octubre 30, 2020

¿El derrumbe del capitalismo?

Si la crisis financiera de 2008 hizo renacer a Keynes y las políticas keynesianas de expansión del gasto público, la crisis de 2011 estaría despertando a Marx y su análisis sobre las crisis del capitalismo, sus contradicciones internas y su tendencia a los desequilibrios y fluctuaciones cíclicas.

Fue Roubini el que recientemente dijo:

Karl Marx tenía razón, llegado un punto, el capitalismo puede autodestruirse, porque no se puede seguir trasladando ingresos del trabajo al capital sin tener un exceso de capacidad y una falta de demanda agregada. Y eso es lo que sucedió. Pensamos que los mercados funcionaban. No están funcionando. Y lo que es individualmente racional es que cada empresa quiere sobrevivir y prosperar, y eso significa recortar costos laborales aún más. Mis costos laborales son los ingresos laborales y el consumo de otros. Por eso es que es un proceso de autodestrucción.

Hace mas de 144 años desde que el primer tomo del Capital salió a luz con el objeto de analizar el modo en que funciona el sistema, así como de las leyes que rigen el movimiento y desarrollo del capitalismo, la reproducción ampliada de sus contradicciones internas, de la periodicidad de sus crisis y su agravamiento. Marx se ocupó del análisis dinámico y de largo plazo, como dijo Joan Robinson, frente al análisis centrado en el equilibrio estático.

Con relación a las crisis del capitalismo, Marx formuló la famosa ley de la tendencia decreciente de la tasa media de beneficio, que relaciona la plusvalía con la suma de capital constante (medios de producción) y capital variable (salarios). El capitalismo por acumular aumenta la composición orgánica del capital (el porcentaje del capital constante respecto al capital invertido) lo que disminuye la tasa de ganancia. Este proceso le llevará a un exceso de capacidad o sobreproducción y a su vez al sustituir la fuerza de trabajo por capital constante tenderá a aumentar el desempleo, lo que llevará a una falta de demanda agregada. Señaló su carácter tendencial puesto enfatizó la existencia de “influencias contra restantes que interfieren la acción de la ley y la anulan”, entre ellas: 1) elevación del grado de explotación del trabajo, 2) reducción del salario por debajo de su valor, 3) abaratamiento de los elementos del capital constante, 4) la sobreproducción relativa, 5) el comercio exterior y 6) el aumento del capital accionario. 1

Estando la ley de la tendencia decreciente de la tasa de ganancia en el centro de la crisis del capitalismo, al interior del marxismo, hace casi un siglo, surgió el debate de si hay o no en Marx una “teoría del derrumbe”. Así, según Colletti (1978), Bernstein y Rosa Luxemburgo afirmaban que su derrumbe era inevitable por sus propias contradicciones internas, mientras que Lenin y Hilferding decían que el sistema no esta condenado al derrumbe por razones económicas internas, sino que el único factor que puede abatirlo es la lucha de clases.

Así, dos elementos centrales para el marxismo intervienen conjuntamente para la erupción de las crisis y para la explicación del ciclo económico capitalista.

    La tendencia a limitar el consumo de las masas (teorías del subconsumo) como resultado de la contradicción entre la tendencia al desarrollo ilimitado de la producción y la tendencia a la restricción del consumo de las masas. Por tanto, las crisis periódicas son crisis de realización de la plusvalía.

    Anarquía de la producción capitalista o teorías de la desproporcionalidad entre el sector de medios de producción y el sector de bienes de consumo. Cada empresario intenta aumentar al máximo su ganancia sin tener en cuenta en sus inversiones las tendencias del conjunto de mercado.

El tema central era si el desarrollo del capitalismo esta destinado tarde o temprano a dar cima a una grave crisis económica que se prolongará en una crisis general de la sociedad, la cual podría tomar la forma de una guerra o como culminación de un largo periodo de estancamiento económico. 2

No obstante, Hilferding, en su análisis del “capitalismo financiero”, hace más de 100 años, analizó los cambios en el carácter de las crisis, en sus formas de manifestación y especialmente examinó las crisis bancaria y monetaria y la crisis capitalista como fenómeno mundial. Señaló incluso que con el “progreso del capitalismo se hace mas intensa la interdependencia internacional de los procesos económicos”. Resaltó las nuevas funciones del crédito en el desarrollo del ciclo y en las fases de depresión. Empero, era partidario de su derrumbe por razones políticas y sociales y no económicas.

Lo que demostró el capitalismo, después de Marx, en sus fases de auge, crisis y recuperación fue su gran capacidad de adaptación y flexibilidad para transformarse del viejo capitalismo al capitalismo monopolista, al capitalismo global y a la globalización financiera. Salama y Valier (1973) incorporaron otros factores que contrarrestan la tendencia decreciente de la tasa de ganancia, tales como:

    La concentración y centralización del capital

    El desarrollo del trabajo improductivo

    El imperialismo

    Las intervenciones económicas del Estado 3

Sin embargo, pese a periodos como el Gran Auge donde solamente se presentaban fluctuaciones cortas, se volvió a las crisis y recesiones más profundas y largas.

El aporte de Marx es que ha hecho hincapié en la inestabilidad fundamental del modo de producción capitalista y que las fluctuaciones de producción, que provocan fluctuaciones del ingreso y el consumo, implican desempleo y miseria son propias del capitalismo, pero que tiene capacidad de sobrevivir y volver a funcionar.

Actualmente después de mucho tiempo ha surgido el espacio para discutir de nuevo el destino del capitalismo: ¿Hacia dónde va el capitalismo? En el pasado era insensato preguntar si tenía futuro, por que se consideraba que estaba fuera del tiempo porque sería eterno.

Hace cuatro años empezó una crisis financiera y la economía mundial no ha vuelto a la normalidad. Se discute si la coyuntura actual es un coletazo de la crisis del 2008 o una nueva crisis con otras manifestaciones y características diferentes. Con la Fed y el gobierno intimidados, escribió Krugman, “es difícil ver el fin del actual desastre económico”. El Banco Mundial y el FMI hablan de una nueva fase de la crisis, más complicada por que los Gobiernos y Bancos Centrales han perdido muchos grados de libertad para el manejo de la política fiscal y política monetaria.

Y ahora se preguntan si el mundo esta enfrentando cambios fundamentales. Si la fase uno de la crisis involucraba el transferir la responsabilidad del sector financiero a los gobiernos a través del rescate de bancos, la fase dos está siendo testigo de una transición de gobiernos débiles a gobiernos fuertes, ya que los últimos persiguen prevenir una quiebra que cause más inestabilidad financiera, como señaló el economista Chris Williamson en la BBC.

Sin Marx no solo habría surgido la discusión sobre el destino del capitalismo y ni siquiera si el sistema capitalista esta destinado a desaparecer.

Lo que la historia hasta el momento muestra es que quién ha desparecido no fue el capitalismo sino el socialismo, o por lo menos un tipo de socialismo de estado y que el socialismo vigente en China es un social-capitalismo. Pero si desapareciera el capitalismo ahora: ¿qué tendríamos como alternativa?

1    Karl Kaustky, Teorías de las crisis, en Coletti L (1978). “El marxismo y el derrumbe del capitalismo”. Siglo XXI editores.

2    Heinrich Cunow; Contribución a la teoría del derrumbe, en Colletti L. (1978) “El marxismo y el derrumbe del capitalismo”.

3    Salama P y J Valier (1973), Una introducción a la economía política. editorial fontamara

Be the first to comment

Deja un comentario