octubre 24, 2020

Desde Bolivia, Cuba le rinde homenaje a la solidaridad y al valor

Este último miércoles diplomáticos cubanos y altas autoridades del gobierno boliviano estrecharon los lazos de amistad que unen a sus pueblos en ocasión de recordar los 58 años transcurridos desde el 26 de julio de 1953, fecha en la que un aún más joven Fidel Castro, junto con un grupo de rebeldes, asaltó por sorpresa el cuartel Moncada, iniciando una gesta revolucionaria que culminaría con el derrocamiento del entonces dictador Fulgencio Batista y el emprendimiento de un duro pero digno camino hacia el socialismo.

Aunque la operación fracasó desde el punto de vista militar y varios de los detenidos fueron torturados hasta la muerte por aquel régimen apoyado desde los EE.UU., no fue de la misma forma política y moralmente. La agrupación guerrillera con la que Fidel después volvería desde México para terminar de una vez con aquella dictadura acompañado por Ernesto Ché Guevara y más de un centenar de voluntarios se llamó “Movimiento 26 de Julio”, en honor a aquel día.

En el evento estuvieron presentes el embajador de Cuba, Rafael Dausa, y el vicepresidente boliviano Álvaro García Linera además ministros, legisladores, generales y oficiales del Ejército y la Policía, miembros del movimiento de solidaridad con Cuba y otras personalidades bolivianas. Por parte de Cuba, asistieron su cuerpo diplomático y los colaboradores en salud y educación que actualmente prestan sus servicios en el país. También se presentaron diplomáticos de otros países nuestroamericanos como Nicaragua o Venezuela.

Al inicio de su discurso el embajador cubano señaló el enorme significado que tenía recordar una fecha como esta en tierra boliviana, pues, “esta sagrada tierra hermana, que acogió por más de 30 años los restos del Guerrillero Heroico, Ernesto Che Guevara y sus hombres, hoy nos recibe con un cariño, una solidaridad y una hermandad sin precedentes”.

“Hoy, nuestra colaboración en Bolivia llega a los lugares más intrincados del país, desde Yacuiba a Cobijas, desde Puerto Suárez hasta Copacabana, hombres y mujeres de la Cuba revolucionaria, de la Cuba de Fidel y Raúl, brindan lo mejor de si en aras de un mundo mejor para Bolivia y para Latinoamérica (…) esto, lejos de envanecernos nos reafirma cada día más que Cuba no hace otra cosa que pagar esa deuda de gratitud eterna con el noble pueblo boliviano”

Añadió que por esa sencilla razón el pueblo revolucionario de Cuba estaba moralmente obligado a prestar toda la cooperación posible a su hermano boliviano, tal como lo ha venido haciendo con la labor de más de 1300 colaboradores en salud que en los últimos 5 años han efectuado 49 millones de consultas médicas, salvado la vida de más de 49 mil personas y devolviéndole la vista a otras 597 mil.

El embajador rindió tributo también a los colaboradores cubanos en educación, cuyos esfuerzos fueron vitales para que Bolivia pudiera declararse hace tres años territorio libre de analfabetismo, con la aplicación del programa “Yo sí puedo”, que también funcionó muy bien en las sierras calientes de Cuba durante los 60s. Con ello el embajador resaltó el poder de la solidaridad. Se pudo haber añadido que esa gratuita voluntad tan bien expresada en el nombre de aquel programa pudo más que cientos de proyectos de ONGs que nunca alcanzaron tales resultados en años, a pesar de contar con costosos consultores del primer mundo.

“Cuba ha mantenido en todos estos años el principio de que no donamos lo que nos sobra, compartimos con el hermano pueblo boliviano y con otros pueblos del mundo, lo poco que tenemos”, dijo con orgullo y luego añadió que, “en Bolivia, tierra sagrada para todos los cubanos dignos y que nos ha acogido como a hijos, nos dedicamos por entero a la noble tarea de sanar, de alfabetizar, de ayudar, sin interferir en los asuntos internos de Bolivia”.

El precio de la libertad

A la mitad de su breve discurso, el representante de Cuba rindió homenaje a los 5 héroes cubanos presos en Estados Unidos por luchar contra el terrorismo: René González, Ramón Labañino, Gerardo Hernández, Antonio Guerrero y Fernando González. Tanto el gobierno de Busch como el de Obama han sostenido la intención de mantenerlos en aquellas celdas de por vida

“No podría terminar mis palabras sin rendir merecido homenaje a 5 jóvenes luchadores antiterroristas cubanos, quienes durante casi 13 años han guardado injusta e ilegal prisión en cárceles norteamericanas por el supuesto delito de combatir el terrorismo que desde el sur de la Florida es estimulado, apoyado, financiado y organizado por agencias del gobierno de los Estados Unidos, que a su vez, con su característica doble moral, acogen con los brazos abiertos y protegen a terrorista de la peor calaña como Luís Posada Carriles, quien ha sido cínicamente liberado ya de todo cargo y se pasea libremente por las calles de Miami”.

Posada Carriles fue autor de la voladura de un avión en el que en 1976 perdieron la vida 73 personas, la mayoría de ellos deportistas cubanos que volvían de Jamaica después de haber representado a su país. Carriles también confesó haber realizado otros atentados terroristas como la colocación de bombas en varios hoteles y parques infantiles cubanos. Actos terroristas de este tipo fueron financiados por diferentes administraciones de la Casa Blanca y por la CIA durante más de 50 años, desde que Cuba se declaró soberana y socialista.

“Han pasado 58 años de aquella gesta heroica y desafortunadamente todavía hay quienes no aceptan la idea de que Cuba tiene el derecho a ser libre e independiente y a determinar su futuro soberanamente. Todavía subsisten criminales políticas de bloqueo que intentan rendir por hambre y enfermedades al pueblo cubano”, exclamó y recordó que la voluntad del pueblo cubano es inquebrantable en su objetivo de alcanzar el socialismo.

“Tras la celebración exitosa este año del VI Congreso del Partido Comunista de Cuba, vanguardia revolucionaria de nuestro pueblo, avanzamos en medio de un proceso de ajuste a nuestro modelo económico que no es perfecto, pero que es el que soberanamente se ha dado nuestro pueblo, y que se perfecciona cada día (…) ¡ Cuba no abandonará nunca las ideas del socialismo¡”.

Su aclaración valió tanto para quienes han confundido el ya no tan reciente anuncio sobre la apertura de Cuba a la iniciativa privada con una supuesta apertura al capital privado y un retorno al capitalismo.

Finalmente, Dausa recordó que el asedio de los Estados Unidos a Cuba no ha parado desde el triunfo de la Revolución. “11 sucesivas administraciones yanquis han soñado con la destrucción de la Revolución cubana. Los imperialistas no nos perdonan, ni nos perdonarán jamás que seamos un ejemplo de dignidad y un referente moral y revolucionario para todos los pueblos del mundo (…) no ha sido en vano que desde hace casi dos siglos este pueblo ha honrado las preclaras palabras de nuestro Héroe Nacional de Cuba, José Martí, quien dijera “La libertad cuesta muy cara y es necesario resignarse a vivir sin ella o decidirse a comprarla por su precio”.

Be the first to comment

Deja un comentario