febrero 23, 2020

Régimen de facto de Bolivia tiene claros rasgos fascistas, Arce

México (Prensa Latina) -. El régimen de facto de Bolivia tiene muy claros los rasgos fascistas, expresó hoy Luis Alberto Arce Catacora, exministro de Economía y Finanzas del presidente Evo Morales, en declaraciones a La Jornada.

Consideró que el fascismo del régimen de Jeanine Áñez, no es aquel viejo de los tanques, los uniformes de militares en las calles, sino que está cambiando su forma de presentarse en América Latina.

Ahora es una forma más ‘amigable’, aunque en el fondo sigue siendo fascismo. Y entraña el racismo. Un racismo que rebrotó de una manera contundente con el golpe de Estado al presidente Evo Morales.

En otra parte de la entrevista, Arce lamenta mucho el conflicto de Bolivia con México, España y Argentina y dijo sentir vergüenza ajena de las cosas que su paisano Jorge Quiroga Ramírez expresó del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

‘Él no le llega ni al talón a López Obrador. Quiroga es un pichón de la dictadura’. Viene de haberle hecho el favor al dictador Hugo Banzer, en Bolivia.

Es un dictador que quiere compararse con un mandatario democráticamente elegido como el presidente López Obrador. Él nunca fue un gobernante electo democráticamente. Fue vicepresidente con Banzer y apoyó a un dictador.

Quiroga, añade, es el hombre de los intereses de Estados Unidos en Bolivia. ‘Su esposa es estadunidense, con eso digo todo. Tiene más intereses económicos allá que en Bolivia’.

Según Arce, ‘el gobierno que está hoy en La Paz ?y por eso la vergüenza ajena?, no ha tenido un solo voto a favor en las urnas, y quieren medirse y ponerse a la par de los gobiernos democráticos de España, México y Argentina’.

El ministro por dos ocasiones en el gobierno de Morales defendió el modelo antineoliberal aplicado por el gobierno plurinacional que sacó de la extrema pobreza a una gran parte de la población y aplicó una distribución de la riqueza más justa y equitativa.

Lo que hemos hecho es generar riqueza para redistribuirla entre la gente. Lo primero que hicimos fue generar nuevos excedentes económicos (para usar categorías marxistas), explicó.

Eso significaba generación de nueva riqueza. No se redistribuye la pobreza, se redistribuye nueva riqueza. Eso es lo que hemos hecho en Bolivia: generar nueva riqueza y distribuirla entre la gente más pobre. Eo, a su vez, generó nueva demanda.

‘Bolivia tiene 11 millones de habitantes. Cuando entramos al gobierno, 38 por ciento de la población estaba en extrema pobreza, vivía con menos de un dólar diario en el bolsillo.

Hoy, esa pobreza es de apenas 15 por ciento. Cerca de 65 por ciento de la población tenía ingresos bajos. Hoy, 32 por ciento de la población tiene ingresos bajos.

Hemos sacado de la pobreza extrema a más de 2 millones de personas. Tenemos planeado hacer que para 2025 la pobreza extrema llegue a cero. Ese era el plan hasta que se interrumpió por el golpe de Estado y el gobierno de facto.’

Be the first to comment

Deja un comentario