octubre 24, 2020

Cortando género: El acullicu de la “inal mama”

Si se tratara de prohibir todas las plantas y frutos que pueden ser utilizados para hacer drogas ntonces se deberían prohibir la producción de la madera, caña de azúcar, uva y hasta el plátano. Haber prohibido el masticado de la hoja de coca no tiene sentido. Es por ello que el Presidente Evo Morales Ayma el 2009 presentó ante las Naciones Unidas una enmienda para modificar la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes cuyo artículo 41 expresa que: “La masticación de hoja de coca quedará prohibida dentro de los 25 años siguientes”.” La enmienda está orientada a eliminar la prohibición injustificada que pesa sobre la masticación de la hoja de coca, sin que ello afecte la fiscalización mundial al que están sometidos el cultivo de coca y la cocaína. Corregir el error histórico que supuso prohibir la hoja de coca en su forma natural representa una medida indispensable para respetar los derechos de los pueblos indígenas en Bolivia, Perú y Colombia.

El período del que disponen los países para impugnar la enmienda finaliza este 31 de enero. Varios países –entre ellos Estados Unidos, Colombia, Rusia, Japón, Francia, el Reino Unido, Alemania, Italia, Suecia y Dinamarca– están planteándose la posibilidad de presentar objeciones formales ante el secretario general de la ONU. Es necesario que la comunidad internacional no presente objeciones a la enmienda de Bolivia a fin de garantizar que finalmente se acabe con la prohibición que pesa sobre el consumo de la hoja de coca, que es totalmente discriminatoria y carece de fundamentos científicos.

Sin embargo los Estados Unidos han formado un grupo de países anunciando que se opondrán a la enmienda. Los argumentos aún no se conocen, pero es probable que no tengan ninguna relación con la protección de la salud, ya no existe ningún caso de intoxicación por consumir hojas de coca, por el contrario su consumo en la mayoría de los casos ha sido beneficioso para la salud y laidentidad cultural de las personas consumidoras.

La enmienda presentada por el gobierno a la Convención Única representa una oportunidad para superar los errores del pasado cuando hace más de 60 años, en 1949, en una visita al Perú y Bolivia el jefe de la Comisión de Investigación sobre la Hoja de Coca de las Naciones Unidas Howard B. Fonda, dijo: «Creemos que el uso diario, inveterado de hojas de coca masticándolas … no sólo es totalmente nocivo y por tanto perjudicial, sino que es también causa de degeneración racial en muchos poblados, y de la decadencia que muestran visiblemente numerosos indios – e incluso algunos mestizos – en ciertas zonas de Perú y Bolivia. Nuestros estudios confirmarán la certeza de nuestras afirmaciones y esperamos poder presentar un plan racional de acción… para lograr la abolición absoluta y segura de este hábito pernicioso”.

De esa manera, las conclusiones de la Comisión ya se habían sacado antes de que comenzara el estudio. Ahora, como dice la investigadora Coletta Youngers, un representante de los llamados «degenerados raciales» que lleva masticando coca toda su vida se ha convertido en el presidente de Bolivia y pide la abolición de estas disposiciones racistas retrógradas.

Por otro lado, los resultados de un estudio de la OMS sobre la coca / cocaína en 1995 determinaron  que el «uso de hojas de coca no parece tener efectos negativos para la salud y tiene funciones terapéuticas positivas, sagradas y sociales para las poblaciones indígenas de los Andes.» y la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas aprobada en septiembre de 2007  se compromete a defender y proteger las prácticas culturales indígenas.

Se ha dicho mucho sobre los efectos de la cocaína pero poco de los beneficios de la hoja de coca para la salud. Sin ir muy lejos en el hospital psiquiátrico de la caja nacional de salud se ha incorporado “el acullicu” para ayudar a los adictos del alcohol y la cocaína. Y hablando del alcohol según varias investigaciones es la droga más peligrosa y dañina seguida del tabaco y los fármacos pero arbitrariamente  están permitidas.

Prohibir el mascado o acullico de la hoja de coca  muestra un desconocimiento y desprecio por las culturas milenarias que habitan nuestra región. La Inal Mama (madre coca) es parte de un legado de los pueblos indígenas originarios y campesinos. Ha llegado el momento de reparar un error histórico responsable de incluir a esta hoja entre las sustancias clasificadas como más peligrosas, acarreando graves consecuencias para la vida de nuestros pueblos.

Be the first to comment

Deja un comentario