diciembre 14, 2019

Dos revueltas en el cuartel de Carlos de Mesa


Editorial Cambio-.


Carlos de Mesa sufre nuevos dolores de cabeza. Recientemente vio descender su candidatura en la intención de voto y ahora sus aliados en Cochabamba y Chuquisaca protestan por sus listas de candidatos. Quizá por ello optó por “hacer calle”, cambiar de look y, según un portal noticioso, aproximarse a una empresa especializada en fake news y guerra sucia electoral.

Su mala racha se manifestó al elegir sus voceros. Varios incurrieron en errores y renunciaron o se alejaron, como es el caso de Diego Ayo, quien lo dejó mal parado tras revelar pugnas internas por postulaciones y dar a conocer que Comunidad Ciudadana (CC), agrupación de De Mesa, cuenta con un presupuesto aproximado de $us 10 millones para su campaña electoral.

Cuando parecía que el problema había sido superado, vino la denuncia de Óscar Ortiz, aspirante presidencial de la organización Bolivia Dice No, quien dijo que la renuncia de su acompañante de fórmula, Edwin Rodríguez, fue promovida por CC, que “compró” al dimitente.

De manera coincidente, Rodríguez dio un giro de 180 grados y se dedicó a promocionar la candidatura de De Mesa.

Estos dos hechos (junto a su pasado como vicepresidente de Gonzalo Sánchez de Lozada) le pasaron una factura alta a CC, ya que según una encuesta de la empresa Ciesmori, Carlos de Mesa descendió y se ubicó 11 puntos por debajo de la postulación de Evo Morales.

Si se mantiene dicha tendencia, el Jefe de Estado ganaría en primera vuelta las elecciones del domingo 20 de octubre.

A esa mala noticia para Carlos de Mesa se sumaron protestas de sus dirigentes y aliados.

En Chuquisaca, Elsa Guevara, quien es asambleísta departamental del Frente Revolucionario de Izquierda (FRI), aliado de CC, advirtió al expresidente que de no mejorar la lista de aspirantes en ese departamento, se avecina un revés electoral porque los que están no representan a nadie.

La dirigente del FRI sostuvo que De Mesa llegó hace poco a Sucre y que ella intentó hablar con él. “Llegaron dos personas que no nos permitieron siquiera decirle media palabra. Dijeron que ese tema no tenía que verlo el candidato, que está en otra cosa. Solicitamos insistentemente que se genere la oportunidad de hacer las listas de manera que todos conozcamos a quiénes llevamos y que sean los más representativos”.

En Cochabamba ocurre algo similar. Dirigentes de CC protestaron contra Saúl Lara (alto dirigente y persona de confianza de Carlos de Mesa) por lo que consideran la designación a dedo de los postulantes, según los portales noticiosos de Eju tv y Detrás de la Verdad.

Los denunciantes indicaron que en CC se colocó a la secretaria de Saúl Lara como candidata, así como al fotógrafo de esa organización política, pese a que no tendrían méritos políticos suficientes.

Por ello, los dirigentes de Cochabamba pidieron al postulante presidencial resolver ese conflicto.

Mientras tanto, De Mesa ajustó su estrategia y comenzó a aparecer más en las calles, junto a la gente. Por ejemplo, se fotografió en Santa Cruz agarrando un cuñapé, visitando mercados, descendiendo de un microbús o recorriendo la terminal de buses de Minasa (en La Paz).

Sin embargo, en varias de esas fotografías se encuentra con una o dos personas y en algunos casos solo.

Como parte de esa estrategia, el aspirante de CC decidió cambiar de look y no aparecer más con terno y corbata —como antes—, sino mostrarse con chamarra, chaleco, camisa y calzados deportivos.

Además de lo señalado, se informó que la empresa española Llorente & Cuenca, especialista en fake news, “hará la campaña sucia de Mesa”, según el portal noticioso Primera Línea.

Dicha empresa contrató a Carme Artigas, especialista en Inteligencia Artificial y Big Data. Ella “diseñó el plan de redes sociales de Carlos de Mesa, a través de redes neuronales, recopilando números de celular de Facebook y bombardeando con mensajes automatizados”, según ese portal.

En la franja de seguridad de CC se colocó a la secretaria de Saúl Lara como candidata, así como al fotógrafo de esa organización, pese a que no tendrían méritos políticos suficientes, según los denunciantes.

Be the first to comment

Leave a Reply

%d bloggers like this: