julio 17, 2019

El vocero del vocero


Por Oscar Silva -.


Quienes gobernaron Bolivia entre 2002 y 2005 constituyeron uno de los grupos políticos más nefastos en la historia reciente del país por el descalabro que dejaron en la economía, convirtiéndolo en un país de “limosneros” y en la convivencia entre bolivianos, con hechos como la masacre de conciudadanos en Warisata y El Alto. Carlos Mesa fue y, por lo visto en lo que va de su campaña, sigue siendo, parte fundamental de ese grupo.

Mesa, con su saga de renuncias a la presidencia, había quedado prácticamente sepultado políticamente en junio de 2005, cuando finalmente hizo realidad su alejamiento de palacio imposibilitado de seguir gobernando el país, por incapacidad propia y la de sus más estrechos colaboradores, muchos de los cuales hoy conforman su entorno de campaña.

Fue el gobierno de Evo Morales que lo resucitó en la vida pública, confiándole la delicada misión de vocero de la causa marítima, seguramente observando por sobre todo su condición de investigador, historiador y comunicador. La evaluación de esa labor corresponde a quienes le encargaron esa misión.

Lo que sí es evidente es que esa labor, desarrollada bajo el manto protector del gobierno, le devolvió presencia ciudadana, le permitió levantar nuevamente la cabeza y, seguramente, fue que, al verlo ahí, su entorno cercano (sus exministros, militantes de partidos desaparecidos y algunos autodenominados intelectuales) creyeron encontrar en el salvador de sus bolsillos y resurgieron sus añoranzas de poder.

Y Mesa está ahí. Rodeado cada vez de menos cantidad de adherentes, incapaz de articular un discurso programático válido que llegue al ciudadano y que pueda convocar su adhesión, incapaz también de poder dirigirse a la gente y tratar de ser convincente, por eso requiere un vocero.

Ese es su karma. En menos de medio año ha tenido que designar siete voceros. Todos han terminado mal su relación con el “líder”, el vocero (destacado en la causa marítima) no puede ser su propio vocero, la gente no le cree, no genera confianza, por eso debe acudir a terceros para que hablen por él.

Mesa le tiene miedo a la prensa, les tiene miedo a las masas, por eso prefiere difundir videos que los graba en la soledad de su casa o reunirse con minúsculos grupos de su círculo más próximo para hacer creer a la ciudadanía que está haciendo campaña.

Pero no es solo eso, la debilidad es mayor cuando su candidato a vicepresidente es un verdadero fantasma, casi un dios, dirán algunos, porque dicen que existe, pero nadie lo ve.

Por eso el tema de la vocería, preocupación casi inexistente en las otras candidaturas, se ha vuelto crucial en Comunidad Ciudadana.

Y no se trata de personas, porque los que pasaron por esa función seguramente tenían las mejores intenciones de hacer bien su trabajo, pero nunca tuvieron los insumos suficientes como para hacerlo. ¿De que programa de gobierno podrían hablar, que propuestas plantearían, que criticas podrían hacer al gobierno? Entonces era mejor guardar un prudente silencio como lo hicieron la mayor parte de los voceros del vocero o, si querían realmente decir algo, salir con temas incomodos con la única finalidad de cobrar protagonismo. Eso le paso al séptimo, el último hasta ahora, porque seguramente ya estará otro vocero en lista de espera, esperando la venia del vocero.

La vocería en el caso de Comunidad Ciudadana no es solo una cuestión casual, ni menos algo anecdótico, porque refleja con claridad la naturaleza y la realidad de esa comunidad que de ciudadana tiene muy poca y que se restringe a un entorno de amigos y oportunistas tradicionales. Esta comunidad no tiene nada que ofrecer al ciudadano, no tiene nada que plantearle al país, por eso se ve cada vez más huérfana de apoyo y de atención de los propios medios opositores, sus primeros “incondicionales” aliados, que cada vez se alejan más del vocero, seguramente porque se dieron cuenta que fue una apuesta equivocada.
El vocero del vocero es un trabajito que pocos querrán aceptar porque prácticamente no hay nada que vocear.

Be the first to comment

Leave a Reply

%d bloggers like this: