agosto 26, 2019

Puerto Rico en erupción


Por Julio A. Muriente Pérez * -.


Todos los ojos del mundo están puestos sobre Puerto Rico. ¿Qué sucede en esa isla-nación caribeña y latinoamericana, sometida al colonialismo estadounidense desde hace 121 años?

El pueblo puertorriqueño se ha lanzado a la calle a protestar, como nunca antes en su historia. Las causas inmediatas tienen que ver con el arresto de altos funcionarios del gobierno colonial-anexionista que encabeza Ricardo Rosselló. Pero la gota que colmó la copa fueron las casi 900 páginas de conversaciones pretendidamente secretas (“chats”) entre Rosselló y sus ayudantes más cercanos, hechas públicas recientemente.

Se trata de cientos de páginas plagadas de insultos, amenazas y agresiones verbales de todo tipo contra dirigentes políticos, personas discapacitadas y fallecidas, mujeres, homosexuales, en fin, una extensísima suma de perversidades e inmundicias contra prácticamente toda la población. De manera que, frente a tan indigna agresión del gobernador y sus allegados, el pueblo puertorriqueño ha generado la más contundente protesta en defensa de su dignidad y respeto.

El reclamo es claro y firme: la renuncia inmediata del gobernador Rosselló y su indeseable equipo de gobierno. Uno a uno ha ido renunciando ante la extraordinaria presión del pueblo; pero Rosselló se obstina en mantenerse en su cargo.

La actual crisis política que enfrenta Puerto Rico tiene antecedentes de enorme trascendencia. El país se encuentra sumido desde hace años en una profunda crisis económica. El gobierno colonial anexionista se ha declarado en quinta, y afronta una deuda superior a los 70.000 millones de dólares. Mientras tanto, el gobierno de Estados Unidos le ha impuesto al pueblo puertorriqueño una Junta de Control Fiscal, no para ayudarnos a salir de la crisis, sino para garantizar el pago a Wall Street y los fondos buitre.
En medio del empobrecimiento progresivo del país, colapsa el llamado “Estado Libre Asociado” y se hace cada vez más evidente la ausencia de poderes del pueblo para enfrentar la situación.

Esa precaria situación se vio agravada aún más, tras el paso de dos imponentes huracanes por Puerto Rico en septiembre de 2017, cuyo impacto sacó a relucir impresionantes rasgos de pobreza, desigualdad, falta de planificación y, sobre todo, la incompetencia, negligencia y desdén gubernamental.

De manera que la erupción social que se vive hoy en Puerto Rico exige la renuncia inmediata del gobernador Rosselló y los suyos, pero va más allá. Es una gran protesta de carácter patriótico-nacional, donde los componentes éticos y morales van acompañados de un profundo amor al país y de una creciente insatisfacción y rechazo a las instituciones gubernamentales y a las causas primeras que explican por qué Puerto Rico ha llegado a semejante grado de ingobernabilidad y de crisis social, económica y política.

En otras palabras, va siendo cada vez mayor la comprensión del colonialismo —es decir, la ausencia de poderes para tomar decisiones soberanas— como contradicción principal de todo cuanto acontece. Que no basta con que el gobernador renuncie, solo para ser sustituido por un funcionario igual o peor.

Qué rumbo seguir, como superar el colonialismo en crisis Mb y gran descredito, qué alternativa económica y social tiene Puerto Rico ante sí, constituye el gran debate, el gran reto a futuro.

Por lo pronto, el pueblo puertorriqueño está en pie de lucha, mostrando una ejemplar sensibilidad y disposición a hacer de su patria un país mejor, en el que florezcan la dignidad, el respeto y la libertad.

De Nuestra América y el mundo esperamos la solidaridad de siempre, redoblada con entusiasmo y confianza. La nuestra es una lucha desigual y compleja, pero aquí estamos, levantando orgullosos u orgullosas nuestras banderas, en este momento tan singular de nuestra historia.


* Catedrático Universidad de Puerto Rico. Movimiento Independentista Nacional Hostosiano (MINH) de Puerto Rico

Be the first to comment

Leave a Reply

%d bloggers like this: