julio 23, 2019

Éxitos en gestión de Evo Morales fortalecen su campaña electoral

La Paz-.Contra una oposición boliviana sin propuesta de país y estigmatizada por un pasado neoliberal, 13 años de realizaciones del gobierno del mandatario Evo Morales constituyen hoy su mayor fortaleza de cara a las elecciones generales de este año.

‘Nuestra campaña política, nuestra estrategia política va a estar sostenida en estos grandes logros de los últimos 13 años’, aseguró el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, en declaraciones a la Radio San Gabriel, de la ciudad de El Alto.

Quintana describió durante la plática radial este fin de semana las bases con las que cuenta el Estado Plurinacional en la esfera económica y productiva para asegurar un futuro mejor a los bolivianos.

Insistió en que el modelo económico caracterizado hasta ahora por el impulso al mercado interno y el acceso a créditos se debe sostener con la industrialización de los recursos naturales, entre ellos el litio, los hidrocarburos y los alimentos.

‘Creciendo con el litio, hoy día estamos descubriendo más reservas hidrocarburíferas, transformando la economía hidrocarburífera, el hierro, impulsando más la industrialización de los alimentos, desarrollo tecnológico, medicina con aplicaciones de la energía nuclear, eso le da a un Estado una vitalidad y le permite sostenerse, avanzar, progresar’, concluyó el titular.

CONTRASTE CON LA OPOSICIÓN

Lo cierto es que el mejoramiento de la calidad de vida de todos los sectores de Bolivia, la estabilidad política y social del país y los éxitos económicos reconocidos por organismos internacionales conceden el favoritismo al binomio del Movimiento al Socialismo-Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos (MAS-IPSP), integrado por Morales y el vicemandatario, Álvaro García Linera.

Sólo a través del programa Bolivia Cambia Evo Cumple se ejecutaron entre 2007 y julio de 2018 un total de ocho mil 797 obras en las áreas de educación, deportes, vial, productiva, saneamiento básico y riego, así como en infraestructuras sociales y de salud.

La nación sudamericana pasó a ser, además, líder de la región en crecimiento económico, como resultado de la nacionalización de sus recursos naturales.

El producto interno bruto de Bolivia era de nueve mil 574 millones de dólares en 2005, y en 2018 cerró en más de 40 mil millones de esa moneda, mientras que la tasa de crecimiento económico del Estado plurinacional fue del 4,7 por ciento, uno de los más altos del continente, según organismos internacionales.

Un informe reciente de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe confirmó que el país andino amazónico logró esos indicadores con un endeudamiento respecto al producto interno bruto (PIB) inferior (33 por ciento) al promedio de la región (41 puntos porcentuales).

Coincidentemente, el ministro de Economía, Luis Arce, confirmó que la inflación que registró Bolivia en enero del año en curso fue de 0,23 por ciento, cifra que demuestra que se trata de un indicador absolutamente controlado y que vaticina una mejoría gradual en esta esfera.

Según Arce, la proyección de crecimiento económico en 2019 prevé un indicador de 4,7 por ciento y un PIB de 44 mil millones de dólares, el más alto de la historia del país.

En un discurso reciente durante la presentación del libro El Dedo en la Llaga, del cubano Hassán Pérez Casabona, Morales recordó cómo durante una larga cena antes de su llegada al poder, el líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro, le insistía en la importancia de los programas sociales como basamento fundamental en la actualidad de los procesos revolucionarios.

Confesó el estadista que preguntó sobre el papel de las armas, y la respuesta del jefe del ataque al cuartel Moncada y la expedición del yate Granma fue que en la batalla política contemporánea el arsenal lo componen la salud pública, la educación y otros planes de mejoramiento social.

Esta estrategia marca el horizonte del MAS-IPSP tras 15 años de exitosa gestión.

De acuerdo con diversas encuestas, el expresidente Carlos Mesa es el candidato opositor que más se aproxima en los números a Morales, pero sin aventajarle.

Sin embargo, este domingo el analista político y docente universitario Marcelo Silva declaró al periódico Cambio que la candidatura de Comunidad Ciudadana, encarnada por Mesa, no levanta cabeza para convertirse en alternativa a la postulación del primer mandatario del Estado Plurinacional.

‘La participación de Carlos de Mesa presenta un deterioro o un estancamiento, cuando este debería ser el espacio más importante (refiriéndose a la ciudad de La Paz)’, sostuvo Silva.

Diputados de distintas bancadas atribuyeron esa tendencia negativa a que Mesa lleva en sus espaldas los errores de su pasado neoliberal, en alusión a las 67 muertes y al menos 400 heridos de la masacre ocurrida en la ciudad de El Alto en octubre de 2003, durante el gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada, cuya vicepresidencia ocupaba precisamente él.

En ese criterio coincidieron los legisladores del MAS-IPSP Lino Cárdenas y Romina Pérez, así como Víctor Gutiérrez, de la opositora Unidad Democrática.

La Matanza de El Alto ocurrió cuando la población se lanzó a las calles en defensa de los recursos naturales bolivianos e impidieron que la administración Sánchez de Lozada-Mesa exportara gas a Estados Unidos a través de puertos chilenos.

Be the first to comment

Leave a Reply

%d bloggers like this: