octubre 27, 2020

Tertulias archivísticas: El Archivo del Tribunal Supremo Electoral

La “Banda de los cuatro” y la manipulación de los registros electorales

“La memoria electoral anterior a 1991 se ha extraviado o perdido irremediablemente, a raíz del funcionamiento precario del antiguo Archivo, ya que tan sólo sobreviven escasos testimonios de 1979”, dijo la responsable. No sabemos si ese memoricidio se debió a circunstancial negligencia administrativa o si fue más bien un acto deliberado, pues queda fresca en nuestra memoria la perversa manipulación de las actas de escrutinio para favorecer a candidatos oficialistas, a cargo de la Corte Nacional Electoral que administró las elecciones de 1989, compuesta por siete miembros, siendo militantes de ADN: Mauro Cuéllar Caballero (Presidente); Jorge Torrico Arguedas, Edmundo Araúz; militante del MIR: Róger Pando. Las denuncias de la época los calificaron como la “Banda de los cuatro” por una supuesta asignación irregular de escaños de senadores a favor de AND y el MIR. Los restantes tres vocales pertenecían al MNR. El escándalo forzó a reformas estructurales que derivaron en la creación de la Corte Nacional Electoral en 1991, con la re-fundación del Archivo. No obstante, nuevas denuncias de existencia de curiosos “diputados travestis”, que no eran otra cosa que candidatos varones que cambiaron su nombre al apelativo femenino (vg. Mario por María, por ejemplo), para burlar la equidad de género, mostraron que el flagelo continuaba.

Proceso de cambio y refundación del Archivo del Tribunal Supremo Electoral

A fin de superar viejos vicios y modernizar la administración de los procesos electorales, la Constitución Política del Estado promulgada en febrero del 2009, creó el Órgano Electoral Plurinacional, como cuarto poder del Estado. De el dependen el Tribunal Supremo Electoral y los Tribunales Departamentales. Además se adoptó el moderno sistema biométrico para garantizar la transparencia electoral. Luego de ardua labor de reorganización del Archivo Central de la extinta Corte Nacional Electoral, venciendo obstáculos e imponderables, gracias ala apoyo de las autoridades del cuarto poder el Estado, se logró estructurar un Archivo modelo en su género. A diferencia del pavoroso panorama anterior a 1989, hoy los documentos de los procesos electorales se conservan en el más perfecto orden, y riguroso control archivístico, dotados de elementos de seguridad, dispuestos en amplios depósitos, con equipos y estantería especialmente diseñada para las distintas series documentales, en un edificio específicamente destinado al Archivo.

Alcance y contenido del Archivo

En la visita guiada pudimos observar que conserva en sus fondos, el magnífico libro de registro de personerías jurídicas de 1979, en el que aparecen los primeros partidos indianistas de Bolivia, siendo Luciano Tapia y Constantino Lima, líderes aymaras que abrieron la senda de los diputados indianistas, cuando regía un sistema excluyente y discriminador, lo que explica la anulación de la personería del partido originalmente denominado “Instrumento Político para la Soberanía de los Pueblos” (IPSP), viéndose forzado a presentarse a las elecciones con sigla prestada del “Movimiento Al Socialismo” (MAS), del falangista David Añez Pedraza, en 1995. El Archivo custodia los expedientes de Partidos Políticos en general, junto a impresionantes series documentales: Registro Biométrico, el primero levantado en Bolivia, con su correlato informatizado en back-ups encriptados, que nacieron con el sello de la reserva de ley y con el signo de valor permanente, intransferibles hasta la tercera generación del ciudadano más joven registrado, con sistemas de seguridad, inaccesibles a terceros (salvo por orden judicial), con sofisticada estantería a cuyos documentos se accede por un ingenioso sistema de escaleras aéreas (un verdadero alarde en equipamiento archivístico moderno), construido a un alto costo que fue dispuesto de manera expedita, pues se trata de la seguridad jurídica electoral del Estado. Libros de registro de personerías jurídicas de los partidos políticos, con todo su historial, estatutos, reglamentos, planes y programas de gobierno. Libros de inscripción de militantes, de alto valor para las convocatorias a cargos de responsabilidad que por ley los aspirantes no pueden ser militantes de partidos políticos. Resoluciones de Sala Plena, esenciales para el accionar y desenvolvimiento del Tribunal Supremo Electoral y del propio Órgano Electoral, sin que falte en ellos una sola hoja.Contabilidad, documentos propios de la administración financiera, inmensos expedientes que dan cuenta de la adquisición de bienes y servicios. Expedientes de personal, completos y perfectamente seguros, resguardan historias de vida del personal y vocales del Tribunal Supremo; todos restringidos por el precepto del interés legítimo, resguardados igualmente por tres generaciones.

El Poder de los Archivos

El Archivo del Tribunal Supremo Electoral no es uno más. Es el principal del cuarto poder del Estado, con la misión de orientar el trabajo de los archivos de nueve Tribunales Departamentales, y establecer la red de archivos del Registro Civil, sobre los cuales tiene tuición el cuarto poder del Estado. Para asumir esas responsabilidades, el Archivo Central del Tribunal Supremo Electoral ha elaborado un proyecto de reglamento que refrenda sus nuevas competencias, constituyéndose en autoridad técnica archivística y debe por ello, erigirse en Archivo Intermedio Nacional, de ese poder de ese Poder del Estado. La modernización del Archivo del Tribunal Supremo Electoral es una señal clara de la fortaleza de la archivística boliviana que cada día supera inveteradas actitudes despectivas de la Administración hacia los archivos, al no comprender el valor real de la Memoria, pues respalda las acciones administrativas, jurídicas y políticas del Estado. A este Archivo suelen acudir las tiendas políticas perdedoras, en su afán de encontrar indicios de irregularidades o fraude electoral, como era usual cuando “Bandas de los Cuatro”, administraban la extinta Corte Electoral.

Hoy, el dictamen profesional de los archivistas profesionales es contundente: “Los registros que custodia el Archivo, son inalterables, inexpugnables, intocables. Son los más seguros del Estado”.

Si en el pasado se decía que “la Información es poder”, hoy podemos afirmar que “los Archivos son el corazón mismo de ese Poder”.

1    Historiador (UMSA) y Archivista (España).

Be the first to comment

Deja un comentario