junio 17, 2019

Almagro deja colgada a la oposición


Por Editorial La Época-.


El Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, ha dejado colgada a la oposición boliviana que, aunque fragmentada, confía todavía en que intervención de factores de poder externos impidan la participación del binomio Evo Morales-Álvaro García Linera, en las elecciones del 20 de octubre próximo.

En una visita de dos días a Bolivia, a invitación del gobierno, el innombrable conductor de la OEA se reunió con Evo Morales en la mañana del viernes, con quien visitó luego en horas de la tarde el Trópico cochabambino, donde recorrió la planta de petroquímica de Bulo Bulo que sintetiza, junto a la planta separadora de líquidos de Yacuiba, al sur del país, el ingreso de Bolivia a la industrialización de sus hidrocarburos. Almagro suscribió en la sede de gobierno con el canciller Diego Pary un convenio por el cual una misión de observadores electorales de la OEA tendrá activa participación en las elecciones.

Pero no es eso lo que ha descolocado a la oposición, sino el afirmar que impedir la participación del líder indígena en las elecciones del 20 de octubre sería un acto discriminatorio, ya que casos similares se han registrado en otras partes de América Latina, con candidatos habilitados por sentencias judiciales. Aunque no los citó, hacía referencia a la jurisprudencia internacional que dejaron sentados varios presidentes como Oscar Arias en Costa Rica, Fernando Menem en Argentina, Alberto Fujimori en Perú, Álvaro Uribe en Colombia y Daniel Ortega en Nicaragua, quienes fueron habilitados, casi en ese orden, por las salas de lo constitucional de sus países y en apego a la Convención Americana.

La oposición no tuvo otra que reaccionar con desconcierto y con declaraciones fuertes de sus principales dirigentes que más se presentaban como resignación a contar con el apoyo de la OEA para lograr, desde afuera, lo que objetivamente no podrán conquistar desde adentro, dada la fractura electoral y su imposibilidad de organizar una movilización social de dimensiones gigantescas como para bloquear la participación de Morales en las elecciones.

Sin embargo, que la relación de fuerzas empiece a volcarse progresivamente a favor de la continuidad del Proceso de Cambio no significa que la tendencia sea irreversible. De aquí al día de las elecciones todavía falta algo más de cinco meses y un hecho político inesperado, fabricado desde fuera y desarrollado por sus operadores en Bolivia, puede detener la proyección o incluso colocar la coyuntura electoral de lado de la oposición. Evo Morales ya fue víctima de una conspiración político-mediática en febrero de 2016 y sería una ingenuidad que el gobierno y el MAS no estén preparados para enfrentar cualquier plan en esa dirección.

La oposición todavía apuesta a bloquear a Morales a través de La Corte Interamericana de Derechos Humanos, a la que los gobiernos de Brasil y Colombia puedan, por separado o juntos, requerirle la opinión consultiva de si la reelección indefinida es un derecho humano, que es el fundamento con el cual el Tribunal Constitucional Plurinacional habilitó a Morales el 28 de noviembre de 2017. Todavía no ha sucedido eso, pero los operadores de la derecha se están moviendo en esa dirección.

En esa estrategia podría volver a involucrarse Luis Almagro, aunque con bajo perfil. No es un tipo en que se pueda confiar.

1 Trackbacks y Pingbacks

  1. Mucho pueblo: "inalcanzable" concentración en apoyo a Evo Morales | La Época- Con sentido de momento histórico

Leave a Reply

%d bloggers like this: