enero 28, 2020

Evo Morales da por descontado que el MAS ganará en primera vuelta de Bolivia en 2020

BUENOS AIRES (Sputnik) — El expresidente boliviano Evo Morales intenta dirigir desde Buenos Aires la campaña electoral de su partido, el Movimiento Al Socialismo (MAS), y aunque no puede ser el candidato da por descontado su triunfo en las elecciones que se celebrarían en el primer semestre de 2020, según dijo en entrevista exclusiva con Sputnik.

—  ¿Por qué decidió venir a Argentina?

—  En primer lugar, Argentina era más cerca de Bolivia. Segundo, el nuevo Gobierno, el nuevo presidente hermano Alberto Fernández, nos garantiza también seguridad, por eso estamos acá.

— En México también tenía seguridad como asilado.

— Seguridad, también garantía, pero repito nuevamente, Argentina es más cerca de Bolivia.

— ¿Qué espera de su estadía aquí?

— Agradezco al pueblo argentino, mucha solidaridad y apoyo, y (estoy) recibiendo casi cada día visitas que vienen de Bolivia, mis compañeros, mis autoridades e incluso mis familiares; ésa es la ventaja fundamental que tengo en Argentina.

— Pero ¿qué espera en concreto de su estadía aquí?

— Seguir coordinando movimientos sociales, militantes, autoridades y aportar hacia la campaña que el próximo año va a haber elecciones generales.

— ¿Cuál sería su aspiración?

— Que ganemos, que vamos a ganar en primera vuelta. Pese a tantos problemas, el MAS en todas las encuestas de la derecha seguimos siendo primeros, y eso es una gran ventaja. Hicimos un logro decisivo al renunciar frente al golpe de Estado; Evo sin policías, sin Fuerzas Armadas, sin la OEA (Organización de los Estados Americanos) y toda la derecha unida, para evitar en mi gestión una masacre, renuncié y convoqué ahora estas elecciones (en las) que sigue primera en las encuestas, es la voluntad que tiene nuestro movimiento político.

— Usted entró a Argentina como asilado y comenzó a tramitar el estatus de refugiado ¿Tiene condición de asilado o de refugiado?

— Entré como asilado y pedí tramitar el refugio. Hasta mi información, está en trámite, está todo garantizado, tengo todas las garantías correspondientes.

— ¿Cambia algo para usted ese estatus?

— Me recomendaron, según información legal, (tanto) mis compañeros bolivianos como en Argentina, ser refugiado.

— Pero ¿qué cambia?

— Casi nada, son temas legales internos, es casi una cuestión de forma entre asilado y refugiado.

— El gobernador de (la norteña provincia argentina de) Jujuy, Gerardo Morales, lo ha invitado a viajar a su provincia. ¿Piensa ir?

— Ni me he informado por medios de comunicación ni tengo invitación oficial.

— Lo ha dicho públicamente.

— No he recibido.

— En caso de que lo inviten, ¿iría?

— En todo caso tengo que preguntar al Gobierno nacional si me recomienda, en todo caso, toda invitación será siempre bienvenida.

— ¿Qué pasará con el encuentro que ha promovido el 29 de diciembre? ¿Lo hará en Buenos Aires o en el norte?

— Está convocado acá, es una reunión, una evaluación de planificación y habrá reunión de convocatoria de encuentro nacional de militantes y simpatizantes. Los movimientos sociales comprometidos con la política del MAS-IPSP (Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos).

— ¿Qué pretende sacar de esa reunión?

— Una convocatoria para un encuentro nacional, y ese encuentro nacional decidirá quién va a ser el candidato a presidente.

— ¿Dónde será ese encuentro nacional?

— Eso tenemos que consultarlo.

— ¿Puede delimitar el país?

— Puede ser Bolivia como Argentina. La reunión está para consultar.

— ¿Se va a decidir por votación?

— No, se toma por consenso. Repito, no es para elegir al candidato a presidente, sino para elegir dónde va a ser el encuentro nacional para decidir quién va a ser el candidato o candidata.

— ¿Me podría contar qué candidatos pueden tener más fuerza?

— No puedo, tengo que evitar como presidente del MAS-IPSP porque hay precandidatos, regiones, sectores sociales que expresarán qué candidato tiene más fuerza y qué candidato unifica a nuestro movimiento político.

— Pero como máximo representante del MAS, usted tiene mucha fuerza.

— Vamos a ver, siempre hicimos elecciones primarias, aunque no son legales pero legítimas, aunque cuando Evo era candidato no había debate, Evo y punto.

— Pero con todos los candidatos sobre la mesa…

— No puedo, en este momento como presidente y dirigente histórico del MAS, comentar «éste es el mejor». Entiéndame.

— ¿Qué rasgos debe tener el futuro candidato?

— Que una a nuestra militancia y que capte los votos, que no es solamente la militancia.

— ¿Y eso de qué dependerá?

— De la evaluación que hagamos.

— Hay disensos en el MAS. Ningún candidato aúna consensos en todos los sectores. Por eso su apoyo es fundamental. ¿Qué fuerzas están en juego?

— No voy a comentar nada de eso.

— ¿Se presentaría como candidato a vicepresidente?

— Nunca lo había pensado.

— ¿Por qué no?

— No está en nuestros planes. Me sorprende…

— ¿Cree que podría ser posible?

— No he pensado ni soñado.

— ¿Existe el peligro de que el MAS sea proscrito?

— Políticamente, si intentaran serían antidemocráticos. La mitad de la población no tendría qué votar. Ésos son los fascistas racistas. En segundo lugar, no van a poder legalmente. Por ley todos los que han participado en las últimas elecciones tienen que participar. En las últimas elecciones del 20 de octubre, el partido que no obtiene más del 3% (de los votos) pierde su legalidad. Alguien puede pensar que el MAS, primera fuerza política, ¿se proscriba? Tercero, no tengo ningún tema pendiente con el Tribunal Supremo Electoral, ¿qué podrían inventar?

— En el caso de que el MAS sea proscrito…

— No pueden. Todos los que han participado, participan.

— El de Jeanine Áñez es un Gobierno de facto.

— Pero sería antidemocrático. Eso es llevar a que el 50% (de la ciudadanía) no participe.

— Al presentarse a unas elecciones que establece una usurpadora del poder…

— Antes de mi renuncia, todo para pacificar, dije: que haya nuevas elecciones. No es una propuesta del Gobierno fascista, golpista. Todo por Bolivia. Evo es renunciado por pacificar Bolivia. Renuncio, aunque gané en primera vuelta mi candidatura, y presento nuevas elecciones. Es un aporte para buscar soluciones pacíficas en democracia.

— ¿Por qué cree que el Gobierno de Áñez se ha consolidado aunque no tenga legitimidad?

— No sé. Si no fuera por la policía y las fuerzas armadas, no habría Gobierno de facto.

— ¿Usted minusvaloró a las Fuerzas Armadas? ¿Qué condiciones había en Bolivia para que se haya militarizado la política?

— Totalmente antidemocrático, pero dentro de las fuerzas armadas, los oficiales de rango inferior están cuestionando. Comandantes, excomandantes están cuestionados.

Solo comento dos cosas: a los oficiales del campo los han acuartelado; a los oficiales de la zona del trópico, no les dejaron salir a la represión. ¿Qué dijeron los oficiales? Está al frente mi mamá, mi papá, no voy a disparar. Los pilotos: mi mamá, mi papá, no van a disparar. No sé si hubo represalias. Parece una cuestión de clase. Yo más me inclino por una cuestión de plata que de clase.

— Usted no ha perdido de vista la importancia de la ética en la gestión de Gobierno. ¿Cómo analiza su decisión de recurrir al Tribunal Constitucional cuando perdió el referéndum sobre la reelección?

— No es Evo.

— ¿Es el pueblo?

— Todas las organizaciones decidieron cuatro vías, entre ellas justamente acudir al Tribunal Constitucional. Yo sigo convencido, el cargo no se busca, el cargo te busca. El último congreso ordinario de la central boliviana, tres años atrás, por consenso, por aclamación, aprobó que Evo era su candidato.

— Pero 140.000 votos de más en el referéndum dijeron que no.

— En más de cinco millones.

— Incluso por un voto, ése es el referéndum.

— Pero, por Constitución, según la evaluación de los movimientos sociales, es acudir a la sentencia del Constitucional y no es la única vez. El «Tuto» (el expresidente Jorge Quiroga que gobernó entre 2001 y 2002) que cuestiona tanto ese Pacto de San José (la Convención Americana de Derechos Humanos) por los derechos humanos que están recogidos en la Constitución que Tuto iba a revisar, (lo mismo se hizo para habilitar reelecciones) en Honduras, y por esa vía en Costa Rica, en Nicaragua, no es algo novedoso; y tomando en cuenta los movimientos sociales, trabajadores, militantes. Semejante mentira manejaron, tanta mentira con el referéndum. Ésa es la reacción que vino de los movimientos sociales. No nos quedemos en eso. En las elecciones igual ganamos en la primera vuelta. Si hubiéramos perdido, en el referéndum nos habrían derrotado de lejos. Era un referéndum de la mentira.

— Ese intento de ser reelecto ¿no dio letra a los sectores más reaccionarios para negar el golpe de Estado en su contra, por considerar que el proceso electoral ya estaba viciado de nulidad desde que ignoró el resultado del referéndum?

— Totalmente falso, es una mentira que inventó la derecha con apoyo de EEUU. Ahora en las universidades de EEUU, 98 especialistas han demostrado que no hubo fraude, están pidiendo que se retracte la OEA. Producto de eso, ahora están cuestionando. Y nosotros estamos pidiendo una comisión de la verdad para que pueda verificar. Además de eso, de las 226 actas observadas por Luis Almagro y la comisión técnica de la OEA que ha ido allá, si todos esos votos pasaran a la derecha, igual ganamos en primera vuelta, por tanto no hubo fraude.

Be the first to comment

Deja un comentario