mayo 27, 2019

Modelo antinarcóticos de Bolivia, paradigma sin EE.UU.

La Paz-. La captura del narcotraficante Pedro Montenegro con un férreo operativo el 11 de mayo, reafirmó que sin la presencia de Estados Unidos el modelo de lucha de Bolivia contra este flagelo constituye un paradigma para la comunidad internacional.

‘Donde está Estados Unidos, más narcotráfico, sin Estados Unidos, menos narcotráfico, menos cultivo de coca’, aseguró el presidente Evo Morales el 9 de mayo en rueda de prensa en la Casa Grande del Pueblo (sede del Ejecutivo), a la que asistió Prensa Latina.

A manera de ejemplo, el mandatario explicó que en Colombia Estados Unidos posee siete u ocho bases militares con un presupuesto anual de hasta 90 millones de dólares de los contribuyentes norteamericanos, y se reconoce que son un fracaso.

Recordó que a su llegada al poder existían en Bolivia unas 50 mil hectáreas de coca, heredadas de las dictaduras militares y los gobiernos neoliberales, y lo primero que hizo en su gestión fue nacionalizar la lucha contra el narcotráfico para liberarse de los intereses geopolíticos ocultos tras esa campaña.

Morales indicó que sin la DEA (siglas en inglés de la agencia antinarcóticos estadounidense) el modelo de enfrentamiento boliviano es valorado, respetado, y otros mandatarios y organismos internacionales se interesan por la experiencia del Estado Plurinacional.

Mencionó en ese sentido que este año fue invitado a Viena, Austria, justamente para explicar el modelo boliviano en un foro de Naciones Unidas.

El estadista aprovechó la oportunidad para agradecer la participación de la Unión Europea con recursos de manera incondicional, mientras que Estados Unidos no pone ni un dólar y no cumple con su responsabilidad compartida, según expresó.

‘Como promedio, tenemos de 20 a 22 mil hectáreas de coca, reconocidas por la nueva ley -precisó ante la prensa-, yo diría que todos lo reconocen, las Naciones Unidas, y solo el Departamento de Estado de Estados Unidos no lo reconoce’.

EL CASO MONTENEGRO

Ante críticas de medios periodísticos y de la oposición, Morales lamentó la existencia de ‘algunos malos policías’ en referencia al excomandante de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn) en el departamento de Santa Cruz, Gonzalo Medina, y del capitán Fernando Moreira, destituidos y encarcelados por vínculos con el narcotraficante prófugo Pedro Montenegro.

Sin embargo, anticipó que las investigaciones continuarían hasta dar con los responsables del caso Medina-Montenegro, y después serán escuchadas las propuestas de policías, suboficiales, oficiales y toda la tropa para hacer profundos cambios en ese cuerpo del orden.

Apenas 72 horas después, el estadista saludaba el 11 de mayo a la Policía y al Ministerio de Gobierno por la captura de Montenegro, circulado con tarjeta roja de Interpol, y reiteraba que la política de su gobierno es una férrea lucha contra el narcotráfico y la corrupción ‘caiga quien caiga’.

Minutos antes, el titular de esa cartera, Carlos Romero, en compañía del comandante de la Policía, Yuri Calderón, y el director de la Felcn, Maximiliano Dávila, presentaron en la ciudad de Santa Cruz a Montenegro, arrestado tras múltiples acciones investigativas y el establecimiento de un cerco con cientos de agentes para impedir su fuga al extranjero.

El ahora reo era buscado en Brasil desde 2015 como cabecilla de una red de tráfico de drogas hacia Europa, mientras que en Bolivia reclutó a oficiales del cuerpo policial y presuntamente tenía nexos con jueces y abogados que lo encubrían.

Según Romero, las diferentes diligencias intensivas de los últimos días, que prácticamente cercaron a Montenegro, le cortaron toda posibilidad de salida y le obligaron a presentarse para que la policía lo detuviera a través de un procedimiento de acción directa.

Recordó el ministro que las pesquisas comenzaron a fines de marzo pasado tras un reporte de contacto que establecía la posibilidad de encubrimiento al capo por parte de algunos oficiales de la Policía.

Con fecha 13 de abril, el jefe de la cartera de Gobierno hizo públicos los nombres de los oficiales presuntamente implicados con esa red de narcotráfico, entre ellos el excomandante de la Felcn de Santa Cruz, Medina, y del capitán Moreira.
Describió Romero como ‘innumerables’ las operaciones investigativas para establecer esa organización criminal en sus componentes financieros, de protección armada, de alianzas con posibles empresas-fachada, en su posible vinculación con algunas autoridades jurisdiccionales y en su modus operandi.

Reveló el seguimiento realizado a corporaciones que operan con avionetas, a varios pilotos y subrayó la coordinación con su par de Paraguay, a quien agradeció las medidas que se tomaron en la zona fronteriza.

Enumeró, así mismo, la cooperación con los cuerpos policiales de Brasil, Paraguay, Argentina, y subrayó las decenas de allanamientos en Santa Cruz y otros departamentos con la cooperación del fiscal cruceño, Israel Salguero.

Aseguró Romero que no se descartan nuevas investigaciones para esclarecer la verdad histórica de todos los hechos, con la premisa indicada por el primer presidente indígena de Bolivia, de que ningún culpable quedará impune.

1 Trackbacks y Pingbacks

  1. Modelo antinarcóticos de Bolivia, paradigma sin EEUU, blanco de ataques contra Evo | La Época- Con sentido de momento histórico

Leave a Reply

%d bloggers like this: