octubre 23, 2020

Perú: Sombras de sospecha La posibilidad de un fraude motiva polémica intensa en Perú

por: Ernesto Pereyra

La vehemencia con la que el presidente Alan García y la candidata derechista Keiko Fujimori rechazaron la denuncia de posibles aprestos e indicios de fraude en la elección que el 5 de junio disputarán Fujimori y el nacionalista Ollanta Humala, ha llamado la atención de los analistas del proceso político peruano

El presidente de Perú, Alan García, negó tal posibilidad, planteada por Gana Perú, la agrupación de Humala, y aseguró que la limpieza de la elección del 5 de junio próximo está garantizada.

El mandatario afirmó en un acto público que el Jurado Nacional de Elecciones, el Poder Judicial, el Ministerio Público, el Jurado Nacional de Elecciones y la vigilancia de la prensa garantizan la corrección electoral y la irrestricta vigencia de la democracia en el país.

“Son instituciones democráticas e independientes que estoy seguro que harán respetar también el resultado”, remarcó luego que Humala dijera que hay indicios de fraude.

Humala ha sido emplazado además por su rival, la conservadora Keiko Fujimori, y el presidente García, a reconocer anteladamente los resultados de la segunda vuelta electoral que decidirá al próximo presidente.

“Estoy convencido de que la conciencia del pueblo, la decisión y voluntad del votante decidirán que camino debe seguir nuestra patria”, remarcó el mandatario, al señalar que el gobierno y las fuerzas armadas harán que se respeten los resultados.

Para Humala, sin embargo, hay indicios de fraude, sobre todo por lo que consideró apoyo del gobierno a su contendora, que además cuenta con el respaldo de la mayoría de los medios de comunicación, por lo que señaló que se justifican los llamados de miembros de su partido a la defensa del voto ciudadano, por ser una convocatoria democrática.

Al ser preguntado si respetará los resultados de la elección, dijo que la pregunta debe ser hecha al presidente García, que tiene el poder para hacer lo contrario, y señaló que solo pide respeto a la voluntad del pueblo.

La vocera de Humala, Aída García Naranjo, precisó que su agrupación respetará los resultados y, sobre los indicios de fraude, refirió el favoritismo gubernamental hacia Fujimori y los antecedentes de sospechas de fraude en otras elecciones.

Si bien el presidente dijo que en 2001 reconoció de inmediato la victoria de su rival de entonces, Alejandro Toledo, García Naranjo recordó que en 2006 la candidata conservadora Lourdes Flores denunció haber sido relegada con fraude al tercer lugar por Alan García, quien disputó así y ganó la presidencia a Humala.

El candidato de Gana Perú a la vicepresidencia, Omar Chehade, afirmó tener información sobre aprestos gubernamentales de fraude en la norteña región de La Libertad, lo que rechazaron el jefe de Estado y Fujimori.

Chehade señaló también que el fraude puede no estar referido solo a la alteración de los resultados tras la elección, sino que puede ejecutarse previamente, con el uso del poder y los medios del Estado a favor de un candidato.

Mencionó en tal sentido las declaraciones públicas que, según dijo, ha hecho el presidente García a favor de Fujimori, quien es su candidata, según Humala.

Entretanto, la campaña de la prensa contra el candidato de Gana Perú, parte de una operación gubernamental y de inteligencia denominada “Plan Sábana”, según denuncia de un diario local, prosigue implacable con acusaciones y ataques diarios contra Humala.

La campaña incluye la presencia en Lima de elementos venezolanos adversos al presidente Hugo Chávez que lanzan denuestos contra el gobernante bolivariano y atacan a Humala como supuesto discípulo del mandatario venezolano, algo recurrente dondequiera que haya un candidato ajeno a los grupos de poder.

Desde México, el economista peruano Oscar Ugarteche dijo tener información de una operación que involucra al Comando Sur de Estados Unidos y el expresidente colombiano Álvaro Uribe, para desacreditar la candidatura de Humala.

La operación consistiría en obligar a combatientes de las FARC que operan en la Amazonía colombiana, a cruzar la frontera con Perú, marcada por el río Putumayo, a fin de aparentar una “invasión terrorista” y culpar a Chávez y a Humala.

Las posibilidades de Humala y Fujimori son parejas y ligeramente favorables a la segunda, aunque según los expertos en encuestas la campaña de satanización de Humala hace que muchos electores se abstengan de manifestar sus preferencias, por lo que tiene mucho “voto escondido”.

En ese marco, el conflicto de Puno que mantiene cerrada la frontera con Bolivia podría determinar que en esa región, donde Humala tiene cerca de 70 por ciento de los votos, no haya elecciones, lo que podría ser decisivo para el resultado final, ante lo cual Humala acusó al gobierno de no resolver el problema para ayudar a Fujimori.

De otro lado, las fuerzas políticas tienden a alinearse en torno a uno u otro candidato. El expresidente centroderechista Alejandro Toledo anunció el apoyo de su partido a Humala, por consideraciones democráticas de rechazo al retorno del régimen de mano dura de Alberto Fujimori (1990-2000), el padre de Keiko, encarcelado por crímenes contra los derechos humanos y corrupción.

Tal repudio ha motivado antes el apoyo a Humala de personalidades conservadoras como el escritor Mario Vargas Llosa, y en días pasados el pronunciamiento de más de un centenar de escritores de izquierda, centro y derecha, de apoyo crítico al candidato nacionalista y de repudio al fujimorismo.

La presencia en el entorno de la candidata de elementos que gobernaron con su padre, fue señalado el pasado jueves en una marcha multitudinaria de rechazo a Keiko Fujimori, convocada por la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos y que registró una presencia masiva de jóvenes de clase media, donde tiene mayores resistencias Ollanta Humala.

Con Keiko Fujimori cerraron filas los excandidatos Pedro Pablo Kuczynski, peruano-norteamericano, y el exalcalde de Lima Luís Castañeda. El primero dijo que votará por ella y el segundo que simpatiza con la candidata.

En la primera vuelta, disputada el 10 de abril pasado, ganó Humala y resultó segunda Fujimori, quienes dejaron fuera, en ese orden, a Kuczinski, Toledo y Castañeda.

Be the first to comment

Deja un comentario