agosto 20, 2019

El fin cercano de una nueva aventura opositora


Por Pablo Siris Seade / Caja de Respuestas-.


Aunque Estados Unidos -junto con sus aliados y los países que ha logrado presionar lo suficiente-, el Grupo de Lima y Luis Almagro reconocen a Guaidó y le dispensan inusitados respaldos, lo cierto es que a ese señor no lo votó nadie para ser presidente de Venezuela y no controla ni siquiera una junta vecinal. Pero, además, el señor ha violado reiteradamente diversas normas venezolanas, incluyendo las que lo obligan a rendir cuenta de los fondos que maneja. Y tanto estiró la cuerda, que parece que se está por cortar.

El largo brazo de la Ley

El pasado lunes, el presidente del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) Maikel Moreno, solicitó a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) allanar la inmunidad parlamentaria del diputado Juan Guaidó, autoproclamado presidente encargado.

“Se le solicitará al presidente de la Asamblea Nacional Constituyente a que se proceda al allanamiento de la inmunidad parlamentaria de Juan Guaidó por violar las medidas impuestas por el tribunal”, señaló Moreno.

Así mismo, Moreno ratificó su “prohibición de salida del país sin autorización hasta tanto se culmine la investigación referida; prohibición de enajenar y gravar los bienes de su propiedad, bloqueo e inmovilización de cuentas bancarias o cualquier otro instrumento financiero en el territorio venezolano”.

Por último, se le impuso a Guaidó una multa por haber violado decisiones previas del TSJ.

El TSJ había dictado una serie de medidas cautelares solicitadas por el Ministerio Público el pasado 29 de enero, cuando Guaidó se proclamó a sí mismo como “presidente encargado”, ante la apertura de una investigación, en las que se le prohibía la salida del país sin autorización hasta tanto se culmine la investigación.

Guaidó no solamente violó esta prohibición cuando salió hacia Cúcuta sin siquiera pasar por la frontera, sino que posteriormente de su estadía en Colombia realizó una gira por Argentina, Brasil y Ecuador

¿De dónde sacó eso?

El viernes pasado, el Contralor General de la República, Elvis Amoroso, anunció la inhabilitación por 15 años para ejercer cargos políticos por negarse a presentar sus declaraciones juradas de ingresos y realizar gastos de viajes y alojamientos por un monto estimado que supera los 170.000 dólares.

Amoroso afirmó que esta decisión se tomó “considerando que el diputado Juan Guaidó se ha negado a presentar su declaración jurada (…) ha violado sistemáticamente nuestra Carta Magna (…) ha usurpado funciones públicas y ha cometido acciones con gobiernos extranjeros que han perjudicado al pueblo de Venezuela”.

A quien señale -por ejemplo- que el diputado fue invitado por alguien, no queda más que recordarle que la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela establece que las diputadas y diputados están obligados a cumplir sus labores a dedicación exclusiva y que no pueden recibir honores, obsequios o prebendas de terceros sin autorización del cuerpo legislativo, cosa que no se ha verificado en el caso de Guaidó.

Constituyentes, ¡a la carga!

El presidente de la ANC, Diosdado Cabello, convocó al cuerpo para que se reuniera al día siguiente (martes) de recibir la solicitud del TSJ. El organismo aprobó la solicitud del TSJ a través de un decreto de ese organismo que allana la inmunidad parlamentaria y la continuación del enjuiciamiento a Guaidó.

Cabello leyó el breve decreto de tan solo dos artículos. El primero de ellos autorizó “la continuación del enjuiciamiento al ciudadano Juan Gerardo Antonio Guaidó Márquez (…) de conformidad con lo establecido en el artículo 200 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela”. El segundo ordena la publicación de la resolución en la Gaceta Oficial.

Cabello ratificó que “queda autorizada formalmente la continuación del juicio y que nuestra justicia, de acuerdo a la Constitución y la ley, se encargue de aplicar los mecanismos previstos en los distintos códigos procesales penales”.

“A veces tarda la ley, pero va a llegar. En este caso va a llegar, no nos desesperemos. Vamos poco a poco. Se llega, y muy lejos se llega, sin desesperarnos”, agregó Cabello.

A mí ni me resbala

Guaidó reaccionó con una retahíla de tuits casi delirantes en los que señala:

“No nos preocupa un allanamiento que no existe por parte de un órgano ilegítimo, desconocido por el pueblo venezolano y cuyos actos tampoco reconocemos. / Lo que nos preocupa, la razón de nuestra lucha es liberar a Venezuela de la tragedia y la usurpación”.

“Cuando piden paredón, cuando en el decreto ni siquiera se atreven a decir allanamiento, sino que autorizan a seguir con un juicio sin sentido por un Fiscal designado ilegítimamente, el régimen demuestra que se sigue equivocando. / No le responderemos a un organismo que no existe”.

“Creen que atacándonos van a acabar con la esperanza. / Si el régimen se atreve a secuestrarme y dar un golpe de Estado, vamos a actuar con contundencia. Al dictador solo le queda la fuerza bruta, a nosotros la fuerza de un pueblo decidido a lograr el cese de la usurpación”.

“Venezuela sabe en dónde están nuestras prioridades. En acabar con la crisis en el servicio eléctrico y de agua causada por la corrupción y la incapacidad del dictador, en llevarles comida y medicinas a los más necesitados, en reconstruir a nuestro país”.

“Alertamos a nuestra Fuerza Armada: ser cómplices de una decisión al margen de nuestra constitución tendrá consecuencias. No protejan a un régimen que no los va a proteger ni va a aliviar el sufrimiento de sus familias. / ¡No nos detendrán! ¡Vamos a echar el resto por Venezuela!”.

“Ya hemos hablado con presidentes y cancilleres del mundo. Los usurpadores no quieren probar la determinación de la comunidad internacional. / Los cobardes que no pueden darle la cara al pueblo ya tomaron su decisión. Nuestra Fuerza Armada también tiene una decisión que tomar”.

“No nos detendremos ante la amenaza. Este sábado llamo a la protesta estratégica y organizada en toda Venezuela. / Vamos a insistir en protestar cuando se vaya la luz o no haya agua, en la #OperaciónLibertad y en lograr el cese definitivo de la usurpación”.

El personaje en cuestión ni siquiera intenta ocultar que lo único que tiene es el apoyo de los gobiernos que mencionamos más arriba y que intenta que los militares lo pongan en el Palacio de Miraflores (sede del Poder Ejecutivo), aunque no haya recibido siquiera un voto para esto.

Preparando la salida

Algunos a los que se les voló la moto menos que a Guaidó, pero que son tanto o más fascistas que él le están tratando de abrir una vía para que no termine internado en un manicomio.

Por eso los diputados chilenos de la UDI (Unión Demócrata Independiente, el partido de Pinochet), le pidieron al gobierno de ese país que se le otorgue asilo político.

Los legisladores Christian Moreira y Osvaldo Urrutia señalaron que “es evidente que Maduro esta envalentonado por el apoyo formal y explícito que Rusia ha entregado al régimen, por lo que cada vez le importará menos el respeto a los derechos humanos del pueblo venezolano y del presidente Guaidó”, por lo que “su detención es inminente” y -en tanto- Piñera “le debe otorgar asilo político para intentar resguardar su integridad y la de su familia”.

“Preferimos a un líder que dé la batalla fuera de país que un Guaidó muerto”, concluyeron.

A pesar del risible melodrama chileno, que parece ser mejor aún que una telenovela mexicana, los diputados pinochetistas, que reivindican los asesinatos de la dictadura fascista que asoló su país, no hacen sino ofrecerle “una salida digna” al diputado que pareciera ser presa de estados alterados.

En todo caso, dentro o fuera, el juicio de la historia caerá implacable sobre quien ha provocado tanto sufrimiento a su propio pueblo.


Fuente: https://cajaderespuestas.blogspot.com/2019/04/venezuela-el-fin-cercano-de-una-nueva.html?m=1

Be the first to comment

Leave a Reply

%d bloggers like this: