septiembre 18, 2019

Bolivia rechaza postura de EE.UU. sobre lucha antinarcóticos

La Paz-. La desaprobación de la lucha antinarcóticos de Bolivia por Estados Unidos no es sorpresa, afirmó el ministro de Gobierno, Carlos Romero, y anunció que esperan el informe de Unodc, considerado el de validez para el país.

Romero rechazó la postura del Gobierno estadounidense sobre el tema, similar a la de todos los años, ‘pero nosotros estamos esperando el informe válido de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc) fijado para el 22 de agosto, publicó hoy el periódico Cambio.

Destacó que los bolivianos son conscientes de los logros alcanzados en la lucha contra el tráfico de drogas y del compromiso con la comunidad internacional, fundamentalmente en la reducción de cocales.

A su juicio, el informe tiene un enfoque ‘político e ideológico que responde a una filosofía y a una visión de la vida, porque para ellos (Estados Unidos) es más un enemigo un campesino que una organización criminal.

Señaló varias contradicciones en las conclusiones del documento donde se condena a Bolivia que redujo del 20 al 10 por ciento los cultivos de coca en la región y aprueba a Colombia que triplicó la superficie de la hoja, mientras resultaban sorprendentes elementos positivos como reconocer que el 41 por ciento de la cocaína que circula en el país es producida en Perú.

Consideró a este último un elemento novedoso porque planeta de manera objetiva que el principal problema de la nación andino amazónica es ser un territorio de tránsito para los narcotraficantes.

Asimismo, destaca la promulgación del nuevo régimen legal referido a la Ley General de la Coca y de Sustancias Controladas y mencionan mejoras claves como un procedimiento para el pago de informantes, juicios abreviados, confiscación de activos y un marco para escuchas telefónicas relacionadas con drogas.

El presidente Evo Morales, expulsó a la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA) en 2008 y a la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo (Usaid, por sus siglas en inglés) en 2013, consideradas instrumentos de injerencia en los asuntos internos y de chantaje político.

Un año después, Bolivia comenzó una estrategia diferente contra las drogas, una política pacífica, de coexistencia y coordinación permanente con los actores involucrados, con lo cual obtuvo mejores resultados, según datos oficiales.

De acuerdo con el Plan de erradicación de la coca ilegal, el Gobierno prevé en 2019 la destrucción de al menos 10 mil hectáreas de cultivos ilícitos a escala nacional para mantener las 22 mil que establece la Ley General de la Coca.

Be the first to comment

Leave a Reply

%d bloggers like this: