octubre 15, 2019

Impuestos excesivos, improductivos e injustificados


Por Lilian Loayza * -.


Llama mucho la atención, que después de haber sido desmentido el documento publicado por el Banco Mundial “Doing Business” el cual presenta un ranking elaborado bajo criterios cuestionables y poco confiables, donde se enlista a Bolivia como uno de los países con peor sistema impositivo, la Fundación Milenio en su Informe Nacional de Coyuntura N° 430 haga referencia al mismo, y más aún que a través de él se trate de generar mayor desinformación y alarma en la población, sin antes haber analizado debidamente los datos presentados.

Particularmente, me gustaría referirme a algunos puntos considerados en el informe de Fundación Milenio, que están siendo malinterpretados de forma malintencionada.

Corresponde aclarar a Fundación Milenio que en Bolivia, existen únicamente trece (13) impuestos, que se mantienen vigentes desde la promulgación del Sistema Tributario Boliviano, es decir, desde hace más de 30 años, y a la fecha no se han creado nuevos tributos, entonces: ¿cuáles son esos “tantos, injustificados y crecientes impuestos”? que menciona en su informe.

Por otro lado, existe una interpretación errónea cuando manifiestan que la alta concentración impositiva del Padrón de Contribuyentes riñe con el principio de universalidad, en realidad es lógico que cualquier sistema tributario este concentrado en el pago de impuestos de sus principales contribuyentes (los más grandes por supuesto), lo que en realidad señala el principio de universalidad es que todos deben tributar por la actividad económica que realicen, pero evidentemente conforme a su capacidad económica, es decir pagan más los que más generan y menos los que generen menos.

Con relación a la informalidad, más allá de atribuirle erróneamente la responsabilidad al sistema tributario, es importante analizar la idiosincrasia de los bolivianos, que el lugar de querer formalizarse porque su negocio es cada vez más próspero, buscan modos para seguir mimetizados entre los pequeños contribuyentes, adoptando el enanismo fiscal.


* La autora es economista.

Be the first to comment

Leave a Reply

%d bloggers like this: