octubre 28, 2020

Revista al proceso autonómico desde su introducción al texto constitucional

por: Roger Cortez *

¿Cómo se está desarrollando el proceso autonómico y cual es su posible futuro? Entrevistado por su colega de la Carrera de Ciencias Políticas de la Universidad Mayor de San Andrés, el politólogo Mario Galindo, experto en descentralización, da su opinión al respecto.

Roger Cortez (RC).- Sobre el origen y sentido de la propuesta de autonomías en la CPE ¿Qué nos puede decir?

Mario Galindo (MG).- El origen de la propuesta autonómica está en la vieja demanda de descentralización a nivel departamental, y remontándonos más allá a las demandas de federalismo en el país, que datan del siglo XIX.

Pero el origen de la demanda en estos tiempos, no es ni de lejos la de Santa Cruz o la de la oligarquía boliviana en respuesta al ascenso de Evo Morales.

Por el contrario, el origen de la respuesta gubernamental a las autonomías se interpretó de esa manera, y se tradujo torpemente en el NO a las autonomías del primer referéndum de 2005. Allí fueron influyentes dos personajes: Raúl Prada y Félix Patzi, quienes señalaron que era la mejor manera de parar la presión de los autonomistas opositores al gobierno.

Evidentemente, en la oposición hubieron quienes pretendieron y pretenden usar las autonomías como instrumento de lucha política coyuntural, lo que es un despropósito, pero se debe ver que el grueso de los autonomistas ven esto como una reforma estructural, en perspectiva y con futuro.

Los pueblos indígenas si bien reivindicaron territorio, no tenían ni idea de lo que era autonomía, en los términos occidentales en los que se está planteando este tema hoy en día. Eso se puede ver en mi libro “Visión Aymara de las autonomías”, publicado por el PIEB en 2009.

Hay muchas razones para comprender esto de esta manera.

RC.- ¿Cuan concordantes o no están las autonomías en la Ley Marco de Autonomías (LMA) con las prescripciones constitucionales?

MG.- La concordancia entre lo establecido en la nueva CPE y la LMA es poco importante. Los dos trabajos de Börht y Carlos Romero, así lo confirman. Se limitan a establecer las diferencias en cuanto al tema de competencias, el mas relevante, entendiendo que la CPE estableció como competencias lo que en realidad son: políticas, programas, proyectos, acciones y también competencias. La discriminación de competencias en funciones y atribuciones está ausente. Pero además los recortes de competencias pueden ser vistos de dos maneras: Beneficioso desde el punto de vista de que los niveles subnacionales cuentan con escasos recursos, y centralista, porque mantienen en manos del nivel central varias competencias que debieron descentralizarse.

El segundo tema clave es el de los recursos y ni la CPE ni la LMA definen el tema. Lo lógico es que se haga una cuantificación del valor de las competencias, la que definirá el tema, pero se ha observado que ello llevaría a descubrir que muchos gastos de gobierno ya no deben ser realizados por el nivel central, lo que debilitaría su acceso a los recursos públicos; por lo que la patraña del pacto fiscal, que debiera ir a una profunda revisión de las fuentes y usos de los recursos públicos se ha desenmascarado con la burla que implica la ley de Impuestos recientemente aprobada, que consolida ingresos ya existentes y recorta potestades tributarias a los niveles subnacionales.

RC.- ¿Qué puede decirnos sobre un “Estado del arte” de las autonomías hoy?

MG.- Se dice que el Ministerio de autonomías tiene un Plan Quinquenal, que nadie lo conoce. Los problemas de los estatutos autonómicos de los 4 departamentos que ya los aprobaron en referéndum, están esperando la constitución de un Tribunal Constitucional. En el único departamento donde este tema está revertido es Pando, por la intervención política grosera del nivel central de gobierno. En los otros tres departamentos, este tema esta lejos de haberse resuelto, a pesar de que en Tarija ya se cuenta con gobernador oficialista, y lo mas probable es que se complique en el futuro próximo.

En los demás departamentos los Estatutos están siendo elaborados desde el Ministerio de Autonomías y no hay la menor autonomía en su elaboración. Prueba de ello es que son muy parecidos por no decir idénticos y tienen un nivel de consulta popular bajísimo.

En las Cartas Orgánicas Municipales, con excepción de los municipios que tienen alcaldes de oposición, que han avanzado poco y lento, los demás no tienen ningún avance y esperan el formato oficialista para empezar su trabajo.

En cuanto a los Estatutos de las AIOC, se ha avanzado en dos borradores en Jesús de Machaqa que casi causa enfrentamiento en la población: El autor de uno de ellos es Xavier Albó, consultor del Ministerio de Autonomías y pro oficialista, ha sido amenazado en ampliados de autoridades originarias, por su orientación a que se mantenga en la redacción de su Estatuto, como legislativo de la AIOC a la MACOJMA (Asamblea de autoridades originarias de ayllus) y como ejecutivo al Gobierno Municipal (en manos, casualmente, del MAS). Esto importuna e incumple el hecho de que las AIOC deben ser construidas por usos y costumbres y que deben ser las autoridades originarias las que conduzcan estas entidades territoriales, sin ingerencia de partidos políticos. En Chayanta el proceso está paralizado, por una parecida intervención del consultor ya mencionado. En Tarabuco no se ha avanzado nada. En Charaguia recién se está conformando el Consejo pre Autonómico, pero la ingerencia gubernamental es grosera y avasalladora. Esto por citar algunas de las ETIOCs. Este proceso tiene el alto riesgo de perderse en los destinos que el centralismo le imponga y se desnaturalice por completo.

Por lo demás, el Pacto Fiscal, desde la aprobación de la Ley de delimitación de impuestos, está condenado al fracaso y a su ejecución mas espúrea y el proceso autonómico va rumbo a una formulación distorsionada e instrumental a la acumulación masista de poder.

RC.- Futuro de las autonomías: ¿se reacomodan, cómo, por qué, dónde?

MG.- Siempre sostuve que el gobierno había cambiado de orientación en el tema autonómico, porque buscaba que este proceso se ejecute, fracase y se retorne al centralismo, con el argumento de haberse probado el modelo descentralizador.

Esta previsión se está cumpliendo a cabalidad. No parece ser posible que se tengan autonomías reales en Bolivia, bajo el régimen del MAS. Los pueblos indígenas no tienen la claridad política ni la fuerza para quebrar este proceso. La oposición urbana no tiene la fuerza ni la claridad ideológica de identificar en las autonomías una oportunidad histórica e insisten en instrumentalizarlas políticamente en la coyuntura. Todo ello hace que sea imposible que este proceso de reafirme y enrumbe a un futuro más cierto.

A ello contribuyen analistas, consultores, que cegados por la necesidad de alinearse al proyecto político por falta de claridad ideológica o de oportunismo personal, se suman con o sin observaciones a este proceso poco claro.

Es posible que se tengan algunas experiencias interesantes, en ámbitos donde se pueda tener mayor independencia en la elaboración y ejecución de la autonomía. Veo en esta línea el caso de Jesús de Machaqa a nivel de las AIOC, del municipio de La Paz a nivel municipal y del departamento de Tarija si logra reivindicar el Estatuto aprobado en referéndum y que no tiene ningún pecado de inconstitucionalidad. Pero es una esperanza muy tenue.

*     Docente de la Carrera de Ciencia Política de la UMSA

Be the first to comment

Deja un comentario