octubre 14, 2019

De promesas y realidades


Por Soledad Buendía Herdoíza *-.


A dos años de desgobierno, el presidente Ecuatoriano Lenin Moreno, a juzgar por lo prometido y lo llevado a cabo en su programa de gobierno, deja en claro, que el discurso no solo presenta una brecha muy difícil de revertir por los incumplimientos de lo prometido, sino que también, demuestra un desconocimiento muy notorio, de las herramientas de negociación que le dejó el expresidente Rafael Correa.

Mientras Moreno hace un gasto de palabras superior al ingreso de ideas y resultados, la imagen de Correa crece en virtud de las obras que se llevaron a cabo durante su gestión. El tamaño de la economía creció 2,1 veces entre 2006 y 2015, pasando de $us 46.802 MM, en 2006, a $us 100.177 MM, en 2015, beneficiando a los trabajadores principalmente. Actualmente con Moreno se intenta firmar un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional para beneficiar a todos aquellos grupos económicos depredadores que estuvieron ligados al gobierno de turno, alineados a sus intereses, no buscando un beneficio para el país.

Correa se retiró del gobierno luego de tres períodos, con un 62% (Fuente: El Comercio.ec), de aprobación a su gestión, Moreno desciende en picada y apenas alcanza un 30% (Fuente: perfiles de opinión). Durante los diez años del Gobierno de la Revolución Ciudadana, se concretaron avances significativos en lo referente a derechos a los trabajadores, prevaleciendo el ser humano sobre capital. Actualmente con las reformas laborales que prepara el ejecutivo se pretende aumentar los despidos en el sector público, eliminar el sábado como día de descanso obligatorio, ampliar el período de prueba de tres meses a tres años. Retrocedemos en derechos.

Pasamos de comprar energía eléctrica, a exportarla. Ecuador ha ejecutado 9 proyectos emblemáticos: Coca Codo Sinclair, Minas San Francisco, Delsitanisagua, Manduriacu, Mazar Dudas, Toachi Pilatón, Quijos, Sopladora y Villonaco, que permitieron generar energía renovable de la manera más eficiente y sustentable, en la década ganada. Con el gobierno actual, varias de estas obras emblemáticas se están destruyendo por falta de mantenimiento.

Entre el 2007 y 2016 el Estado ha asignado $us 13,9 mil millones de dólares a todo el sistema educativo; el gasto público en educación superior como porcentaje del PIB se elevó del 1,1% al 2,0%, porcentaje superior a la mayoría de los países de la región y del promedio de la OCDE (1,4%). Con Correa se invertía en educación, hoy regresamos a las escuelas unidocentes, retiraron los desayunos y los uniformes escolares y se inician los cobros en las escuelas públicas.

El Gobierno de la Revolución Ciudadana, en sus 10 años de gestión, entregó al país 58 hospitales con los mayores estándares de calidad. Se invirtió $us 1.612 millones en proyectos de vivienda, que permitieron que 373.572 familias accedan a una vivienda digna. Este dato significó una inversión 10 veces más que en los cuatro gobiernos anteriores. Cerca de 9.200 niños y adolescentes han sido desvinculados del trabajo infantil y se ha sensibilizado a más de 418.000 personas en esta temática. El turismo es una actividad que estimula el desarrollo económico del país, con un incremento promedio anual de ingreso de divisas del 12% en el período 2007-2015. Estos son algunos ítems del legado de Correa.

De Moreno, apenas podemos decir que su política no ofrece obras, solo un discurso que no termina de convencer, un acuerdo con el FMI para decidir el rumbo económico del Ecuador, y una fuerte negociación con la banca privada. Creemos conveniente para un análisis más profundo, leer las opiniones Internacionales, sobre la marcha de la economía en el período de Correa y el concepto que hoy tienen esos operadores financieros, sobre el futuro de un país, que, pasado éste gobierno, deberá retomar la senda de progreso que hoy perdió.


* Asambleísta ecuatoriana.

Be the first to comment

Leave a Reply

%d bloggers like this: