diciembre 5, 2019

La autoproclamada presidenta interina de Bolivia juramenta al gabinete de facto

Más temprano, Áñez designó a Carlos Orellana Centellas como nuevo comandante en jefe de las Fuerzas Armadas.

Este miércoles, la autoproclamada presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, tomó juramento del gabinete del Gobierno de facto.

Un día después de autoproclamarse presidenta interina de Bolivia, Áñez nombró a Jerjes Justiniano, en la Presidencia; Arturo Murillo, en el Ministerio Gobierno; y Karen Longaric, en la cartera de Relaciones Exteriores.

En el Ministerio de Justicia, Áñez nombró a Álvaro Coimbra Cornejo, mientras que Fernando López Julio fue elegido para ocupar la cartera de Defensa.

Además, Marco Samuel Ordoñez fue nombrado ministro de Desarrollo Rural; Yerko Núñez, titular de Obras Públicas; y María Elva Pinckert, en Medio Ambiente y Aguas.

«Esta presidencia transitoria se desarrollará con un respeto absoluto al orden constitucional», dijo Áñez, tres días después de que Evo Morales renunciara por la presión del titular de las Fuerzas Armadas, y ante el riesgo que corrían él y su familia por el ataque violento de grupos opositores.

Durante su discurso en el Palacio de Gobierno, Áñez dijo que Bolivia «vive momentos históricos». «Por ello he asumido con mucha responsabilidad la tarea de pacificar nuestra patria», señaló la autoproclamada.

Más temprano, Áñez designó a Carlos Orellana Centellas como nuevo comandante en jefe de las Fuerzas Armadas (FFAA), cambiando así a la máxima autoridad militar tras el golpe de Estado que derrocó a Evo Morales.

Además del mando superior castrense, asumieron cargos los generales Pablo Guerra (Jefe del Estado Mayor), Iván Inchauste (comandante del Ejército), Ciro Álvarez (Fuerza Aérea Boliviana) y Moisés Heredia (Armada Boliviana).

Negación del golpe

«Bolivia no vivió ningún golpe de Estado», declaró Áñez durante la juramentación de los ministros de su gabinete de facto. Más temprano, la senadora que asumió el martes como presidenta de Bolivia pese a la falta de quorum en el Parlamento, declaró que el país andino vivía una «reposición de la legalidad constitucional».

Por su parte, Morales ha tildado de «artero, inconstitucional, ilegal y delictivo» el golpe de Estado en su contra, y este miércoles acusó a Washington de estar detrás de su forzada renuncia.

«El golpe de Estado que provoca muertes de mis hermanos bolivianos es una conspiración política y económica que viene desde EE.UU.», escribió el mandatario depuesto desde México, en donde se encuentra asilado.

La autoproclamación de Áñez generó una serie de protestas en La Paz, Santa Cruz y Cochabamba que fueron reprimidas por las Fuerzas Armadas y la Policía con el uso de balas de goma y gases lacrimógenos. Roberth Ariel Calizaya Soto, de 20 años, falleció este miércoles tras recibir un impacto de bala durante enfrentamientos entre seguidores del Movimiento al Socialismo (MAS) y grupos que apoyan el golpe de Estado en la ciudad de Montero, departamento de Santa Cruz.

En este violento escenario, Evo Morales ha hecho un llamado al diálogo. «Si puedo aportar con mi presencia a la solución pacífica que pare la violencia y cuide la vida, lo haré por mi querida Bolivia», tuiteó.

Be the first to comment

Leave a Reply

%d bloggers like this: