septiembre 17, 2019

La derecha, sin plan de Gobierno


Editorial Cambio-.


A cinco meses de las elecciones generales, los partidos de la derecha, tras fracasar su estrategia internacional para inhabilitar la postulación de Evo Morales, volvieron a pelearse por la unidad, pero esta vez presionados por el reloj electoral que ahora les exige algo que no pudieron elaborar en 13 años: planes de gobierno estructurados y/o propuestas alternativas de país.

La oposición apostó varias de sus cartas al escenario internacional. Por ejemplo, el candidato Óscar Ortiz pidió el año pasado que la CIDH aplique medidas cautelares en Bolivia y suspenda el proceso electoral. No ocurrió nada de lo solicitado y el postulante, que había creado falsas expectativas en el país, regresó con las manos vacías.

Es más, el relator de la CIDH, Francisco José Eguiguren, fue claro al afirmar que en Bolivia se vive una democracia y no una dictadura, como solían repetir los neoliberales.

Luego, la derecha fijó su mirada en la OEA para inhabilitar a Morales, pero el secretario general del organismo, Luis Almagro, basado en el fallo del Tribunal Constitucional Plurinacional, el Pacto de San José y la jurisprudencia internacional, sostuvo que impedir a Evo ser candidato sería discriminatorio.

Tras esos baldes de agua fría, los opositores ahora se lamentan de no haber acudido unidos a las urnas y se culpan/pelean entre ellos mientras tratan de desmentir versiones de una declinación.

En ese sentido, el portal noticioso Primera Línea informó que Carlos de Mesa está “Cansado. Tiene casi 70 años, nunca quiso ser candidato a la presidencia, las denuncias por las coimas del caso Lava Jato, EEUU, las plataformas y los medios de comunicación lo obligaron, pero en cualquier momento puede desistir”.

Al respecto, el aspirante dijo en Facebook que “soy y seré candidato a la presidencia por el Estado”.

Por su lado, los candidatos Óscar Ortiz y Edwin Rodríguez anunciaron que no declinarán su participación y responsabilizaron a De Mesa de hacer inviable la unidad. “Nosotros nos rogamos a Mesa” en las elecciones primarias, dijo ayer Rodríguez al periódico Correo del Sur.

Consultado sobre si la oposición continuará dispersando el voto, Rodríguez señaló que “eso habría que preguntarle al señor Mesa, quien inviabilizó la unidad. Nosotros nos rogamos a Carlos Mesa. Los Demócratas nos rogamos a Mesa para que acepte la unidad”, sostuvo.

Al respecto, el presidente Evo Morales instó ayer a la derecha a unirse para que en los comicios generales del 20 de octubre solo se enfrenten dos partidos: “los que luchan por los pobres y humildes” contra los “ricachones y saqueadores” del país.

“Los procapitalistas, los proimperialistas, los neoliberales del pasado tienen todo el derecho de unirse, y que se unan, qué bueno sería solamente dos partidos”, sostuvo, según la agencia de noticias ABI.

Si los postulantes de la derecha se unen o se mantienen dispersos no influye en un denominador común: la ausencia de planes de gobierno estructurados y/o propuestas alternativas de país.

En el caso de Comunidad Ciudadana, De Mesa (exvicepresidente de Gonzalo Sánchez de Lozada) propuso un “gobierno de ciudadanos”, una ley que garantice la separación entre Estado y religión, terminar con el rentismo (pero luego se vio obligado a aclarar que él no terminará con los bonos sociales), entre otras ideas.

El aspirante Víctor Hugo Cárdenas, también exvicepresidente de Sánchez de Lozada, planteó otorgar armas de fuego a las mujeres.

Jaime Paz Zamora, candidato del Partido Demócrata Cristiano (PDC) y el mirismo, presentó una propuesta de siete puntos, entre los cuales planteó convertir a Bolivia en una “república federal”.

Sin embargo, estas propuestas no pasan de ser ideas sueltas, menos estrategias o programas de gobierno o propuestas alternativas de país al actual Modelo Económico, Social, Comunitario y Productivo.

En todo caso, el Tribunal Supremo Electoral está a un paso de emitir la convocatoria a las elecciones, en la que mencionará el plazo para la presentación de planes de gobierno.

En otras palabras, el reloj electoral hace tic tac para que se conozcan los programas (metas, indicadores, presupuesto, cronograma, fuentes de verificación, supuestos, etc.).

Óscar Ortiz y Edwin Rodríguez dijeron que no declinarán su participación y responsabilizaron a Carlos de Mesa de hacer inviable la unidad.

Be the first to comment

Leave a Reply

%d bloggers like this: