octubre 23, 2020

Del neoliberalismo al posneoliberalismo

por: Omar J. Candia Aguilar

Las ideas que primigeniamente fueron denominadas como neoliberalismo económico tienen sus antecedentes después de la Segunda Guerra Mundial en una región de Europa y Norte América, conformándose a iniciativa de F. Hayek la Sociedad de Mont Pélerin (1947). El denominado neoliberalismo no entraría en práctica, sino hasta que en 1979 ocupara el gobierno M. Thatcher en Inglaterra y en 1980 R. Reagan en Norte América.

El neoliberalismo tienen como quid sustancial el “laissez faire, laissez passer”expresión francesa que significa “dejad hacer, dejad pasar”, refiriéndose a una completa reducción del Estado y preponderancia del mercado, las mismas que se materializan en: la reducción del déficit fiscal, ajustes de tasas de cambio, liberalización del comercio, liberalización de la inversión extranjera, privatizaciones, desregulación, flexibilización laboral, liberalización de tasa de interés, entre otros.

La hegemonía del pensamiento neoliberal fue tan fuerte, que en los años 90 del siglo pasado F. Fukuyama manifestó que, “la Historia humana, como lucha de ideologías ha terminado, con un mundo final basado en una democracia liberal que se ha impuesto finalmente tras el fin de la Guerra Fría”. Sin embargo, lejos de los éxitos cortoplacistas del neoliberalismo, que se manifestaron en el crecimiento del Producto Bruto Interno y la reducción de la inflación, subyace la autodestrucción del propio neoliberalismo por el mercado. La crisis económica de octubre de 2008, deja claro que el mercado no se regula solo, que requiere de soportes, que sólo un estado fuerte puede aportar. El dogmatismo del “mercado centrismo” ha ocasionado el desempleo, el sub empleo, informalismo, exclusión, polarización social, mercantilización de los recursos naturales, entre otros.

Conforme estamos observando, la respuesta al neoliberalismo no es uniforme, algunos países optarán por un posneoliberalismo capitalista, realizando algunos ajustes a los excesos del mercado o quizás optando por volver a las políticas keynesianas o del Estado de Bienestar; y otros, en cambio, optarán por un posneoliberalismo social, lo que algunos han llamado “socialismo del siglo XI”.

El tipo de modelo económico que suceda al neoliberalismo, tiene que ver directamente con el prototipo de sociedad que pretendamos, en razón que la dimensión no sola es económica, sino económica y política. El escenario posneoliberal debe superar las taras del neoliberalismo, y alcanzar la humanización de la sociedad, el imperativo ético de la revalorización de la dignidad humana, la institucionalidad democrática y el respeto irrestricto de los derechos humanos. En fin, el posneoliberalismo, no puede ser calco ni copia, sino responder a las necesidades e idiosincrasia de cada sociedad.

Be the first to comment

Deja un comentario