octubre 15, 2019

El sur también existe


Por Soledad Buendía Herdoíza * -.


Cuando el 8 de diciembre de 2004, en Cuzco (Perú), en la Tercera Cumbre Suramericana fue creada la UNASUR (Unión de Naciones Suramericanas), como comunidad política y económica, los doce países que asumieron la responsabilidad de integrarla, a saber Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela, vivían otras realidades, pero bajo un mismo pensamiento de progreso, firmaron el acuerdo de cooperación que parecía ser el puntapié inicial, de un mercado común, con un futuro prometedor.

La unión hace la fuerza y la fuerza era y es, negociar mejores precios en bloque, en el mercado internacional que siempre en la maniobra individual, se llevó los mejores y más convenientes acuerdos. Tentar la integración regional con libre circulación creando más y mejores oportunidades, mejorar los aranceles, cooperar en áreas como la tecnología, la educación, el fomento de las comunidades a través de los programas de formación y apoyo cooperativo, etc., eran algunos de los ítems de los términos que pretendía atender la UNASUR.

Que el Ecuador fuera la Sede, fue sin lugar a dudas una puerta importante para la proyección del país, como centro de operaciones y ventana al mundo. Que el gobierno del Ecuador de Lenin Moreno hoy dilapide esa posibilidad, retirándose, no es un error de cálculo, es una maniobra a la que nos tiene acostumbrados la derecha, cuando del progreso y la liberación de sus sometidos se trata.

Las bases militares de EE.UU. que Correa no permitió, hoy son un hecho bajo el mandato de Moreno. La persecución sistemática del expresidente y todo aquel que sea parte de la Revolución Ciudadana, líder indiscutido de la mejor década de progreso de los ecuatorianos, es estratégica, y un acuerdo oscuro por llevar la derecha al poder y poner en manos de la oligarquía, el poder de la Nación, ergo, permitir a los amos del Norte, avanzar en su mapa político y estratégico, captando adeptos, a cambio de sórdidos pactos de favores económicos, y promesas de lucrativa prosperidad para la rancia aristocracia de los conquistados.

En el arte de la guerra de Sun Tzu, queda claro que la estrategia, es el arma más poderosa aplicada en cualquier terreno. En el ajedrez político, la defensa Nimzo indio de Rey, aparenta fuerzas, que solo son debilidades a la hora de pretender ganar terreno.

Ecuador con su salida de la UNASUR relega lo más preciado de su soberanía, la libertad de acción, debilita al bloque al que perteneció, y sienta un precedente que difícilmente pueda revertirse en el futuro inmediato, porque se relega soberanía y se olvida que… el Sur de ésta América saqueada y vilipendiada por los “Malinches”, este Sur que jamás bajará los brazos frente a las traiciones, más Revolucionario que nunca, el Sur al decir de Benedetti, también existe y redobla la apuesta.


* Asambleísta ecuatoriana.

Be the first to comment

Leave a Reply

%d bloggers like this: