diciembre 11, 2019

Hans Kelsen

Por Farit L. Rojas Tudela * -.


El pasado 11 de octubre se recordó 138 años del nacimiento de uno de los grandes juristas de Europa y el mundo, nos referimos a Hans Kelsen.
Kelsen nació en Praga en el seno de una familia judía sin convicciones religiosas arraigadas. Antes de cumplir 3 años el pequeño Kelsen junto a su familia abandonó Praga y se domiciliaron en Viena. Kelsen siempre se consideró vienés.

En su juventud Hans sentía una inclinación por la literatura y la filosofía, sin embargo, por razones prácticas y económicas inicia sus estudios en 1901 en la Facultad de Derecho de la Universidad de Viena. El 18 de mayo de 1906 se graduó de Derecho con una tesis sobre el pensamiento jurídico de Dante Alighieri.

Culminado sus estudios Kelsen se planteó la idea de dedicarse a la vida universitaria, pero uno de sus profesores, Edmund Bernatzik, le advirtió con toda sinceridad que por su condición de judío era muy difícil que ingrese a la Facultad.

En 1911, pese a las advertencias de Bernatzik, Kelsen obtuvo la habilitación con un trabajo titulado “Problemas capitales de la Teoría del Derecho del Estado”. En 1912 contrajo matrimonio con su única esposa Margarette Bondi, joven vienesa de familia acomodada.

En 1914 estalla la Primera Guerra Mundial, y es llamado a integrar las filas del ejército, pero por razones de una pulmonía mal curada y por su condición de jurista, es enviado a tareas organizativas, allí conoce al general de Guerra del Imperio Austrohúngaro Stóger-Steiner quien lo nombra su asesor jurídico, fue por esta casualidad que Kelsen asistió en primera fila a la caída en 1919 del Imperio Austrohúngaro.

Finalizada la primera guerra mundial en 1918 la posición de Kelsen para ingresar a la Universidad de Viena como profesor había cambiado, tenía buenos contactos y ocupó casi de inmediato la cátedra de Ciencias del Derecho y del Estado.

En 1919 el canciller socialdemócrata de la nueva República de Austria, Karl Renner le encargó el primer borrador de la Constitución de la nueva República. Kelsen planteó un estado federal y un Tribunal Constitucional configurado como defensor y garante de la Constitución. La inclusión de un tribunal de Derecho en la Constitución austriaca de 1920 desató su polémica con Carl Schmitt.

En 1921 Kelsen fue nombrado magistrado del Tribunal Constitucional hasta que fue cesado en 1930.

En 1925 reunió en un solo tomo algunas de sus intervenciones sobre el Estado, y publicó su “Teoría General del Estado”, libro fundamental en la historia del Derecho Público.

En 1930 abandonó la Universidad de Viena y se traslado a la Universidad de Colonia, donde cultivó la amistad del entonces alcalde de Colonia: Konrad Adenauer (futuro Canciller de la República Federal de Alemania). En Colonia se hizo cargo de la Cátedra de Derecho Internacional, si bien era un tema colateral de sus estudios de Teoría del Estado será a partir de este momento la cátedra que ocupará en otras universidades hasta el día de su muerte.

En 1933 se trasladó a Ginebra al Instituto de Altos estudios Internacionales, es en esta ciudad en la que se obliga a dominar el francés, una muestra de ello es la publicación de la primera edición de su célebre “Teoría Pura del Derecho” en 1934.

En 1936 la universidad holandesa de Utrecht y la norteamericana de Harvard le otorgan el doctorado Honoris Causa. Kelsen tenía ya 55 años y el ambiente en Europa anunciaba la guerra. Volvió a Praga, pero tuvo problemas con estudiantes nacional-socialistas, empezó a recibir amenazas de muerte y a mediados de 1938 retornó a Ginebra.

La segunda Guerra Mundial estalla en 1939, Kelsen deja Ginebra y se traslada a Estados Unidos, confiado en el doctorado que Harvard le concedió años atrás. Pero había un problema: Kelsen no hablaba inglés y se enfrentaba a un sistema de Derecho poco afecto a las abstracciones de su Teoría Pura del Derecho.

En 1940 Kelsen obtuvo su cuarta y última nacionalidad (después de la checa, la austriaca y la alemana). Gracias a los oficios del jurista Roscoe Pound pudo impartir docencia en la Universidad de Harvard.

En 1942 tuvo que abandonar muy a pesar suyo Harvard y aceptar la invitación como profesor visitante de Derecho Internacional en la Universidad californiana de Berkeley, en la que en 1945 logra el puesto de profesor ordinario de Derecho Internacional y publica la “Teoría General del Derecho y del Estado” una de las obras más leídas de Kelsen. En castellano fue publicada en 1949 en traducción de Eduardo García Máynez.

Al culminar la guerra Kelsen colaboró con las autoridades norteamericanas en la organización de los territorios ocupados de Alemania y Austria, así como en los procesos de Núremberg.

La fama de Kelsen era inmensa, viajó a la Argentina, México y al Brasil a impartir conferencias. En 1952 regresó a dar clases a Ginebra, a La Haya, a Colonia, a Viena, a Ámsterdam y a Berlín. En 1961 y al cumplir los 80 años recibió el doctorado honoris causa de la Universidad de Viena.

A comienzos de 1973 muere su esposa, y agobiado por la tristeza y la soledad Hans Kelsen muere un 19 de abril de 1973. Kelsen no reposa en Berkeley, de acuerdo a su última voluntad sus cenizas fueron dispersadas en el océano Pacífico.

En 1979 se publica “Teoría de las normas”, un texto voluminoso en el que Kelsen estuvo trabajando los últimos años de su vida, en particular desde 1960, y bajo la preocupación de otorgar un estudio a la lógica del Derecho. El texto fue traducido al español en 2018 y presenta una nueva reformulación de su teoría pura del Derecho, una más y posiblemente, salvo que salgan a la luz nuevos textos, la última.


* Abogado, Master en Investigación y Doctor en Ciencias bajo la mención Justicia. Actualmente es profesor de Teoría General del Derecho y Pluralismo Jurídico de la Carrera de Derecho de la UMSA.

Be the first to comment

Leave a Reply

%d bloggers like this: