agosto 26, 2019

El Banco del ALBA resiste

La Paz-. Cuando surgió la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), sus fundadores pensaron en un sustento económico sólido para apoyar la noble idea de integración entre los países miembros.

En el marco de la VI Cumbre del ALBA-TCP, se suscribió el Acta Fundacional del Banco del ALBA, uno de los tres mecanismos financieros del bloque, junto a una moneda virtual propia, el Sistema Único de Compensación Regional (Sucre), y un Fondo de reserva.

Como explica en exclusiva con Prensa Latina Ramiro Lizondo, director ejecutivo del Banco y del consejo monetario regional del Sucre en representación de Bolivia, el objetivo era lograr la independencia económica futura.

Hasta el momento se lograron instrumentar dos de ellos: el Banco de desarrollo, que opera desde 2010, y el Sucre, la moneda virtual que sirve ‘como medio de pago para las transacciones de nuestros países’, señaló.

No obstante, a pesar de la nobleza de la idea, y de haber demostrado que es viable, el momento actual no es halagüeño para el grupo.

Lamentablemente desde la situación de bloqueo financiero que sufre Venezuela están detenidas las operaciones. El Banco ha demostrado que funciona muy bien, porque en estos casi 10 años con el Sucre se realizaron operaciones por alrededor de tres mil millones de dólares, sin utilizar dólares, expresó.

El tercer pilar económico que estaba previsto implementar y no se ha logrado es el Fondo de reserva, que pudiera servir para atenuar los efectos de las crisis financieras vinculadas al capitalismo, pero la situación actual impide su puesta en marcha.

El terreno político se ha complejizado con el ascenso de gobiernos de derecha, que dificultan las actividades del ALBA. La salida de Ecuador también ha complicado todo, porque era un miembro importante, lo cual cambia la estrategia de operaciones del sistema y la correlación política dentro de la región, explicó.

Lizondo reconoce que es un momento difícil, pero en el caso del Banco aseguró que sigue operando, financiando proyectos en varios países del Caribe, como San Vicente, Dominica y Cuba, y también en Suramérica, en Venezuela y Bolivia.

A pesar de que llevamos casi dos años sin poder utilizar el Sucre, no hemos dejado de funcionar, gracias al aporte de capital de los países miembros. Es muy difícil hacer los desembolsos, porque todo el sistema financiero internacional está bloqueando a Venezuela, a Cuba y a Nicaragua, eso encarece y dificulta las operaciones por el cambio de moneda, precisó.

El funcionario manifestó que hablar del ALBA es hablar de lo subversivo, porque va en contra de los intereses de las oligarquías de la región. Entre los objetivos de los gobiernos de derecha está liquidar el ALBA, un acuerdo tan diferente a los tradicionales de integración, que priorizan la competencia, mientras el ALBA se basa en la solidaridad, la reciprocidad y la cooperación, indicó.

Recordó que gracias a esta iniciativa se implementaron programas como la eliminación del analfabetismo en Bolivia y Nicaragua, así como otros en el tema de la salud, el deporte y la cultura.

A mediados de abril, los miembros del Directorio Ejecutivo del Banco del ALBA, uno en representación de cada país (Venezuela, Cuba, Bolivia, Nicaragua, San Vicente y las Granadinas, y Dominica) se reunieron en La Habana, donde concordaron que a pesar de las complejidades del momento, confían en la recuperación.

Hay un espíritu muy bueno porque pese a todo en febrero pasado se incorporó un nuevo país al Banco, Antigua y Barbuda, que estuvo como observador un tiempo y ya cumplió todos los requisitos para incorporarse como miembro activo, declaró.

En este sentido, recordó que en los primeros años de utilización del Sucre, cuando hubo muchas transacciones, recibieron solicitudes de países que no eran miembros del ALBA, de Latinoamérica y también de Asia y Europa.

Hay mucha esperanza, mucha expectativa de que lo vamos a superar y fortalecer estos instrumentos luego de esta etapa de resistencia, concluyó.

Además de los países que integran actualmente el Banco, el ALBA incluye Granada, Santa Lucía, San Cristóbal y Nieves, y Surinam.

Be the first to comment

Leave a Reply

%d bloggers like this: