diciembre 6, 2019

Bolivia y el racismo de un gobierno de facto

La Habana-. Bolivia corre el riesgo de una limpieza étnica, si la autoproclamada presidenta, Jeanine Añez, y sus patrocinadores militares no garantizan elecciones, precisa hoy un artículo del Centro de Investigaciones sobre Globalización.

De acuerdo con el estudio, el golpe de Estado en Bolivia podría tener consecuencias geoestratégicas a lo interno de la nación, a menos que los manifestantes logren presionar para el cese de la violencia y la convocatoria a nuevas elecciones.

El texto firmado por el analista político Andrew Korybko, califica de supremacista cristiana a Añez, quién ‘alberga puntos de vista extremadamente racistas hacia la población indígena de su país’.

La investigación señala que la agenda de los golpistas hipernacionalistas recae en limpiar étnicamente a la población indígena de las ciudades y regresarla al campo ‘donde sus partidarios racistas creen que pertenecen para que las partes civilizadas del estado puede llegar a ser puramente cristiano’.

El empoderamiento socioeconómico que posibilitó las políticas del presidente Evo Morales durante los 13 años de gestión molestó a algunos de los mestizos, lo que provocó según refiere el artículo, ‘la ira y las opiniones racista-fascistas hacia el líder indígena’.

Para Korubko, los golpistas planean convertir al país sudamericano en esclavos del sistema neoliberal, ‘en ciudadanos de segunda clase una vez más’.

Le corresponde al pueblo en protesta hacer todo lo que esté a su alcance para ejercer una presión internacional sustancial sobre el gobierno de facto, para evitar un peor escenario de discriminación y pobreza, puntualiza el escrito.

Be the first to comment

Leave a Reply

%d bloggers like this: