septiembre 22, 2019

Las interrogantes sobre Sak´a Churu

El funcionamiento del nuevo relleno sanitario en Sak’a Churu está bajo la lupa de la población y de las autoridades nacionales y departamentales por las denuncias realizadas por expertos geólogos y la Gobernación de La Paz, porque comenzó a operar sin contar con la respectiva licencia ambiental, lo que dará paso a sanciones económicas o administrativas.

A estos hechos se suma la denuncia del concejal Jorge Silva, quien encontró al menos ocho irregularidades, entre las cuales se cuenta que el nuevo vertedero no tiene un proyecto a diseño final ni la escritura pública que acredite que los que vendieron el terreno tenían la propiedad legal de este predio.

A la cadena de anomalías se suma el hecho de que no existen formularios de pago de impuestos al Gobierno Municipal de Achocalla, no hay plano de ubicación del predio, menos un informe económico sobre la operación financiera.

Hay que recordar que en pasados días comunarios de Achocalla denunciaron que fueron despojados de sus predios porque la Alcaldía de La Paz adquirió el terreno a supuestos avasalladores que entregaron un folio real que corresponde a otro terreno que está ubicado en Pucarani. Los denunciantes pidieron que se haga una confrontación y verificación de los documentos.

A estas presuntas ilegalidades se suma la denuncia del decano de la Facultad de Ciencias Geológicas de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), Germán Núñez Aramayo, quien manifestó que el nuevo relleno sanitario de Sak’a Churu es “totalmente inestable”, por lo tanto no es apto para recibir basura.

La autoridad explicó que la zona es un torrente de barro que generó un terreno arcilloso; por el subsuelo corre agua y además presenta una falla geológica. En síntesis: Sak’a Churu enfrentará los mismos problemas que tuvo el vertedero de Alpacoma.

El investigador recordó que hace 15 años se opuso a la instalación de este relleno sanitario, pero las autoridades ediles hicieron oídos sordos, y la consecuencia fue el deslizamiento de 200 mil toneladas de basura y 10 mil metros cúbicos de lixiviados que afectaron los ríos que pasan por la zona.

Para la consolidación de Sak’a Churu se requieren estudios que determinen el caudal y la profundidad de las aguas que corren bajo el terreno arcilloso, identificar las zonas de recarga o de infiltración y utilizar modernos sistemas de compactación para evitar filtraciones y accidentes como los ocurridos en anteriores oportunidades en el viejo vertedero.

En tanto, el gobernador paceño, Félix Patzi, anunció que su despacho sancionará a la Alcaldía de La Paz por haber comenzado a operar en el relleno sanitario de Sak’a Churu sin contar con la licencia ambiental. La sanción se establecerá en función de una evaluación técnica.

El pasado martes, tras 13 años de actividades, Alpacoma cerró sus puertas, pero deja profundas heridas en el medio ambiente, producto del colapso en enero de este año, lo que además causó daños en la salud de 18 personas. También hay una investigación que está en curso por parte del Ministerio Público, pues hay una imputación formal en contra del alcalde de La Paz, Luis Revilla, por delitos contra la salud pública e incumplimiento de deberes.

La población se hace varias preguntas: ¿por qué la Alcaldía no tramitó la licencia ambiental antes de poner en funcionamiento el relleno sanitario de Sak’a Churu? ¿Por qué no se realizaron todos los estudios técnicos antes de poner en marcha el nuevo botadero? ¿Por qué el Alcalde de La Paz se victimiza antes de responder con informes técnicos/legales sobre las causas del colapso del relleno sanitario de Alpacoma?

Sin duda, las autoridades de la Alcaldía paceña deben responder de forma transparente y urgente a estas interrogantes para que Sak’a Churu posea todas las condiciones para ser el nuevo vertedero y no haya deslizamientos que pongan en peligro a la población o se genere otra crisis de la basura.

Be the first to comment

Leave a Reply

%d bloggers like this: