junio 16, 2019

Evo: el mundo está impresionado por el crecimiento económico de Bolivia


Cambio – Edición impresa-.


La Casa Grande del Pueblo fue el escenario para la entrevista entre el presidente Evo Morales y los periodistas de Cambio, La Razón y El Deber. La sala de reuniones cuenta con amplios ventanales que dejan ver el imponente Illimani.

El Jefe de Estado, después de cruzar el umbral de la puerta, saluda con un apretón de manos a todos los presentes. Luce un impecable traje, una camisa blanca que lleva motivos andinos, que le dan un toque original. El ministro de Comunicación, Manuel Canelas, está presente en la cita.

Morales se encuentra distendido, amable y de rato en rato cuenta alguna anécdota como el hecho de que algunos servidores públicos del viejo Palacio Quemado se escapaban cuando el menú incluía quinua. También bromea con los periodistas: “Con tu voto alcanzaremos el 80%”, le dice al periodista de El Deber.

La entrevista corre por diferentes vertientes, desde el conflicto con Chile por la reivindicación marítima, elecciones, sus agotadores viajes a Emiratos Árabes Unidos y Turquía, hasta las comidas exóticas que compartió que lo dejaron con unos kilos menos.

Levanta ambas manos para poner énfasis en su respuesta, hace pequeñas pausas para ordenar sus ideas y no huye a ninguna de las preguntas que le plantean los periodistas. Aquí la entrevista con la primera autoridad del país:

Quisiéramos que nos cuente un poco los logros y por qué la oferta boliviana en inversiones se concentra en recursos naturales y cómo se va a garantizar la seguridad jurídica de las inversiones.

Primero, de verdad estoy sorprendido y debemos estar sorprendidos porque como nunca hay reconocimiento del mundo entero. ¿Por qué digo esto?, porque evidentemente algunos países son aliados nuestros y algunos no, pero igual reconocen. El reconocimiento va justamente por el tema del crecimiento económico y están informados. Ahora Bolivia es conocida y lo que ofrecen es invertir, ser socios.

Nosotros intentamos viajar a India, pero faltó tiempo, estaba previsto el viaje a India, fundamentalmente por el tema de salud y medicina. Ustedes saben que tenemos un proyecto de construir un complejo industrial de medicina, tenía mucha confianza en los hermanos cubanos, pero nos dicen no, hagan con la India.

Pero esta visita nos ha sorprendido. India, ustedes saben, es una de las potencias del mundo, India nos sorprende con su crédito de 100 millones de dólares, no hemos pedido, con tasas concesionarias, no comerciales. Nos dicen: ‘ustedes dispongan esa plata’, yo dije que sea la base para construir un complejo de una industria de medicamentos sobre todo para combatir el cáncer.

También nos sorprende que estén dispuestos a invertir como 13.000 millones de dólares en hidrocarburos. En el tema litio otro día les vamos a invitar para solamente de eso, pero tenemos un proyecto, un plan con miras al 2030, y de verdad van a ser como 41 plantas cuando ejecutemos esto, en dos departamentos, sobre todo Potosí y Oruro, pero también algunas plantas para litio van a ser en Santa Cruz, Cochabamba, La Paz.

Yo tuve reunión con el príncipe de Abu Dabi, capital de Emiratos Árabes Unidos, hemos hablado largamente y como siempre sorprendido, me dijo que va a mandar un conjunto de empresarios inversionistas a Bolivia. Espero no equivocarme, creo que el príncipe de Asuntos Políticos e Inversiones me preguntó reiteradamente de Mallku Khota, quieren invertir y en litio ni qué decir, pero también quieren prestar servicios como en la construcción de caminos.

Evidentemente, preguntan el tema de seguridad jurídica, yo expliqué que somos de economía plural, inversiones del Estado, privado y sectores asociativos como cooperativas, empresas comunitarias, pequeñas, medianas y grandes, y por Constitución está garantizado el tema de seguridad jurídica, les puse ejemplos y ellos también están informados.

Después que hemos nacionalizado sigue trabajando Repsol, Total y tantas empresas inglesas, sudamericanas, esa es la mejor prueba de demostrar que hay seguridad jurídica. Yo fui sincero con el príncipe de Abu Dabi. Evidentemente algunas empresas estaban conspirando políticamente y hemos expulsado y nacionalizado, no tengo por qué mentirles y esa es mi forma de ser, la sinceridad es muy importante. No vas a ocultar algo que hemos hecho y hemos expulsado como Transredes, que estaba conspirando, pagando a algunos medios de comunicación y a los opositores sobre todo. Comenté que sí hemos tenido problemas, estaban conspirando, nosotros queremos que vengan e inviertan, está garantizado.

Igualmente me ha sorprendido Emiratos Árabes Unidos, tiene 10 millones de habitantes, pero el 30% son verdaderamente árabes y el otro 70% son migrantes. Según decían, el 30% casi tienen todo, los otros también viven bien, pero el PIB per cápita (es) 40 mil dólares y en Turquía el PIB per cápita (es) 10 mil dólares, y ustedes saben muy bien que nosotros hemos empezado con 900 dólares el PIB per cápita promedio de gestiones pasadas, aunque el último año, 2005, era 1.000, pero promedio de cinco años era 900 dólares, ahora estamos con 4.000 dólares el PIB per cápita. Están bien informados y eso sorprende a todos, cómo en corto tiempo van a cambiar Bolivia, no solamente porque es conocida, ahora Bolivia es reconocida y hasta respetada.

En Turquía, claro, hay afinidad política e ideológica, mientras que con Emiratos Árabes no, pero son potencias finalmente que reconocen a Bolivia, esa es nuestra particularidad, es parte de la pluralidad, es parte de la diplomacia de los pueblos y vamos a hablar con todos. Desde el primer momento cuando llegué al Palacio le dijimos al Embajador de Estados Unidos, y nos respondió que no pueden tener relaciones diplomáticas con Cuba, Venezuela e Irán, como si fuera una instrucción. En algún momento hablé de eso y dijimos vamos a tener relación con todo el mundo, con ustedes también.

Vino una delegación de parlamentarios norteamericanos, no sé si era 2007 o 2008, e igualmente dijeron que no podemos tener relaciones. Le respondimos que vamos a platicar con todos, vamos a practicar nuestra diplomacia de los pueblos, hay diferencias, por supuesto, pero si nos reconocemos. Es en ese marco que Turquía está sorprendida; nos hizo ese recibimiento con honores protocolares que solo se hace a algunos presidentes, como al presidente de Rusia, y quiero decir que ese no es reconocimiento a Evo, sino al pueblo boliviano y a la lucha de los movimientos sociales y la unidad del pueblo boliviano.

Algo que no comenté es que la Universidad de Ankara ha ofrecido becas para posgrado, no comenté eso, me olvidé; además, les regalamos el libro Mi vida: de Orinoca al Palacio Quemado, y me han ofrecido que van a traducir en idioma turco, me han pedido permiso, y dije que es su derecho. Estaban sorprendidos.

Al margen de lo que ya es conocido públicamente con el Presidente de Turquía, algunos ministros me recomendaron que la línea turca puede entrar a Bolivia. En una reunión con el Canciller pedimos eso y dijo que está en todas partes del mundo, y yo respondí que menos en Bolivia, y le llamó la atención; en los tres primeros meses del próximo año estará la línea turca volando hacia Santa Cruz. Además de eso, va a visitar Bolivia a finales de este año y va a traer sorpresas.

No sé si comenté o informé, tienen mucho interés en comprar maní y tenemos producción de maní al margen de chía; además de ampliar el comercio a 500 millones de dólares, aunque nosotros estamos con superávit. Yo decía cómo podemos equilibrar, podemos comprar alguna tecnología, hay que ampliar, ese es el interés que tienen. Algunos países más cuidan el tema de la balanza comercial y cómo buscar el equilibrio, aquí no y ¿qué significa?, que tienen mucho interés en cooperarnos y ayudarnos.

Ahora hay que trabajar para firmar muchos acuerdos en la visita del Presidente de Turquía, entre noviembre y diciembre. Qué podemos comentar de la visita, de verdad levanta mucho el orgullo y la satisfacción que países como India, Emiratos Árabes Unidos, Turquía, ustedes saben que hay buenas relaciones con algunos países de Europa y China, también está previsto el viaje a Rusia, también hay una invitación para julio, entonces Bolivia ya no es la Bolivia de antes, es la nueva Bolivia, ahora sí se conoce, reconoce a la nueva Bolivia por su crecimiento económico.

Nuestra responsabilidad es cómo cuidar la parte económica y hay coincidencia de los extranjeros con algunos sectores empresariales bolivianos. Estaba en Potosí y los empresarios me dijeron: ‘Nosotros estamos ganando bien, no queremos volver al pasado, vamos a apoyar, no pedimos nada y si algo pedimos es que cuide, Presidente, la parte económica’.

Hay que cuidar la parte económica y yo no sé si por casualidad, aunque ya era parte de mi pensamiento, pero un profundo sentimiento que expresé en Puerto Bush el 31 de diciembre: el crecimiento económico social ya es un patrimonio del pueblo boliviano; obreros, empresarios y el Estado deben cuidar el crecimiento económico, por eso Bolivia es conocida y respetada, y ahí vamos a tener el debate con algunos sectores empresariales y obreros, cuesta pero tenemos que manejarnos en base a la verdad y a reivindicaciones muy justas, porque en nuestro modelo en el fondo nunca descuidamos el aspecto laboral, pero tampoco descuidamos la inversión. Si solo estuviéramos con el aspecto laboral, sin inversión, no estaría bien nuestra economía; si estuviéramos solamente con inversión, sin garantizar el bienestar del sector laboral, igual; debemos garantizar la estabilidad social.

Eso a veces con Álvaro manejamos el tema de subvenciones. A veces hay que dar subvención, a veces no hay que subvencionar porque la exagerada subvención, la subvención ilimitada es una sangría para la economía. Yo he aprendido automáticamente sin ser economista, pero por qué hemos aprendido eso, porque cuando uno tiene responsabilidad es pensar y pensar en Bolivia.

Pero al margen de esas debilidades vamos bien, y de verdad saludar al pueblo, a los movimientos sociales, de verdad felicitar por ese trabajo conjunto, ese proceso parido por los movimientos sociales, especialmente del movimiento indígena, y cómo en corto tiempo ahora damos otra imagen a nuestra querida Bolivia.

Siguiendo esta línea de acuerdos con India, Turquía y Emiratos Árabes Unidos, ¿responde a una estrategia un poco más agresiva del Gobierno el establecer alianzas estratégicas con estas potencias? La Vicecanciller, por ejemplo, decía el otro día que se apuesta más a reuniones de alto nivel para este tema. ¿Cómo ve el hecho de que sea una estrategia del Gobierno y hasta cuándo cree que se verán los efectos de las alianzas y los acuerdos que se están logrando con estas potencias?

Emiratos Árabes nos invitó para la feria mundial del próximo año, entonces hay que exponer nuestros productos, qué vamos a ofrecer al mundo, para que compren, o también proyectos para que inviertan. He dado tareas a los ministros, le dije a la Ministra de Planificación que organice un comité Estado-privados para prepararnos para el próximo año. ¿Cuándo nos invitaban pues a esta clase de ferias? Nos han invitado a la feria de Nápoli, a China, estamos empezando con nuestros estands.

Entonces, dentro de ese marco hay un trabajo permanente; algún momento había pensado con gobiernos que tienen mucho interés, como Rusia y China, parte de Europa, ahora se suma Emiratos Árabes y Turquía, en algún delegado presidencial que cada día vea solo este tema. El Canciller tiene tantas responsabilidades, el Viceministerio de Comercio también tiene tantas responsabilidades, pero alguien que se dedique a eso cada día, que tenga uno o dos compañeros, porque siento que este reconocimiento del mundo no estamos aprovechando muy bien y esa es una responsabilidad y tenemos que aprovechar.

El próximo gabinete vamos a tocar profundamente esa línea, cómo aprovechamos y cuáles van a ser los resultados, los resultados siempre son a mediano plazo, no es inmediato; ahora, también puede ser inmediato como el tema de la exportación de maní o ampliar el de la chía. Vamos a meternos en el mercado del azaí, que tiene mucho mercado mundial, aquí no conocemos. La quinua es valorada en Turquía, les digo esto porque no sé si era en 2007 o 2008 cuando faltaba arroz. Yo obligué en el Palacio Quemado: ahora todos van a comer quinua; mi secretaria y algunos compañeros se fueron afuera a comer arroz. Claro, con tanta campaña de desprestigio a la quinua, era tan odiada igual que el indio; esa mentalidad existe cuando la quinua es el mejor alimento del mundo; Turquía consume quinua, nuestra chía.

Para esos países son productos exóticos. Como nunca, estamos abriendo mercados a China, que en temas de productos agropecuarios es insaciable, pero nos falta. La quinua ahora va saliendo, la carne va a salir. Por eso digo que Bolivia tiene un gran plan económico, al margen de los temas sociales, la reducción de la pobreza, pero el tema económico es nuestra garantía, ampliar nuestros productos y el mercado interno, la billetera móvil es mercado interno.

Y estoy pensando, quiero que sepan, espero que no tenga problemas ni con la Policía ni con las Fuerzas Armadas, porque anualmente dotamos harina, azúcar, arroz, pero (ya) no vamos a dotar harina importada, yo he planteado a los comandantes, en vez de harina, azúcar nos sobra, arroz nos sobra o finalmente un paquete de harina, no vamos a quitar jamás, pero otros productos nacionales también ayudan al crecimiento económico, además del mercado interno, son iniciativas que vienen. Tengo sueños, pienso en ampliar el mercado interno y el mercado externo sumando estos inversionistas, porque ser Presidente y Gobierno había sido hacer negocios para Bolivia.

Lo que en el pasado era que los presidentes hacían negocios para ellos y para su familia, aquí es para Bolivia, tal vez descuidando la familia, debo reconocer, es una responsabilidad, porque ustedes saben que no es sencillo ser autoridad electa con el voto del pueblo boliviano, y se presenta esta gran oportunidad, felizmente sumando con el sector empresarial. Claro que hay algunos pequeños problemas que siempre van a estar, pero si esos problemas no son estructurales, son algunas reivindicaciones sociales y locales, siempre va a haber eso, pero antes los problemas eran de cambios estructurales, esa es la gran diferencia; si tenemos conflictos en algunas regiones o municipios, son por reivindicaciones sociales o sectoriales, pero no de cambios estructurales.

Después de la visita del Presidente de la India a Bolivia y la suya a Turquía y Emiratos Árabes, ¿de cuánto de inversión estamos hablando en hidrocarburos, minería y litio en el país?

Todavía no se estima porque la visita a Emiratos Árabes era sobre todo para ir a exponer nuestro modelo a los empresarios del mundo. Me dijeron que había empresarios de 143 países y que era el único Presidente invitado de nuestro continente; había otro de Nigeria, porque, según información, es el mejor país en crecimiento económico y de nuestro continente, Bolivia. Repasamos la historia de cuando nos invitaron, repito, hay mucho interés no solamente en hidrocarburos, sino también en el tema litio, fundamentalmente, y en energía, aunque el tema litio en la estructura del Estado ya es parte de la energía, no tanto de la minería.

Con Turquía vamos a firmar un convenio, India nos ha informado públicamente que tiene para invertir como 13.000 millones de dólares en hidrocarburos; nosotros no quisiéramos solamente depender de mercados de gas de Argentina y Brasil. No sé si es importante decir que expertos en el tema de exploración y prospección de hidrocarburos no solamente son decenas, sino centenas de TCF, se comenta como unos 400; a mí me sorprende eso, claro hay que acompañar con prospección y exploración, porque ese no es un problema para Bolivia el tema del gas.

Hay dos empresas interesadas: una de India y otra de China; hacer gasoducto a Ilo, instalar una planta de GNL y de ahí llevar gas congelado a India y China; China es un mercado seguro, son empresas expertas; claro que requiere tiempo y planificación; se ha dado la tarea al Ministro de Hidrocarburos para ver cómo empezar este tema.

Aquí una reflexión, yo me pregunto: ¿qué hubiera sido si el mercado de gas hubiera sido Estados Unidos, como proyectaban los gobiernos del pasado? Una planta de GNL en el océano Pacífico para mandar gas a Estados Unidos, pero el pueblo es tan sabio que se rebeló contra el Gobierno del pasado; si no ganaba un partido de izquierda, antiimperialista como este, hubieran estado bloqueando y congelando, pero también tenemos que empezar a prevenir; hay para potencias del mundo, ese es el gran plan que tenemos en temas de hidrocarburos, y ahí China e India tienen interés en inversión.

Eso es por una parte y por otra es el tema energético, eso también tiene mucha expectativa; no sé, eran empresarios a los que les gustaba hablar mucho de energía, por qué, cuál es la esperanza y qué futuro tiene la energía. Yo expliqué no solamente el litio, sino la luz y energía, que queremos compartir lo poco que tenemos con los países vecinos; hay un estudio, no sé si es del 60, 70 u 80, del BID o del Banco Mundial, sobre que Bolivia quedaría con 60 mil megavatios de energía, basada fundamentalmente en las plantas hidroeléctricas. Yo comenté eso, nuestra historia es tan pobre que en 2005 la demanda interna era apenas de 700 megavatios, pero ver a Brasil, donde por lo menos en un año mínimo generan 3.000 a 5.000 megavatios; en Argentina, como 500 megavatios, si no generan, va a haber déficit de energía.

Estamos aprendiendo en vez de negociar de Estado a Estado, más bien con los sectores privados, importadores de energía, es más seguro y quiero dar ese paso importante; explicamos esto, si hay demanda. Me acuerdo, cuando debatimos la Agenda del Bicentenario, puse como ejemplo en el gabinete, creo que dije 6.000 o 9.000 megavatios en el Bicentenario; alguien le comentó al exministro Sosa: ‘Este Evo está loco, cómo 6.000 o 9.000 megavatios en el Bicentenario’, después en el debate se han convencido que tenía razón, este año vamos a llegar a 3.000 megavatios de generación de energía, solo con dos plantas ya estaríamos con 9.000 megavatios en La Paz; El Bala Chepete genera 3.000 megavatios y toda la cuenca del Río Grande, Santa Cruz y parte de ríos de Cochabamba, con Potosí, Cochabamba, Chuquisaca, ahí otros 3.000 megavatios, con lo que tenemos 3.000 megavatios, sin tomar en cuenta las plantas hidroeléctricas que están en construcción, si aceleramos tenemos 9.000 megavatios.

Entonces, es harto, es el futuro de Bolivia, lo que hay que hacer es priorizar la inversión. Aunque yo quiero decirles a algunos medios de comunicación cómo se ha cuadruplicado el crecimiento económico; alguna temporada van a ver tanto en dictaduras militares como en gobiernos neoliberales entre la deuda externa y la demanda externa y el PIB estaban casi tas con tas; estaba casi 80% de deuda externa con relación al PIB hasta 90%; por si acaso nosotros no tenemos ninguna deuda interna, me refiero a que los gobiernos sacaban el aporte de los trabajadores, cero, no tengo nada. Si nuestras reservas están en proyectos productivos y si hablamos de la deuda externa con relación al PIB, estamos con 23 a 24%; el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional recomiendan no pasar el 40%, la CEPAL dice 50%; estamos de 23 a 24% y podemos seguir accediendo a créditos.

Los organismos internacionales dicen que Bolivia es la que menos deuda tiene de los países, y aquí los medios dicen que nos estamos endeudando. Tenemos que conseguir esas informaciones de reconocimiento sobre menos deuda que tiene Bolivia frente a otros países. Yo diría que en los mejores momentos del precio del petróleo hemos asegurado la economía nacional sobre la base de las reservas internacionales; el aporte sigue creciendo, el depósito sigue creciendo, es la ventaja, y en el mundo entero saben sobre estos datos económicos y por eso somos reconocidos.

Be the first to comment

Leave a Reply

%d bloggers like this: