de estos exalumnos’.

Be the first to comment

Leave a Reply

%d bloggers like this: