febrero 25, 2020

En punto crucial investigación por muerte de poeta Pablo Neruda

Santiago de Chile-. En un momento crucial se encuentra hoy la prolongada investigación sobre la muerte del poeta chileno Pablo Neruda, al aparecer las muestras de sedimentos que el Servicio Médico Legal (SML) se había negado a entregar.

La víspera, el juez Mario Carroza, que lleva el caso, se presentó en la sede del SML junto a representantes de la Policía de Investigaciones y la perito Gloria Ramírez, con la orden judicial para recabar la entrega de esas muestras y de toda la documentación relativa a la cadena de custodia y análisis realizados por esa entidad.

En conferencia de prensa este jueves, Rodolfo Reyes, sobrino de Neruda, y la abogada Elízabeth Flores, explicaron que con este paso finaliza la larga cadena de dilaciones, errores y negligencias del SML para colaborar en el esclarecimiento de la muerte del premio Nobel de Literatura a finales de 1973.

Reyes denunció que el SML, adscrito al Ministerio de Justicia, demoró de manera injustificable la entrega de los sedimentos requeridos por el juez Mario Carroza, y por el laboratorio canadiense que analizó los restos de Neruda, para emitir sus conclusiones definitivas.

En 2017 un panel de científicos del laboratorio canadiense Mac Master y de Dinamarca y España entregaron un informe conjunto al magistrado Carroza en el cual daban cuenta del hallazgo de cantidades mortales de toxina butolínica (Clostridium butolínico) en los restos óseos y en la pulpa de un molar de Neruda.

Ese estudio dejó claro además que el autor de ‘Confieso que he vivido’ tenía cáncer, pero que no murió de caquexia cancerosa, como se planteaba en su falso certificado de defunción.

Según Reyes la aparición de la toxina butolínica en el molar demuestra que esa sustancia debió llegar por el torrente sanguíneo y con ello probaría la participación de terceros en la muerte del bardo, lo que definitivamente quedaría comprobado con el estudio de los sedimentos de suelo obtenidos en los alrededores de la tumba de Neruda.

Por su parte, la abogada Elizabeth Flores recordó que en 2018 no se pudo hacer el análisis de los sedimentos porque entre los Ministerios del Interior y de Justicia no se ponían de acuerdo en cual se debía pagar los trabajos de los peritos.

En febrero último, la Contraloría ordenó al Ministerio del Interior asumir todos los gastos asociados al caso, pero superado ese escollo el SML siguió negándose con todo tipo de argumentos a colaborar en el caso, hasta el punto de negar los resultados de la investigación de los peritos internacionales.

Consideró incalificable la actitud del SML por los perjuicios y demoras provocados a la investigación y achacó la responsabilidad administrativa al director general del SML, Jorge Rubio Kinat, por los errores, desorden y deficiente información entregada a la justicia a lo largo de todo el proceso.

Recordó que, coincidentemente, Rubio Kinat ocupaba un alto cargo en la Clínica Santa María, donde murió Neruda, en la cual también fue obstruida reiteradamente la actuación de la justicia en los comienzos de la investigación.

La jurista señaló que ahora solo queda pendiente la solicitud de las autoridades canadienses para el envío de las muestras que serían analizadas con equipos de última generación para concluir así los estudios del laboratorio Mac Master que establecen la muerte de Neruda por envenenamiento.

Con ello el juez Mario Carroza podría cerrar el sumario y emitir una sentencia definitiva del caso, quedando abierto entonces el camino para comprobar quién o quiénes serían los autores del homicidio.

Be the first to comment

Deja un comentario