septiembre 24, 2021

La ayuda externa acompaña el esfuerzo boliviano


Editorial Cambio-.


Algunos sectores insisten en que se declare el desastre nacional por el incendio en la Chiquitania, sin embargo, esa medida es innecesaria ya que fluye la ayuda internacional, disminuyeron los focos de calor, ya está vigente una declaratoria de emergencia nacional y el Estado cuenta con los suficientes recursos económicos y técnicos para seguir combatiendo el siniestro.

El pedido de declaratoria de desastre se visibilizó en autoridades de la Gobernación cruceña, así como en grupos de activistas que salieron a marchar la noche del miércoles en la ciudad de La Paz. Ellos consideran que la declaratoria de desastre nacional activará la ayuda internacional.

Empero, la cooperación internacional ya está presente sin la declaratoria de desastre. El canciller Diego Pary detalló ayer que la ayuda externa que recibió el país hasta la fecha supera los 2,2 millones de dólares.

De la CAF se recibieron 300 mil dólares; del Banco Interamericano de Desarrollo, 200 mil dólares; de Naciones Unidas, 150 mil dólares; de Fonplata, 100 mil dólares; de la FAO, 500 mil dólares, y del ALBA, 1 millón de dólares.

Al respecto, Stephane Dujarric, portavoz del secretario general de la ONU, António Guterres, dijo que ese organismo internacional trabaja “con el Gobierno de Bolivia, que se ha puesto en contacto con la ONU para intentar conseguir apoyo en sus esfuerzos para luchar contra los incendios”.

En respuesta, el presidente Evo Morales agradeció el respaldo del organismo internacional.

“Saludamos al secretario general de la @ONU_es, @antonioguterres por coordinar con autoridades nacionales la ayuda ofrecida por esa institución para combatir el incendio de la Chiquitania en el marco de la corresponsabilidad estipulada en el Acuerdo de París. #UnidadEnLaAdversidad”, tuiteó ayer el Jefe de Estado.

Por su lado, la Unión Europea (UE) ha pedido del Gobierno boliviano activar “inmediatamente un operativo internacional de apoyo a la lucha para contener los incendios en la zona de la Chiquitania”, y decidió enviar al país un emisario.

Perú colabora con dos helicópteros de alta capacidad de transporte de agua para combatir el fuego.

Estados Unidos envió 10 expertos (seis estadounidenses y cuatro costarricenses). Francia está ofreciendo horas de vuelo para cinco helicópteros que se incorporan al trabajo hasta el fin de semana.

El Reino Unido designó a dos expertos que están trabajando en la región de la Chiquitania, mientras que Argentina hizo posible la llegada de 200 brigadistas para unirse a los más de 4.000 militares, policías y civiles bolivianos que combaten el siniestro.

En otras palabras, la cooperación internacional está fluyendo sin necesidad de declarar desastre nacional.

A ello se debe añadir que disminuyeron los focos de calor desde que el presidente Evo Morales puso en marcha el Gabinete de Emergencia Ambiental y encabezó personalmente el megaoperativo denominado Plan Tajibo para combatir el fuego.

El 17 de agosto de registraron 8.461 focos de calor y hasta ayer se tenían unos 342 en la Chiquitania. Es decir, una baja considerable, aunque los vientos pueden hacer variar esa cifra.

También se activó una declaratoria de emergencia (aprobada en febrero debido a fenómenos climatológicos en otra región del país) para facilitar la canalización de la ayuda internacional.

El Ejecutivo declaró también una “pausa ecológica” que significa la prohibición para la reventa de terrenos en la Chiquitania.Otro de los motivos por los cuales no se puede declarar desastre es que la Ley 602 exige que esa medida sea asumida solo cuando las capacidades económicas y técnicas del Estado sean superadas por la desgracia, extremo que no ocurrió ya que el Estado tiene el dinero y la fortaleza para seguir peleando contra el siniestro.

La cooperación internacional fluye sin la declaratoria de desastre. El canciller Diego Pary detalló que esa ayuda supera los 2,2 millones de dólares.

Be the first to comment

Deja un comentario