abril 22, 2019

Vizcarra: Un año de lucha anticorrupción y temas pendientes en Perú


Por Manuel Robles Sosa-.


Lima-. El presidente peruano, Martín Vizcarra, cumplió hoy un año en el cargo, con la lucha anticorrupción y el impulso a reformas judiciales y políticas como principal mérito, pero con tareas por cumplir en el campo social.

Fue hace un año que Vizcarra, hasta ese día primer vicepresidente, juró el cargo, para muchos un presente griego, pues reemplazaba al desgastado Pedro Pablo Kuczynski, un empresario pronorteamericano -tenía esa ciudadanía hasta que la dejó para ser candidato presidencial- que renunció cercado por graves indicios de corrupción.

El sucesor llegó desde Canadá, donde pasaba una especial de exilio como embajador, tras renunciar al ministerio de Transportes y Comunicaciones por cuestionamientos al proyecto de construcción del nuevo aeropuerto de la ciudad surandina de Cusco, que él impulsaba.

Anunció una política de concertación, es decir apaciguamiento con Fuerza Popular (FP), el partido de Keiko, la hija del exgobernante Alberto Fujimori (1990-2000), que tenía mayoría absoluta en el parlamento y consideraba como una victoria la salida de Kuczysnki y celebraba como tal el ascenso de Vizcarra.

Según contaría después el actual mandatario, la titular de FP entendía la concertación planteados por Vizcarra como la del sometimiento de este, carente de mayoría parlamentaria, por lo que el acercamiento se convirtió en frialdad y pronto en beligerancia del fujimorismo y su aliado menor, el Partido Aprista.

El desgastante conflicto aminoró el respaldo ciudadano que había recibido el flamante mandatario, lo que se evidenciaba en las encuestas, cuando en julio la prensa reveló grabaciones judiciales de audio de una red corrupta que había alcanzado a los altos niveles del sistema de justicia, con ramificaciones políticas, empresariales, policiales y hasta mediáticas.

Vizcarra actuó con decisión pronunciándose contra la impunidad y alentando a los fiscales que investigaban a la red, además de levantar la bandera de la lucha anticorrupción y pasar a la iniciativa con la convocatoria a un referendo de reformas en lo judicial y lo político, que le granjearon el respaldo de la izquierda y la ciudadanía.

Fortalecido por esa causa, se vio favorecido por el desgaste y la quiebra, por contradicciones internas, de FP, producto de su política de confrontación total y lo que sus críticos llaman sabotaje a la lucha anticorrupción y protección a los principales involucrados.

El exprocurador anticorrupción Julio Arbizu reconoció que Vizcarra ‘ha apostado por enfrentar a los grandes protagonistas de la corrupción y espero que siga sea enfático en eso’.Âá

‘El gobierno ha sentado una posición importante liderando el combate a la corrupción, ha reaccionado correctamente en temas urgentes, pero eso no es todo, se debe avanzar en tener una lucha anticorrupción más sostenible’, añadió.

La lucha de los fiscales, apoyada por el gobierno, mantiene bajo investigación a los expresidentes Alejandro Toledo, Alan García, Ollanta Humala y Kuczynski -el primero prófugo en Estados Unidos y los restantes prohibidos de salir del país- y en prisión preventiva a la lideresa de FP, Keiko Fujimori.

Para el opositor progresista Movimiento Nuevo Perú, (NP), que respaldó a Vizcarra en su política contra la corrupción, lo que se ha hecho, sin embargo, no ha sido suficiente .

‘El Estado se mantiene copado por las mafias del sistema de justicia con claros vínculos con el poder político y económico pues la estructura corrupta y delictiva instalada durante los sucesivos gobiernos de derecha no ha sido desmontada ni es suficientemente combatida’, advirtió.

Según NP, tras la aprobación masiva de las reformas en el referendo, que arrinconó ‘a la mafia’ (corruptos), el Ejecutivo ‘se ha mostrado incapaz de responder a los graves problemas del país como son la corrupción, el desempleo y la precarización de la vida’.

Pero al asumir la presidencia, Vizcarra ofreció además la mejora de los servicios de educación y salud y de la seguridad ciudadana, y la generación de empleo, temas en los cuales la situación sigue siendo crítica.

Una encuesta de la empresa privada Ipsos verificó que la población espera reformas importantes en educación (60 por ciento), salud (54), seguridad (41) y justicia (39) y evalúa negativamende la labor del gobierno en la lucha contra la delincuencia (64 por ciento) y la reducción de la pobreza (53).

También evalúa como mal o muy mal la actuación gubernamental en materia de generación de empleo (45 por ciento), salud (43) y reconstrucción de las zonas afectadas en el norte del país hace dos años (35).

Tras declinar su aprobación ciudadana desde enero pasado, Vizcarra reemplazó al primer ministro, César Villanueva, un político provinciano como él, por el famoso actor y cineasta y exministro de Cultura, Salvador del Solar, aparentemente para refrescar la imagen y mejorar la comunicación del gobierno.

Al respecto, NP afirmó que ‘no basta con realizar algunos cambios para que en el fondo no cambie nada’ y existe el riesgo de un giro autoritario del gobierno, ante lo cual llamó a generar las condiciones para alcanzar un gobierno popular y ciudadano que impulse un nuevo pacto social a través de una nueva Constitución. Al relevo en el premierato se sumó el impulso gubernamental a un paquete de reformas políticas de aire democratizador, pero pendiente de un proceso en el que la voz definitiva la tendrá el parlamento de mayoría neoliberal conservadora.

Por otra parte, tanto NP como el Frente Amplio y otras fuerzas de izquierda y organizaciones sociales, cuestionan la política exterior vigente, que consideran pronorteamericana, de hostilidad al gobierno del presidente Nicolás Maduro y alineamiento con la corriente de gobiernos conservadores de América del Sur.

Be the first to comment

Leave a Reply

%d bloggers like this: