octubre 19, 2020

Amy Winehouse: genialidad y tragedia

Amy era como la noche en la oscuridad y también la luminosidad del amanecer, una “genia” que tuvo la capacidad de abrirnos su alma en un universo mediático despiadado, que aprovechó de ella por sobre todo el escándalo.

Amy Winehouse podría ser considerada la mayor cantaautora de inicios del siglo XXI, un símbolo de nuestra cultura popular global, que siguió la huellas de antecesoras como Bessie Smith, Billy Holliday o Janis Joplin, también extraordinarias artistas que dejaron huellas profundas no sólo en la historia de la música, sino también en las bandas sonoras de millones de vidas.

y como ellas Amy deja una indeleble estela en la historia musical de este siglo fundamentalmente por la fuerza de sus composiciones, por su extraordinaria voz, considerada una de las voces mas fantásticas del siglo XXI y por su talento y genialidad, que la llevaron a transitar por las sonoridades clásicas del jazz, del soul, del rithm & blues, el rap o el ska. Y cuyo registro vocal de contralto fue descrito simplemente como “acústicamente poderoso”, pero desde la innovación absolutamente personal.

Sin embargo, bajo las sombras de dolor que deja su partida al escudriñar en sus letras de sus dos álbumes, ya históricos, es evidente los desgarres que sufrió Amy Winehouse por el desamor, los dilemas entre el pasado y el futuro, los arrepentimientos, y por su puesto, las búsquedas infructuosas atravesadas por la rebeldía y las experimentaciones extremas, tal como lo vivieron otras grandes de la música y del arte, y en cuyos auxilios sólo acudieron los silenciosos y letales refugios del alcohol o las drogas.

Y como sus antecesoras Amy Winehouse cuando alcanzó la cima del éxito no dimensionó la trascendencia que cobraría su arte, por ejemplo, una transmisión a través de la red la BBC de Londres daba cuenta hace unas horas que cuando Amy fue galardonada con cinco Grammys no imaginó la magnitud de sus logros, la trascendencia ya reconocida y premiada de las composiciones de su primer álbum y menos su aporte a la historia del arte del siglo XXI. Le tomo algún tiempo darse cuenta de sus logros y que la llevaron a que obtuviera el récord de ser la primera mujer en ganar la mayor cantidad de reconocimientos en una sola noche y además ser la primera artista británica ganadora de cinco Grammys y de ahí en adelante una serie de galardones de gran trascendencia para el mundo artístico.

Lamentablemente la presa en general enfatizó en sus extremos y dilemas con el alcohol y las drogas, y se ocuparon menos de su aporte al arte del siglo XXI con solo dos álbumes pero de enorme impacto, por la renovada innovación en medio de una industria vertiginosa y liquida, en 2003 Ami Winehouse lanzó su álbum debut,Frank, que de inmediato recibió halagos por medios especialistas y que se convirtió en un éxito comercial arrasador no solo en Gran Bretaña sino en otros continentes, lo que le valió una destaca nominación por los prestigiosos premios para la música Mercury Prize.

Su segundo álbum de estudio, Back to black, fue editado en 2006. Por este disco la cantante consiguió seis nominaciones a los famosos Grammy, aunque no pudo recibir sus galardones porque el estado norteamericano le negó la visa por sus adicciones y luego de algunos alegatos la misma se le otorgó pero ya tarde para que ella este en la gala. Álbumes en los que imprimió su intensidad, su rebeldía y su desamor. Lamentablemente su muerte se une a las de grandes iconos de la música del siglo XX, también muertos a los 27 años, Brian Jones, Janis Joplin, Jim Morrison o Kurt Cobain…. no dudamos que el mito de Amy la convierta en imprescindible durante las siguientes décadas.

Amy era como la noche en la oscuridad y también la luminosidad del amanecer, una “genia” que tuvo la capacidad de abrirnos su alma en un universo mediático despiadado, que aprovechó de ella por sobre todo el escándalo. Hoy nos preguntamos por qué escogió esa ruta… porque no vislumbró otra, el dolor, la depresión, los vacíos, el desamor o el sufrimiento que cada quien los vive con distinta intensidad y nos refugiamos en distintos senderos, aunque unos sean más letales que otros..

La canción Rehab para alguno/as melómanos era ya una especie de epitafio en el que reflejaba su vida y su prematura muerte: “no tengo setenta días para rehabilitarme (…), No es cuestión de orgullo, me durará hasta que estas lágrimas se hayan secado”.

Su vida estuvo fue la intensidad, la pasión, el vacío, el desamor, con devaneos entre la desesperanza y las ilusiones quebradas, rebelde, hermosa, afable y extrema… y las letras de sus canciones dan cuenta de ello

nosotros solo nos decimos adiós con palabras

yo he muerto cientos de veces

tu vuelves a ella

y yo vuelvo a… yo vuelvo a nosotros

te amo mucho y no es suficiente

tu amas soplar y yo amo respirar

y la vida es como un tubo

y yo soy una pequeña moneda

que rueda por dentro de las paredes

nosotros solo nos decimos adiós con palabras

yo he muerto cientos de veces

tu vuelves a ella

y yo vuelvo a lo… negro, negro, negro, negro,

\negro, negro, negro,

*     feminista queer y periodista

Be the first to comment

Deja un comentario