mayo 27, 2019

La felicidad de la derecha conservadora duró 24 horas


Por Eduardo Paz Rada *-.


Un nuevo intento de derrotar a la Revolución Bolivariana y Chavista en Venezuela, de varios anteriores y otros que vendrán, ha provocado la felicidad y sonrisa de los sectores de la derecha conservadora en Bolivia y América Latina que solamente les duró 24 horas debido a la poderosa reacción organizada del pueblo, las Fuerzas Armadas y la milicias venezolanas que han rechazado con energía la conspiración del imperialismo y las fuerzas de la oligarquía local y regional.

El Golpe de Estado contra el gobierno democrático se inició la madrugada del 30 de abril pasado con la acción de un grupo de militares encabezados por el fantoche Juan Guaidó y el conspirador Leopoldo López, intentó conseguir un apoyo mayor de militares y civiles sin lograr su objetivo, aunque contó con el inmediato respaldo e intervención del imperialismo encabezada por Donald Trump y sus funcionarios, así como por el eco de los Almagros, Bolsonaros, Macris, Piñeras y Duques.

De manera similar la derecha y ultraderecha europea, en medio de su crisis económica y política, se regocijaba ante la eventual caída del proceso nacionalista y antimperialista encabezado por el presidente Nicolás Maduro. Se mostraba ciega, sin embargo, ante sus políticas intervencionistas y violentas en sus excolonias africanas o de Oriente Medio, los temblores europeístas con el Brexit o las masivas movilizaciones de los “chalecos amarillos”.

En Bolivia, el “Grupo de Tuto”, formado por los candidatos neoliberales y conservadores Carlos Mesa, Oscar Ortiz, Víctor Hugo Cárdenas, el candidato frustrado Samuel Doria Medina, los medios de comunicación que responden a la política imperialista y ex “izquierdistas” con columnas de prensa han dado su respaldo inmediato al Golpe de Estado con loas a Guaidó. Tuto Quiroga es el nexo entre los reaccionarios locales con los grupos de extrema derecha norteamericana, Miami en particular, que financian las millonarias campañas contra los gobiernos y los procesos liberadores y antimperialistas en América Latina y el Caribe.

La dignidad y soberanía de América Latina y el Caribe se manifestaron sin tapujos a través de los gobiernos de Cuba, Nicaragua, Bolivia, México, Uruguay, junto a otros del Caribe y Centroamérica, apoyando al gobierno bolivariano de Venezuela y demandando el diálogo interno sin intervención imperialista, repudiando al mismo tiempo el criminal bloqueo de alimentos, medicinas y otro productos esenciales que sufre el pueblo venezolano.
Asimismo, los movimientos populares y de la izquierda latinoamericana han tomado posición firme de respaldo al proceso revolucionario venezolano, entre ellos la Central Obrera Boliviana (COB), los sindicatos y organizaciones sociales. El propio presidente Evo Morales Ayma y el Canciller Diego Pary han dado la tónica denunciando una nueva intervención imperialista en la región y manifestando su pleno apoyo al gobierno de Maduro.

A nivel internacional fue sustancial la toma de posición a favor del gobierno legítimo de Caracas de parte de potencias mundiales y regionales como India, Rusia, China, Irán, Turquía y otras de África, Medio Oriente y Asia. La Organización de Naciones Unidas (ONU) se pronunció también contra el Golpe de Estado y por el diálogo para solucionar los problemas de Venezuela.

Sin duda, en Venezuela se libra la gran batalla contra la dependencia y la dominación imperialista y por la soberanía, la dignidad y la unidad emancipadora de América Latina y el Caribe.


* Sociólogo boliviano y docente de la UMSA. Escribe en publicaciones de Bolivia y América Latina.

Be the first to comment

Leave a Reply

%d bloggers like this: