julio 23, 2019

Cincuenta años de la Asociación de Bibliotecarios de Oruro


Por Luis Oporto Ordóñez * .


La pasada semana recibimos la visita de Fernando Sandalio, quien llegó a nuestra oficina con su infaltable correspondencia mecanografiada a máquina, una particularidad de su personalidad. Es un privilegio recibir su impecable correspondencia de documentos auténticos, muy diferente a la que se genera a través de las redes sociales. Esa correspondencia adjunta la invitación de la Téc. Ingrid J. Patzy, presidente de la ABO, impresa en serigrafía, para el acto de celebración del 50° aniversario de creación de la Asociación de Bibliotecarios de Oruro, gala que se realiza el viernes 5 de Julio, en el paraninfo de la Universidad Privada de Oruro UNIOR.

Historia sucinta

El 3 de julio de 1979, un grupo de bibliotecarias y bibliotecarios se reunió para dar un paso trascendental en la organización de las bibliotecas de Oruro y enfrentar el desafío de apoyar al desarrollo de la Bibliotecología boliviana. “Imbuidos de un alto sentido de responsabilidad y apego a la vocación y al servicio bibliotecarios”, con ese lema, procedieron al acto formal de creación de la Asociación de Bibliotecarios de Oruro, que designo su primer directorio encabezado por Rodolfo Espinoza, quien documentó esta gesta en su libro Acción bibliotecaria. Ensayo monográfico sobre la Asociación de Bibliotecarios de Oruro, fundada el 3 de julio de 1969, impresa en Oruro, Editora Gráfica Andina, 1998. El acto se realizó en la Biblioteca Central de la Universidad Técnica, considerado como “un laboratorio de la cultura, que acogió a los bibliotecarios de la localidad para dar nacimiento a una entidad que, en el futuro habrá de convertirse en consejera y asesora del funcionamiento técnico de las bibliotecas”.

RECOMENDAMOS: La Asociación de Bibliotecarios de Oruro (ABO)

Rodolfo Espinoza, Guido Perales, Vicente Tejerina, Mario Pinto, Roberto Rocha, Mario Auza y Jorge Fajardo; Emma de Dupleich, Clotilde Calancha y Teresa Calero, formaron la primera directiva, avalada por 19 participantes de la reunión: autoridades del Departamento de Extensión Cultural, Dirección General de Bibliotecas (UTO), Jefatura del Distrito Escolar y Alianza Francesa; representantes de las Bibliotecas Central, Facultativas de Ingeniería Industrial, Nacional de Ingeniería, Economía, Derecho; de los Institutos de Cultura Social, de Investigaciones y de Agronomía, Biblioteca Municipal, bibliotecas de la Empresa Minera de San José, Instituto de Investigaciones Minero-Metalúrgicas, Sociedad de Socorros Mutuos de Artesanos, del Colegio Angloamericano y la Biblioteca Infantil “Mundo de las Maravillas” y cuatro personas naturales. A partir de aquel ideario diseñaron una agenda de trabajo que se concretó en exitosas actividades, entre ellas la publicación de un Boletín Informativo (1969-1975), organización de conferencias [1], cursos de bibliotecología [2], exposiciones y ferias del libro, cursillos de archivística, encuentros de bibliotecarios, trabajos de extensión bibliotecaria en barrios periféricos y el área rural de Oruro, como señala Espinoza en su documentada obra.

Los desafíos de la ABO

A partir de su creación, la Asociación de Bibliotecarios de Oruro se planteó una serie de desafíos históricos como la capacitación y defensa del profesional bibliotecario y ramas afines; para ello se propuso “orientar a los bibliotecarios en la ciencia de la bibliotecología y cooperar en labores de investigación con los catedráticos, profesionales, maestros, profesores, universitarios, estudiantes, escolares, trabajadores y toda persona interesada en la búsqueda de información”. [3] Con entusiasmo notable, incluyeron en sus objetivos la modernización de la ciencia bibliotecológica, enaltecer la profesión bibliotecaria, editar publicaciones especializadas y propiciar el intercambio de ideas y publicaciones. Con buen criterio diseñaron una estrategia, exitosa en todo sentido, enviando a tres miembros de la directiva de la ABO, a becas de capacitación y especialización en Bibliotecología y Archivística. Rodolfo Espinoza, asistió a la Escuela Interamericana de Bibliotecología, en la Universidad de Antioquia en Medellín (Colombia); María Eugenia Escalante, participó en un curso de Clasificación del Sistema Decimal Universal en Brasilia (Brasil); y Clotilde Calancha, se capacitó sobre automatización del servicio bibliotecario, comunicación y tecnología bibliotecológica en Medellín.

Los aportes de la ABO

Los aportes más importantes y significativos de la ABO fue participar y organizar las Reuniones Nacionales de Bibliotecología, realizadas con el apoyo del Centro Pedagógico y Cultural de Portales, la UNESCO y su oficina de enlace en Bolivia y el Instituto Boliviano de Cultura. En efecto, el destino le deparaba una estrecha relación con el Centro Pedagógico y Cultural de Portales (hoy “Simón I. Patiño”) “para contribuir al mejoramiento de la enseñanza, promover una educación de masas y estimular las actividades culturales en Bolivia”, que lideró un inusitado movimiento bibliotecario en el que la Asociación de Bibliotecarios de Oruro participó de forma militante.

Fernando Sandalio, en su “Introducción a la historia de la Asociación de Bibliotecarios de Oruro”, valioso testimonio mecanografiado, enumera las principales actividades de la ABO a partir de 1980, enumerando en su inventario la creación de bibliotecas, campañas de recolección de libros y promoción de la lectura a la par de otras actividades culturales, pero su aporte más notable fue la creación de la Red de Bibliotecas Rurales, con el apoyo de la Dirección de Bibliotecas de la UTO y el CEPROCOOP, logrando instalar bibliotecas en Huari, Challapata, Concepción de Belén, Eucaliptus, Caracollo y Machacamarca y el asesoramiento para la implementación de las Bibliotecas del Sindicato de la Prensa, Cooperativa Paulo VI, Parroquia Rosario, CEMEI, Proyecto Sebastián Pagador, DNI, Fábrica Zamora y muchas otras, como relata F. Sandalio.

La ABO participó en congresos internacionales en representación de Bolivia, como el 34° Congreso Internacional en Buenos Aires organizado por la Asociación Argentina de Bibliotecarios Graduados (2000) y en el Congreso Mundial de la IFLSA, en Argentina (2004). Igualmente tuvo el honor de ofrecer la sede del 3er Congreso Nacional del CPCIB (2006).


* Magister Scientiarun en Historias Andinas y Amazónicas. Jefe de la Biblioteca y Archivo Histórico de la Asamblea Legislativa Plurinacional.


1 Josermo Murillo Vacareza: Cultura como resultado del inconformismo y la rebelión, Walter Aguilar: Derecho de autor, Alberto de Gallo: Poesía boliviana y Augusto Beltrán Heredia: Bibliografía del folklore boliviano.

2 Cursillo de Bibliotecología e Inglés (1969), Curso audiovisual de Bibliotecología (1972), se replicó para los maestros (1974) y en la ciudad minera de Uncía (1975) y Curso de Orientación Bibliotecaria para los maestros de la Unión Bautista Boliviana (1975), y más recientemente, el Curso de Organización y Planificación de Bibliotecas impartido por el Dr. Juan José Fuentes romero, director de Servicios Bibliotecarios en las Bibliotecas de Cádiz y Zaragoza, España.3 Estatuto Orgánico de la Asociación de Bibliotecarios de Oruro.

Be the first to comment

Leave a Reply

%d bloggers like this: