octubre 22, 2020

Vientos de cambio. Ver atrás para caminar adelante

por: Fernando Huanacuni Mamani *

El actual proceso histórico es la siembra de nuestros ancestros, de nuestros abuelos, de nuestras abuelas. Por lo tanto para comprender el momento que vivimos tenemos que ver siempre hacia atrás, es importante ver atrás para comprender este tiempo y para poder proyectar lo que viene, en una interacción permanente como parte de un gran movimiento.

Si nosotros vemos para atrás veremos todo el proceso de colonización; que fue un proceso de superposición cultural, de homogenización, de depredación, de una exclusión económica que generó una pobreza extrema para millones de personas y que la república dio continuidad; durante la república jamás se cuestionó los olvidos históricos, los vacíos históricos y los errores históricos. El pensamiento occidental “construyó destruyendo”, dividiendo, separando y depredando.

Nuestros ancestros siempre resistieron en las diferentes épocas por eso hubo levantamientos, como los Katari y los Amaru, levantamientos como los Willka y los Siñani, que reflejan todo un proceso de firmeza basado en la identidad, tanto en la colonia como en la república.

Hemos llegado a un momento que denominamos proceso de cambio que es; producto y fruto de las luchas de las organizaciones sociales y los movimientos de los pueblos indígena originarios; es producto de la conciencia social histórica. Por lo tanto cuando hablamos de un proceso de construcción de un Nuevo Estado y la reconstitución de nuestra identidad, tenemos que tener siempre claro, lo que pasó y el horizonte hacia donde caminamos.

En esta nueva dinámica van a surgir dificultades en la reconstitución del Estado, pero quienes están comprometidos con el proceso, quienes están conscientes del proceso deben ver el horizonte del pueblo, de las mayorías, más que los intereses particulares, individuales o sectoriales; a veces algunos cometen el error de exigir soluciones viendo solamente el interés sectorial y la coyuntura circunstancial, desgastando al proceso y alineándose a sectores radicales de oposición al cambio.

Profundizar el proceso de cambio va a llevar años, va llevar décadas y tenemos que comprender que un proceso de colonización, de olvido, de exclusión de 518 años, no va a revertirse en un período de 5 años, ni siquiera de 10 o 20 años, por lo tanto el proceso de cambio; que no solamente es un proyecto político de arriba para abajo, sino un proyecto político de abajo; desde las organizaciones sociales, pueblos indígenas originarios y de los diferentes sectores, debe primero resolver la deuda histórica reflejada en la exclusión económica; los bonos son producto no de un simple asistencialismo, sino que constituye una redistribución de la riqueza como parte de las políticas de justicia social. Es importante la recuperación y el control de los recursos, que permitirá a futuro el beneficio de la mayoría; debemos recuperar las capacidades y las responsabilidades sociales del Estado. Es el principio, sabemos que aún falta mucho por hacer, pero para seguir caminando en el proceso de cambio es importante priorizar el interés de la patria, de los pueblos, más allá del interés particular, no nos equivoquemos al momento de tomar decisiones, es importante ver atrás y hacia el horizonte.

El proceso de cambio requerirá de un gran trabajo de todos y seguramente vamos a tener muchos momentos difíciles, por lo que tenemos que saber discernir para proyectarnos en la historia. Ahora emergen algunas voces de políticos de la derecha que aparentemente apoyan a los sectores sociales, cuando en realidad simplemente se quiere desestabilizar, porque en el fondo ellos nunca nos han apoyado. Hoy quienes intentan o tratan desde la oposición apoyar a los movimientos sociales, son los mismos que cuando estuvieron en el gobierno ni nos escucharon ni generaron espacios de diálogo, así que tenemos que discernir bien el momento, tenemos que discernir y escuchar bien las voces para no perdernos en este gran proyecto, que se llama “proceso de cambio”.

Ver atrás para caminar adelante es el encargo de nuestros ancestros, por lo tanto hay que ver la historia y ver el horizonte. La capacidad de nuestros abuelos y abuelas ha sido saber ver el horizonte, ese horizonte que beneficia a todos, ese horizonte que proyecta a todos y no un horizonte que solamente busca el interés particular sectorial, por eso es importante que despierte la conciencia social de los dirigentes, y que se den cuenta que mas allá de la retórica individual hay una conciencia social que emerge no solamente como un aspecto meramente político, sino como un llamado y una necesidad de la vida. Tenemos que concentrarnos y ver el horizonte grande y amplio, nosotros llamamos a ese horizonte en aymara “Jach’a Uru” que significa “Un Gran Día” ese es un gran día no solamente para unos cuantos sino para todos.

 

*     Investigador Aymara

Be the first to comment

Deja un comentario