marzo 24, 2019

Batalla en Bolivia contra feminicidio y violencia


Por Odalys Buscarón Ochoa-.


La Paz .- El feminicidio y la violencia en todas sus manifestaciones representan serios desafíos para cualquier sociedad moderna, extensivo al Estado de derecho.

Bolivia, como tantos otros países, sufre el doloroso impacto social y humano de esos dos flagelos, en una asignatura pendiente heredada -para hacer justicia- de los gobiernos neoliberales que poco hicieron ante la indefensión de las mujeres, adolescentes y niñas, no solo como pilares reproductivos, sino agentes clave del desarrollo futuro de la nación. La recién celebrada jornada internacional de la Mujer se convirtió en este país en una seria reflexión sobre los desafíos y la lucha del sector por sus reivindicaciones; a la par de reconocimientos de los avances logrados con el proceso de cambio en marcha desde 2006.

‘Nuestro gobierno no puede aceptar el elevado número de feminicidios, es una dura batalla que tenemos. En 2018 son 128 casos, aquí no es solo responsabilidad del Ã’rgano Ejecutivo, también la Justicia boliviana. Hemos recibido información que hay muy pocas sentencias’, lamentó el presidente Evo Morales.

Instó el mandatario durante la primera sesión del Gabinete de la Mujer, para ventilar problemas pendientes, que el combate a la violencia pasa por una labor titánica interinstitucional en coordinación con todas las organizaciones femeninas, y la familia.

Por ello consideró clave en esta batalla el fortalecimiento normativo y legal por parte del Estado y un mayor empoderamiento del Servicio Plurinacional de la Mujer.

De enero a septiembre se habían registrado 85 casos de feminicidios, una cifra superior a las tragedias ocurridas en 2017. Aun así, 2018 cerró con un guarismo alarmante de 128 asesinatos de mujeres.

En paralelo, las incidencias de violencia familiar o doméstica treparon a los 18 mil 576 sucesos denunciados.

Al respecto, el ministro de Justicia, Héctor Arce, dijo que si bien se avanzó en la lucha contra el feminicidio, el infanticidio y la violencia con un cuerpo de leyes, que suponen penas máximas, hay un camino largo y los datos son alarmantes.

Durante estos 13 años del proceso de cambio se adoptaron normativas importantes como la ley 348 integral para garantizar a las mujeres una vida libre de violencia; y se tipificó el feminicidio con una sentencia máxima de 30 años de cárcel.

Fueron creados mecanismos de protección como la unidad policial especializada y juzgados anticorrupción y lucha contra la violencia.

Durante un debate público de la ley 348, a la sazón de la efeméride mundial, la titular de Culturas, Wilma Alanoca, reconoció la evidencia de vacíos lamentables en la aplicación de la justicia a la hora de emitir sanciones.

Advertimos que existen vacíos, que todavía tenemos que desburocratizar la justicia y con transparencia y eficiencia hacer que las sanciones sean más efectivas, sentenció la ministra.

NUEVAS PAUTAS CAMINO A LA ERRADICACIÓN

Para dar continuidad a la lucha contra ese flagelo y el compromiso con una política de Estado, el presidente Evo Morales anunció durante el Gabinete de la Mujer siete nuevas normativas, llamadas a reducir los casos de abusos, discriminaciones, violencia y asesinatos.

La primera permite a los padres y madres una media jornada laboral a fin de cuidar mayor tiempo a los hijos menores, muchas veces víctimas de violaciones.

Se instruyó la especialización del personal de la Fuerza Especial de Lucha contra la Violencia, a fin de que las víctimas reciban asistencia profesional; así como la implementación de un sistema de alerta temprana vía celulares para avisar a las autoridades en caso de maltratos.

Una de las normas establece la legitimación de las plataformas sociales femeninas -mediante la ley- a fin de facilitar que sean parte de los procesos judiciales en defensa de sus derechos.

Otra tiene que ver con la fusión de los casos penales de violación y homicidio para que sea un proceso judicial único.

Por último, se procederá al reordenamiento de los juzgados para facilitar el procedimiento de atención de denuncias.

El mandatario hizo énfasis en la importancia de otras iniciativas como el reforzamiento de los valores en los programas curriculares de educación y la formación docente en temas de la violencia y de equidad de género, una problemática de las sociedades modernas, arraigada en las prácticas culturales de la cotidianeidad.

La secretaria ejecutiva de la Organización de Mujeres Campesinas Bartolina Sisa, Segundina Flores, urgió a continuar elaborando políticas para reducir la violencia hacia ese género.

‘Hoy día debemos hablar del tema violencia y cómo erradicarla y eliminarla mediante un plan con el presidente Evo Morales’, aseveró la también diputada.

ENFOQUE DE GÉNERO

A pesar de los retos presentes para hacer justicia plena en defensa de la mujer y la niñez, el Gobierno del cambio con el timonel Evo Morales logró avances sustanciales en la equidad y la visibilidad femenina en la sociedad boliviana, con un enfoque de género.

En corto plazo las mujeres fueron favorecidas con los títulos de la tierra (46,5 por ciento) y en el acceso a viviendas sociales, en condición de madres solteras y jefas de familia (33,0).

Aumentó asimismo la escolarización, con una tasa de abandono escolar de apenas 1,5 puntos porcentuales (4,0 en 2005) y un incremento de la esperanza de vida; unido a una reducción de las tasas de mortalidad materna e infantil.

En reconocimiento a las reivindicaciones y luchas del sector, el proceso de cambio facilitó -y viabilizó- una participación creciente de las mujeres en la vida política del país y en los espacios de decisiones como el Parlamento y el Gobierno.

Bolivia en este indicador de paridad de género ocupa el segundo lugar en el mundo y es el único país que cuenta con una ley contra el acoso y violencia política hacia a las mujeres.

La representación femenina en la Asamblea Legislativa Plurinacional (parlamento) alcanza el 51 por ciento y el 51,5 en los puestos de concejales, a nivel municipal.

También un 46 por ciento de las autoridades del Poder Judicial son féminas y constituyen la mitad en el Tribunal Supremo Electoral, cuya titular es María Eugenia Choque.

Para reforzar los logros en este ámbito, la presidenta de la Asociación de Mujeres Departamentales de Bolivia, Leonilda Zurita, afirmó que Morales fue el único presidente en la historia de Bolivia que estableció en su Gobierno ‘paridad de género’ entre hombres y mujeres.

Como premisa necesaria, solo con la participación activa de toda la sociedad y un cambio cultural de prácticas y hábitos machistas el país podrá ganar la batalla contra ese flagelo mortal que es la violencia contra la mujer.

Be the first to comment

Leave a Reply

%d bloggers like this: