octubre 20, 2019

Colaboración médica cubana en la exuberante Amazonía boliviana

Beni, Bolivia, – En la Amazonía boliviana los pobladores de Tumichucua viven apegados a un apacible lago y a su islilla en forma de gota, un escenario casi virgen defendido con orgullo por ancianos y su descendencia.

Distante unos 27 kilómetros de la ciudad de Riberalta, en el departamento de Beni, disfrutan de un paraje privilegiado por sus riquezas naturales y la relativa lejanía del bullicio citadino.

Es una bendición vivir en esta tierra junto a la laguna y su isla, nos dedicamos a la pesca, la agricultura, con eso sustentamos a la familia y los fines de semana vendemos a los visitantes refrescos, locro de gallina (caldo típico) entre otras delicias de la gastronomía, comentó a Prensa Latina el líder de los comuneros, Ricardo Rivero.

Numerosas variedades de aves, monos, ardillas, lagartos y peces de hasta dos metros de largo como el paiche encuentran refugio en dicho sitio, declarado área protegida.

Acostumbrada a dar la bienvenida a viajeros, la gente de Tumichucua que en lengua tacana significa isla de los motacuses (frutas de un árbol abundante en la localidad), recibió con igual hospitalidad a un grupo de médicos cubanos.

Por vez primera los comuneros acogieron en sus casas a un equipo de doctores quienes viajaron hasta allí a fin de determinar las principales enfermedades que los aquejan y facilitar la atención especializada para cada caso.

Algunos con dificultades en la visión fueron remitidos a la clínica oftalmológica Cuba-Bolivia situada en Guayaramerín (Beni), en la frontera con Brasil, explicaron los galenos.

Luego de un recorrido tocando puerta por puerta, conversando con los vecinos y esbozando todo un plan para dar respuesta a las necesidades detectadas, mujeres y hombres de Tumichucua prepararon una cena con el propósito de agasajar a los médicos, llamados hampina runa en quechua (persona que cura).

A la primera visita le siguió otra incluida en la modalidad de proyecciones comunitarias, una práctica encaminada a asistir a los pacientes en sus propias viviendas, incluso a los que habitan en la exuberante región amazónica donde es posible toparte lo mismo con un diminuto zunzún que con un jaguar.

La colaboración médica cubana es resultado del acuerdo firmado en 2005 por el presidente boliviano, Evo Morales, y el líder histórico de la revolución cubana, Fidel Castro, el cual propició además del envío de brigadas a lugares apartados, el impulso al programa oftalmológico Misión Milagro.

Be the first to comment

Leave a Reply

%d bloggers like this: